Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
17 de mayo de 2013
7:17 p.m. Modificado: 8:23 p.m. Ciencia y Tecnología
 

Brillante explosión en la Luna

La NASA explicó el origen del destello. Mira el vídeo

 

Por ELNUEVODIA.COM

Un meteoroide con un peso estimado de 88.18 libras y de aproximadamente 12 a 16  pulgadas de ancho, viajando a una velocidad de unas 56,000 millas por hora, golpeó la superficie lunar en el Mare Imbrium, indicó la Sociedad de Astronomía de Puerto Rico, Inc. (SAPR).

El impacto, que ocurrió el 17 de marzo de 2013, produjo una explosión equivalente a tanto como 5 toneladas de TNT. Cualquiera que haya visto la Luna en el momento del impacto pudo haber visto la explosión sin un telescopio. Por un segundo, el lugar del impacto estuvo brillando como una estrella de cuarta magnitud.

Vea aquí el video en el que se registró el impacto


Un meteoroide es una partícula pequeña de un asteroide o cometa. Es significativamente más pequeño que un asteroide, desde el tamaño de un pequeño grano hasta 3.28 pies de ancho.

"[El meteoroide] explotó en un instante, casi 10 veces más brillante que cualquier cosa que hayamos visto antes", dijo Bill Cooke, de la Oficina de Medio Ambiente sobre Meteoroides de la NASA.

La persona que primero notó el impacto lo fue el señor Ron Suggs, un analista del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA, en un vídeo digital grabado por uno de los telescopios de 14 pulgadas del programa de supervisión de la entidad espacial.

Controladores del Orbitador de Reconocimiento Lunar (o LRO, siglas en el idioma inglés de Lunar Reconnaissance Orbiter) de la NASA han sido notificados del impacto. El cráter creado podría ser tan amplio como 65.6 pies, lo que lo convierte en un blanco fácil para el la próxima vez que la nave espacial pase sobre el lugar del impacto. Comparando el tamaño del cráter con la luminosidad del destello podría dar a los investigadores una valiosa medida para validar los modelos de impacto lunar.

La Luna no tiene atmósfera

La Luna no tiene atmósfera y, a diferencia de la Tierra que tiene una atmósfera que la protege, está expuesta. Los meteoros que llegan a la Luna se estrellan contra su suelo frecuentemente y no requieren oxígeno o combustión para hacerse visibles. Golpean el suelo con tanta energía cinética que incluso una piedra puede hacer un cráter de varios metros o pies de ancho. El destello de la luz no proviene de la combustión, sino del brillo termal de la roca fundida y gases calientes en el lugar del impacto.

Desde que el programa de monitoreo se inició en 2005, el equipo de impacto lunar de la NASA ha detectado más de 300 impactos, la mayoría en cuanto a la magnitud de brillo más tenue que el evento del 17 de marzo.

“Datos estadísticos basados en los estudios de impactos en la superficie de la Luna realizados por la NASA demuestran que más de la mitad de todos los meteoros lunares vienen de corrientes de meteoroides conocidas como las Perseidas y las Leónidas. Estas corrientes de meteoroides originan las famosas lluvias de meteoros que llevan sus nombres y se observan a simple vista desde la Tierra cada año”, dijo Víctor Román, vicepresidente de la SAPR. El resto de los impactos son creados por meteoros esporádicos, trozos aleatorios de restos de cometas y de asteroides de origen desconocido.

La Política de Exploración Espacial de Estados Unidos solicita eventualmente que los astronautas permanezcan por tiempo prolongado en la superficie lunar. La identificación de fuentes de meteoritos lunares y medir sus tasas de impacto da a los futuros exploradores lunares una idea de qué esperar. La información recopilada puede ayudar a determinar si será seguro hacer una caminata lunar o no.

Lluvias de meteoros

En cuanto a las lluvias de meteoros mencionadas, Las Perseidas ocurren entre el 16 de julio y el 24 de agosto y, aunque son la tercera mayor lluvia de meteoros del año, es la más conocida y observada en el Hemisferio Norte. Se ven surgir de la constelación Perseo. Su pico ocurre el 11 de agosto siendo visibles, si el clima lo permite, alrededor de 100 meteoros por hora. El origen de las partículas que constituyen las Perseidas es del cometa 109P/Swift-Tuttle cuyo periodo orbital es de 135 años. La aparición más reciente del cometa 109P/Swift-Tuttle fue en el 1992 produciendo un máximo de 300 meteoros por hora en el 1993. Desde esa fecha, la actividad de las Perseidas ha disminuido progresivamente hasta el nivel normal actual de 100 meteoros por hora”, indicó Román.

Mientras que la lluvia de meteoros Leónidas, indica que “Su radiante es la constelación Leo y su periodo se extiende entre el 15 y el 21 de noviembre. El pico de las Leónidas ocurre mayormente el 18 de noviembre aunque puede variar por algunos días. Las partículas provenientes de esta lluvia de meteoros se originan del cometa 55p/Tempel-Tuttle el cual orbita al Sol cada 33.22 años. El cometa tuvo su aparición más reciente en el 1998.

 La lluvia de meteoros más intensa son las Gemínidas. Radiando de la constelación Gémini, su período activo es entre el 7 y el 17 de diciembre. Su pico ocurre el 14 de dicho mes, con un máximo de 120 meteoros por hora. El objeto astronómico que origina las Gemínidas es el asteroide 3200 Faetón. Se cree actualmente que Faetón es un cometa extinto y que las partículas de las cuales forma parte las Gemínidas fueron eyectadas por el cometa hace siglos”, añadió.

“Las lluvias de meteoros generalmente están asociadas a las partículas que deja a su paso algún cometa en su travesía por el Sistema Solar. Debido a la radiación solar, los materiales y gases de la superficie del cometa son lanzados al espacio y luego le dan la vuelta al Sol en órbitas semejantes a las de su cometa de procedencia, formándose una corriente de partículas. Mientras la Tierra realiza su órbita, cruza esa corriente de partículas que se queman en la atmósfera debido a la fricción, resultando en trazos luminosos que producen las lluvias de meteoros que conocemos”, dijo el aficionado experto el cual también pertenece al programa educativo “Embajadores del Sistema Solar” de NASA y JPL.

Misión de la SAPR

La Sociedad de Astronomía de Puerto Rico, Inc. es una entidad privada, sin fines de lucro, establecida en 1985. La Sociedad tiene como misión observar el cielo nocturno, divulgar la astronomía y promover la investigación astronómica a nivel aficionado.

La SAPR está afiliada a NASA a través del Puerto Rico Space Grant Consortium desde noviembre de 2002. Esta entidad cuenta con una junta de asesores compuesta por profesores de astronomía y física destacados de Puerto Rico.

Mensualmente publican la revista “El Observador” que se distribuye a cientos de escuelas públicas y privadas a nivel de todo Puerto Rico y su versión electrónica a los socios de la organización, informó la SAPR en un parte de prensa.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: