Perros acompañaron a humanos por el puente de Bering (horizontal-x3)
Los perros de caza, como el golden retriever o el setter irlandés, trazan sus orígenes a Inglaterra en la época victoriana (siglo 18). (Archivo/AP)

Washington - Los perros viajaron con los humanos a través del puente de tierra que en la antigüedad cerraba el estrecho de Bering, que conecta Asia en su extremo nororiental con América en su extremo noroccidental, según un estudio publicado hoy en la revista Cell Reports.

La investigación, realizada por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH, por su sigla en inglés), utilizó secuencias de genes de 161 razas modernas de perros para ensamblar un árbol evolutivo de esta especie y juntar los detalles migratorios del animal.

Este mapa de razas de perros, que es el más extenso que existe, reveló que los perros viajaron con los seres humanos a través del puente de Beringia, como es conocido el territorio que una vez cerró el actual estrecho de Bering uniendo ambos continentes, lo que "probablemente" ayudará a los investigadores a identificar los genes que causan enfermedades en canes y personas.

Según la teoría más aceptada, el ser humano migró desde Asia hasta América a través de ese puente formado durante una glaciación, una congelación del mar y un nivel más bajo de los habitual de las aguas.

"Primero, hubo selección en la tipología (de perro), como perros pastores o de caza, y luego hubo una mezcla para obtener ciertos rasgos físicos", aseguró la coautora del estudio y genetista de NIH, Heidi Parker.

Por ello, defendió también la importancia de comprender que estas tipologías de canes tienen su origen mucho antes que las razas o las propias apariencias físicas.

(Captura Google Maps)

El estudio destacó que las razas más populares ahora en América son de ascendencia europea, aunque algunas del centro y del sur del continente, como el perro peruano sin pelo y el xoloitzcuintle, provienen de una antigua subespecie canina que migró por el estrecho de Bering con los antepasados de los indígenas americanos.

Este descubrimiento marcó la primera evidencia viva de estos animales en las razas modernas, mientras que anteriormente la prueba era únicamente arqueológica.

Mientras que los perros de caza, como el golden retriever o el setter irlandés, trazan sus orígenes a Inglaterra en la época victoriana (siglo 18), las razas de Oriente Medio, como el saluki, y de Asia, como el chow chows y el akita inu, divergieron mucho antes.

Los de caza, sin embargo, registraron una diversidad "sorprendente" ya que no sólo provenían de Reino Unido, sino también del norte y del sur de Europa.

"Los perros de caza fueron desarrollados a partir de más de un fundador, en varios lugares y probablemente en épocas diferentes", explicó la coautora del estudio Elaine Ostrander.

Ostrander afirmó que, gracias a estos nuevos datos revelados por el estudio, se abrirá la posibilidad de seguir la migración de las variantes genéticas de las enfermedades y de predecir dónde será probable que aparezcan a continuación.

Estos animales son un buen modelo para muchas enfermedades que humanas, como la epilepsia, la diabetes, las enfermedades renales y el cáncer.


💬Ver 0 comentarios