Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Irizarry Quintero tiene un bachillerato en matemáticas de la UPR y un doctorado en estadísticas de la Universidad de California, Berkeley. (semisquare-x3)
Irizarry Quintero tiene un bachillerato en matemáticas de la UPR y un doctorado en estadísticas de la Universidad de California, Berkeley. (Archivo / GFR Media)

Sus contribuciones en el desarrollo de herramientas estadísticas para el análisis de datos complejos le valieron al sanjuanero Rafael A. Irizarry Quintero ser el más reciente ganador del premio Benjamin Franklin en Biociencias que otorga la organización Bioinformatics.org.

Lee más historias ambientales

Irizarry Quintero se supo ganador el pasado 4 de abril y recibirá el premio el próximo 25 de mayo, en el evento Bio-IT World Conference & Expo 2017, a celebrarse en Boston, Massachusetts.

Según contó, el premio reconoce –específicamente– sus contribuciones del software abierto para el análisis de datos genómicos y los materiales educativos que hace públicos.

Irizarry Quintero tiene un bachillerato en matemáticas de la Universidad de Puerto Rico (UPR), recinto de Río Piedras, y un doctorado en estadísticas de la Universidad de California, Berkeley.

Actualmente, es catedrático en el Departamento de Bioestadísticas de la Escuela de Salud Pública y profesor de Bioestadísticas y Biología Computacional en el Dana-Farber Cancer Institute, ambos de la Universidad de Harvard.

¿Cómo fue el proceso de selección del premio?

— Este premio se da una vez al año por la organización Bioinformatics.org. Dos personas te tienen que nominar. A mí me nominaron dos ganadores anteriores: Steven Salzberg y Ben Langmead. Ambos fueron colegas míos cuando trabajé en (el Departamento de Bioestadísticas de la Universidad) Johns Hopkins.

¿Quién escoge al ganador?

— Un comité escoge cinco finalistas, y entonces les piden a los miembros de Bioinformatics.org que voten por uno de esos. Hacerse miembro es gratis, así que técnicamente cualquier persona puede votar.

¿Qué me puede decir acerca del premio como tal?

— La organización lo describe como un premio que se otorga a una persona que en su práctica ha promovido el libre acceso a los materiales y métodos utilizados en las biociencias. Reconoce una trayectoria.

Hábleme de su trayectoria…

— Parte de mi carrera la dedico a desarrollar herramientas estadísticas para el análisis de datos complejos. La mejor forma de compartir estas ideas con otros es creando software y dejando que cualquiera lo use sin pagar y sin restricciones. El código también es abierto, queriendo decir que cualquiera puede estudiar todas las líneas de código, aprender y hasta contribuir mejoras. El único requerimiento es que, si haces mejoras o cualquier cambio, el nuevo producto también tiene que ser gratis y abierto. Los materiales educativos que preparo también son abiertos y gratis. Un ejemplo son los cursos online masivos abiertos (MOOCs, en inglés) y el libro que los acompaña. Todos disponibles de forma gratuita.

¿Qué significa para usted recibir este premio?

— Los ganadores previos incluyen varias personas que admiro mucho. Estoy muy honrado de unirme a esta lista. En mi círculo académico no se le da tanta importancia a la creación de software y materiales educativos, como al trabajo teórico. Así que fue muy gratificante recibir un premio mayormente por estos esfuerzos. Además, me alegró muchísimo el hecho que me eligieron mis pares.

En momentos de vientos de cambio en la UPR, ¿qué significa para usted haber iniciado allí su formación académica?

— Me gustaron mucho mis clases y profesores. En particular disfruté mucho de los requisitos en humanidades y ciencias sociales, y el hecho que podía coger electivas en otras áreas. Ahora bien, cuando llegué a escuela graduada en el Departamento de Estadística de Berkeley, me encontraba algo atrasado en comparación a los demás. Me tomó un año alcanzarlos. El nivel de competencia entre los estudiantes de estos programas es altísimo.

¿Qué le recomienda a la UPR?

— Aunque la educación que recibí en la UPR me preparó para sobrevivir, creo que se beneficiaría de promover más la investigación y la creación de conocimiento. Ahora mismo, me parece que el enfoque es mucho más en educar, que claro es igualmente importante, pero fomentar la investigación aumenta la calidad general de una universidad, lo cual, a su vez, incrementa la competitividad de sus estudiantes. Además, trae otras fuentes de ingreso.

¿Cómo la diáspora puede ayudar a la Isla a salir de la crisis?

— De muchas maneras. Por ejemplo, compartiendo ideas y conocimientos que adquieren en otros lugares, o creando conexiones entre instituciones en y fuera de Puerto Rico. En mi caso, tuve la oportunidad de escribir una propuesta con un grupo de la UPR-Río Piedras y nos ganamos un grant, lo que ha creado un intercambio de ideas, de estudiantes y le trajo dinero nuevo a la UPR.


💬Ver 0 comentarios