Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Llegó el día del fin del mundo, y usted sigue ahí, leyendo este artículo. Todo a su alrededor continúa igual, las noticias de otras partes del mundo tampoco revelan nada sobre el anunciado Apocalipsis.

Entonces la pregunta es, ¿por qué no pasó nada de lo que anunciaban?

“No pasó porque sabíamos que no iba a pasar nada. No había razón para que pasara nada”, afirmó Abel Méndez, profesor de Física y Astrobiología de la Universidad de Puerto Rico (UPR) en Arecibo. “Si al menos hubiese habido alguna posibilidad, por mínima que fuera, alguna sospecha, algún indicio, que aun así sería como pegarse en la loto... Pero aquí no había ni eso, no había nada”.

“Primero que nada, es que todo eso (del fin del mundo) eran anuncios ficticios, sin ninguna base científica, mucha información falsa que salió en revistas y sitios de Internet”, reaccionó Víctor Román Cordero, vicepresidente de la Sociedad de Astronomía de Puerto Rico.

Al igual que Méndez y Román Cordero, la mayoría de los científicos se había expresado de antemano en contra de todo el revuelo causado en torno a un supuesto fin del mundo que había sido anunciado por los antiguos mayas, cuyo calendario de cuenta larga finaliza hoy.

Los descendientes actuales de los mayas, de hecho, según ha trascendido, están muy molestos por todo el mito que se ha tejido alrededor de sus calendarios y están exigiendo que se corrija el daño.

“Hace poco me preguntaron qué haría hoy, si estaba preocupado. Pero por supuesto que no. Estoy totalmente tranquilo”, insistió Méndez. “Es que todos esos supuestos argumentos que plantean que habrá más actividad solar, que el paso de un planeta cercano, que los campos magnéticos... que por cierto, si te pones a ver plantean que son todas las desgracias a la vez, todo es falso”.

El profesor explicó que hay mucha creencia popular en muchos mitos, como la numerología, que resurgen con los cambios de números atractivos, como el fin de año de 1999 al 2000, que “causó gran revuelo, y lo mezclaron con las computadoras”

“Ahora no era precisamente un número bonito. Pero coincidía con lo del calendario maya”, indicó Méndez. “Entonces, ¿qué hacer?, pues celebrar la despedida del calendario maya, que es como despedir el año chino, que es diferente”.

Román Cordero fue más lejos y condenó duramente el hecho de que haya gente transmitiendo informaciones sin fundamentos, y también que las personas den por cierto cualquier rumor sin informarse adecuadamente.

“Los que más sufren con toda esa información incorrecta son los niños, que hacen preguntas y muchas veces no reciben la información correcta. Nos ha llegado información de maestros que están preocupados”, dijo el directivo de la Sociedad, señalando que en los casos más dramáticos, “hay niños que al sentir miedo han llegado a expresar tendencias suicidas”.

En tal sentido, insistió en que la gente debe informarse correctamente y no en cualquier página cibernética pseudocientífica. La NASA, por ejemplo, estuvo durante días advirtiendo, con explicaciones detalladas, que no ocurriría nada de lo que se vaticinaba.

“Lamentablemente, hay personas que lo creen real, ven una amenaza real, y les está causando estrés y daño”, señaló Méndez, apuntando que ni siquiera necesitan de una búsqueda muy elaborada en Internet para darse cuenta que todo es falso. “Hasta en Wikipedia, tienen una página con una extensa compilación de los falsos finales del mundo. Pero supongo que hay gente que simplemente le gusta crear controversia, es parte de su diversión. Otros lo hacen por lucrarse. Ahí tienes dos motivaciones grandes para engañar”.


💬Ver 0 comentarios