(default-x3)

Todo el que tiene perro, o el que los ha observado hacer sus necesidades, en algún momento se lo ha preguntado. ¿Por qué dan vueltas y son tan selectivos a la hora de escoger dónde “ir al baño”?

Un grupo de científicos checos y alemanes decidieron investigar el por qué de este ritual de nuestros amigos de cuatro patas, reportó el Huffington Post.

Los investigadores llegaron a al conclusión de que los perros podrían tener un “compás interno” que determina en que posición harán sus necesidades.

“Al orinar y defecar, los perros tienden a alinear su cuerpo a lo largo del eje norte-sur”, explicaron al medio estadounidense.

Para realizar el estudio, los científicos observaron a 70 perros orinar y defecar 7,000 veces, en un periodo de dos años.

Al analizar los datos recopilados, descubrieron que los canes prefieren orinar y defecar mirando hacia el norte o hacia el sur, pero solo cuando el campo magnético de la Tierra estaba calmado. Según los investigadores, esto representa el 20 % del tiempo durante el día.

“Encontramos que los perros son magnetosensitivos y que cualquier cambio en el campo magnético puede alterar su comportamiento”, indicó el doctor Sabine Begall, un zoólogo de la Universidad de Duisburg-Essen, en Alemania.

Begall explicó que el campo magnético de la Tierra cambia dependiendo de la gravedad del sol en la atmósfera de la Tierra.

“No estamos seguros todavía...solo podemos especular. Como la polaridad tiene ese efecto en el alineamiento, podría ser que los perros calibran su compás o leen su 'mapa mental' durante sus paseos”, manifestó el científico.

El estudio fue publicado el 27 de diciembre en la página de Frontiers In Zoology.