Top de la pagina

Internacionales

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
8 de mayo de 2013
1:01 p.m. Modificado: 1:04 p.m. Internacionales
 

Cierre masivo de fábricas en Bangladesh

Tras el derrumbe que le causó la muerte a más de 800 personas

 
Hasta al momento, han reportado 803 muertos y 2,437 heridos.(AP)

Por Agencia EFE

Bangladesh anunció hoy que ha cerrado 18 fábricas textiles desde el derrumbe a finales de abril de un complejo cercano a Dacca que ha causado la muerte a más de 800 personas, cuyos cadáveres en descomposición se afanan en identificar los familiares.

Dieciséis de los talleres fueron clausurados en la capital, Dacca, y los dos restantes en la ciudad portuaria de Chittagong, la segunda más importante del país asiático.

"No queremos otra derrota para la humanidad, así que hemos empezado a trabajar para garantizar la seguridad de los empleados siguiendo las directivas del Gobierno", justificó en rueda de prensa el ministro bangladeshí de Textil y Yute, Abdul Latif Siddiqui.

La medida llega después de la tragedia vivida en el suburbio industrial de Savar, donde hace dos semanas se desplomó un edificio de nueve pisos que albergaba cinco talleres textiles causando hasta el momento 803 muertos y 2,437 heridos.

El Ejército y los equipos de rescate continúan recuperando diariamente decenas de cadáveres entre el amasijo de escombros en el que se ocultan aún un número indeterminado de cuerpos.

Según información oficial recogida por el portal Bdnews24, 580 cadáveres han sido entregados a sus familias, aunque muchos otros no han podido ser aún identificados.

"Mis rezos están dirigidos al Todopoderoso para que me ayude a encontrar a mi hija, así su madre podrá verla y darle descanso eterno", declaró al diario bangladeshí The Daily Star Shamsul Alam.

"Durante cuánto tiempo pondrá Alá mi fe a prueba?", añadió.

Alam es uno de los cientos de personas que esperan resignados en el colegio Adhar Chandra de Savar, el lugar elegido por los equipos de rescate para trasladar los cuerpos que van encontrando entre toneladas de hierro y cemento.

El presidente de la Media Luna Roja local, M.S. Akbar, afirmó hoy a Efe que la labor de algunas organizaciones de ayuda en la catástrofe se centra ahora en dar apoyo a los supervivientes y a las personas que "lloran por encontrar los cuerpos de sus familiares".

De acuerdo con Akbar, el estado de descomposición de algunos de los cuerpos es tan avanzado que han optado por la identificación de los cadáveres a través de pruebas de ADN.

De hecho, 64 de ellos han tenido que ser enterrados sin haber sido devueltos a sus familiares.

"No me importa el estado de descomposición en el que se encuentre el cuerpo, sé que podré reconocer a Nasrin", suplicaba desesperado Anwar Zahid, familiar de una víctima.

Pese a dar por hecho que su joven esposa está muerta, Zahid asegura que no descansará hasta que pueda enterrar a la madre de su único hijo.

Zahid espera en el colegio Adhar Chandra y cada vez que los equipos de rescate aparecen con un nuevo cadáver, se lanza hacia ellos para comprobar si es al fin el de ella.

Según el presidente de la Media Luna Roja, el apoyo psicológico a los familiares de las víctimas es fundamental en estos momentos, pero también hacen falta ataúdes, sábanas para envolver los cadáveres y dinero para ayudarles a afrontar la nueva vida.

La catástrofe ha conmocionado a Bangladesh y puesto de manifiesto las malas condiciones laborales y de seguridad que sufren los trabajadores de fábricas textiles en el país asiático que abastecen a las grandes multinacionales occidentales.

Las compañías internacionales Primark, El Corte Inglés, Bon Marche, Joe Fresh y Benetton han confirmado producir en alguna de las empresas locales implicadas en el siniestro, y otras como Mango habían hecho pedidos de prueba a los talleres.

La industria textil representa el 78 % de las exportaciones de Bangladesh, unos $19,000 millones, según los últimos datos oficiales, un sector que cuenta con 5,400 fábricas y más de cuatro millones de trabajadores, la mayoría de ellos mujeres.

Buli Begum, madre de una de esas trabajadoras y citada también por The Daily Star, esperaba en el centro de identificación en compañía de sus nietas poder localizar el cuerpo de su hija.

"Las niñas no pueden dormir, están todo el rato llorando, por lo que las he traído hasta aquí con la promesa de que su madre volverá pronto", explicó Begum mientras sostenía entre sus brazos a una de las pequeñas.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: