Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
21 de enero de 2013
Boxeo
 

Burgos le salió difícil a Rocky

El campeón dijo que le sintió las manos a Juan Carlos Burgos

 

Por José A. Sánchez Fournier / jose.sanchez@elnuevodia.com

Román ‘Rocky’ Mártinez no esperaba que Juan Carlos Burgos fuera un hueso tan duro de roer.

Anteanoche, Martínez (26-1-2, 16 nocauts) empató con Burgos (30-1-1, 20 nocauts) tras 12 luchados episodios en el Teatro del Madison Square Garden, en Manhattan.

Al final, Waleska Roldán entregó tarjeta de 117-111 para Burgos. Mientras, John Signorile tabuló el combate 116-112 para el boricua. El tercer juez, Larry Hazzard, Jr. votó 114-114.

El empate le permitió al vegabajeño retener el título 130 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Burgos era su retador mandatorio.

“De salud me siento bien. Un poquito machucaíto, pero bien”, dijo ayer Martínez, quien fue recibido por familiares, amigos y seguidores en el aeropuerto Luis Muñoz Marín. “Eso es lo importante de esto, retener la corona”.

Martínez admitió que Burgos resultó mejor peleador de lo que él pensaba.

“Salió más difícil y más fuerte de lo que esperaba. Vino a la pelea bien preparado. Estaba al cien”, expresó el campeón.

Aunque los expertos pensaban que Martínez sería el pegador y Burgos el técnico, el boricua también dijo que sintió la potencia de las manos de su rival, en especial a los planos bajos.

“No me lastimaron como tal. Pero parece que me dio tantos al cuerpo que me hicieron bajar la intensidad”, dijo Rocky, conocido por ser un peleador de fondo, que aprieta en la segunda mitad de un pleito.

Ese no fue el caso anteanoche en el Garden.

“Fíjate, me aguanté un poco. No sé. A lo mejor fue un poco de cansancio y los golpes al cuerpo”, indicó. Martínez recordó que en un momento le comentó a su esquina que Burgos lo había sacudido con un buen golpe.

“Me había ‘dao’ un palo bien ‘dao’ en la cabeza que me mareó un poco. Cuando llegué a mi esquina se lo dije a Papo (Torres, su entrenador) al oído”, relató el campeón, quien aún así sostiene que ganó el combate.

“Sinceramente iba bien. Pa’ mí yo gané los primeros asaltos. Mi esquina me lo decía: ‘Vas ganando’. Y yo les hice caso”.

Fue una pelea cerrada, en la que ambos protagonistas tuvieron momentos de dominio.

“Cuando yo lo pillaba (contra las cuerdas), lo podía coger bien. Pero los ‘volaos’ que (Burgos) tiraba no los podía ver bien. Me los daba por la oreja y por eso me aguanté un poquito”, continuó diciendo el púgil, quien se expresó dispuesto a un segundo choque con el mexicano.

“Él era la mandatoria y ahora tengo nueve meses para defender (de manera voluntaria su título). Si la compañía la quiere, yo le doy la revancha”, señaló. “Pero por ahora voy a descansar”.

En otro de los combates de antesala, el exolímpico Félix Verdejo despachó rápidamente a Tony Archambault, en lo que fue su segunda salida como boxeador profesional.

Verdejo (2-0, un nocaut) fulminó a Archambault (1-4, un nocaut) en apenas 21 segundos, tras derribarlo con una fuerte combinación.

“Me sentí bien. Pensé que (Archambault) se iba a levantar. Pero parece que fue fulminante el golpe”, dijo Verdejo anoche. “Salió la mano que estábamos trabajando en el gimnasio”.

Ya que salió ileso, Verdejo volverá al cuadrilátero el 2 de febrero próximo en Bayamón, como parte de la antesala al retorno de Juanma López.

En la pelea estelar del sábado en el Garden, Mikey García derribó cuatro veces a Orlando Salido, en ruta a destronarlo como campeón pluma de la OMB vía decisión técnica en ocho rounds. La pelea fue detenida luego que Salido le quebrara el tabique a García con un cabezazo.

Además Gabriel Rosado perdió por nocaut técnico en siete asaltos ante el campeón mediano Gennady Golovkin.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: