Top de la pagina

De Viaje

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
21 de abril de 2013
12:00 a.m. Modificado: 24 de abril de 2013 10:26 a.m. De Viaje
 

Camino a Barranquitas

Este pueblo de poetas, agriculturores y cañones se prepara para recibir a visitantes en el marco del Festival del Apio a fin de mes

 
El Cañon de San Cristobal en Barranquitas. (Archivo)

Por Yaritza rivas / yrivas@ELNUEVODIA.COM

A Barranquitas es bueno ir acompañada por un barranquiteño. Una vez se llega, usualmente por la carretera 152, el verdor de sus montañas invita a respirar otro aire: uno más calmado, de gente hospitalaria y promotores de la cultura, la agricultura  y la gastronomía.

En este pueblo de agricultores,  poetas y próceres -como  Luis Muñoz Rivera- es difícil que haga calor ya que la temperatura promedio es inferior a los  80 grados, por lo que en los próximos meses de verano ésta, definitivamente, es una ruta atractiva para pasear.

Por estos días dan los toques finales previos a la celebración del Festival del Apio. A tales efectos Ana Aponte, directora de la Oficina de Cultura y Turismo de Barranquitas, nos recibe y adelanta  detalles de este festejo sobre  la antigua casa de madera de la década de 1930  donde está ubicada la oficina.

Se trata de la casa museo Joaquín de Rojas, quien fue alcalde del pueblo, donde aún se conservan sus artículos, antigüedades y se exhiben cuadros costumbristas  de Hiram Collazo, así como réplicas de esculturas de Naldo de la Loma, como le conocían a José Arnaldo Meléndez, prominente escultor del pueblo y autor de la escultura los Reyes Magos, ubicada en la plaza de Juana Díaz.       


Frente a la casa y en la parte trasera de la Parroquia San Antonio de Padua está el Museo del cine.  Además de antiguos proyectores hay una sala con afiches de viejas películas como “Bus Stop”, con Marilyn Monroe. En el sitio, hay una librería,  café y recordatorios  religiosos.

A una cuadra, se llega a  la vistosa plaza ornamentada con  jardines, cuatro fuentes y un gazebo. Este es el punto de  encuentro de escolares, pasadas las 3:00 de la tarde. Justo en frente hay una tienda de artesanías  y la moderna biblioteca municipal.

En Mi Taller Artesanal, Ángel Vázquez explica que ofrecen charlas  para confeccionar artesanías y se venden pilones, semillas para hacer collares, güiros y nombres hechos a mano.

Algunos cabezudos decoran el lugar, al igual que una singular exhibición artesanal de la figura de  artesanos populares de Puerto Rico, casi todos ya fallecidos.

El molino

Atrás dejamos el corazón del pueblo y junto al guía de la oficina, Héctor  Ortiz, llegamos al nuevo Mirador y Molino de Barranquitas. Tomando en cuenta que este municipio está a 2,000 pies sobre el nivel del mar, aparte de las montañas cercanas se puede ver a la distancia el paisaje montañoso hasta  pueblos vecinos  como Aibonito, Caguas y San Lorenzo, detalla el guía.

El Molino conecta con el paseo lineal por 376 escalones, que utilizan los  vecinos y visitantes para ejercitarse. Esta estructura exhibe  las banderas de los 78 pueblos de la isla. Y casi a la llegada de la cima, se ubica el cañón inglés, instalado en el 2012, bajo el alcalde actual Francisco ‘Paco’ López.

En el lugar hay una placa que indica que el  antiguo  cañón apunta al de San Cristóbal como  símbolo de protección y conciencia ambiental para  conservar este invaluable recurso natural. En el Cañón se hacen recorridos  de aventura  y el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico tiene una vereda menos extrema desde la que se puede apreciar la vista aérea del San Cristóbal y el cañón Dos Bocas, el otro barranco de este pueblo no accesible  al público, explica la directora de Turismo. 

Desde el mirador, nos vamos a El Cortijo. Aquí nos recibe José Hiram Flores, actual dueño de la propiedad, para adentrarnos en el lugar y sus historias, que son muchas.

Según cuenta Flores, esta casa estilo morisco se construyó en diez meses en  el  1939, por el  puertorriqueño Rafael Carmoega, el arquitecto que levantó el Capitolio.

Desde entonces se cuentan historias fantásticas, como la del pozo que concede deseos y la de los fantasmas que rondan el palacete.

Este misterio es, quizás, lo que ha conservado los interiores del lugar casi intactos. Cada tercer domingos de mes, en la tarde, Flores destaca que abren las puertas a visitantes para efectuar rosarios y de paso apreciar los detalles de la casa, ubicada en la carr. 162 km 9.9, en el Barrio Pueblo.

Fiesta del Apio

Finalmente,  Barranquitas celebra próximamente el preámbulo de su grand fiesta: la Feria de Artesanías,  la más antigua de las Américas -que se celebra en julio-. Antes se lleva a cabo el Festival del Apio, que este año  será del 26 al 28 de abril en el moderno Pabellón de las Artes y la Juventud. Aponte, la directora de Turismo, destacó que desde el viernes 26 a las 5:00 p.m. arranca la fiesta con un programa musical desde las 5:00 p.m. a cargo de un conjunto de cuerdas de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Centro y un tributo a los soneros. El cierre del sábado estará a cargo de la Sonora Ponceña, mientras que el domingo se espera a Cano Estremera.

Así mismo, no faltarán kioskos con curiosas recetas de apio, como rellenos, pasteles y hasta mantecado.

Cargando..
Domingo 23 de noviembre de 2014
85ºF El Clima El Clima
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: