(horizontal-x3)

Parecía que todo regresaba a la normalidad para Space X con el desarrollo de sus nuevos prototipos. Un año 2017 sin incidentes y con viajes exitosos. Sin embargo una vez más, así como en el 2016, deberá hacer un alto en el camino.

Y es que el fin de semana pasado la nueva versión del motor Merlín, creado para las naves espaciales Falcon 1 y 9, explotó durante una ejecución en una prueba de desempeño, dentro de las instalaciones de la compañía en McGregor, Texas, según reportó el diario estadounidense Washington Post.

Estas pruebas tenían el objetivo de conocer la potencia de los nuevos motores para poder incluirlos en el Falcon Heavy, que tenía programado un primer lanzamiento para este mes de noviembre. Elon Musk, director de Space X, consideró tras el accidente que existe una alta probabilidad de que las pruebas tampoco resulten exitosas, debido a que se requiere una operación sincrónica de 27 motores. 

Los reportes más recientes informaron que a través de las declaraciones de un portavoz de la empresa no identificado, se pudo saber que ningún empleado resultó herido durante la explosión. Además, se encuentran en estos momentos estableciendo los protocolos de seguridad para realizar las investigaciones correspondientes.

A pesar de que este accidente no terminó en tragedia, Space X deberá aclarar la razón de esta explosión, ya que existen versiones que señalan que el motor no estaba encendido cuando explotó, sino que todo ocurrió durante un procedimiento de bombeo de oxígeno líquido al interior para comprobar si tenía fugas.

Los motores Merlín impulsarán aldenominado Falcon Heavy, una nave espacial de gran tonelaje que tendrá la capacidad de transportar hasta 64 toneladas de carga a la órbita terrestre, y se espera que en un futuro sea capaz de enviar cargamentos a Marte.


💬Ver 0 comentarios