Top de la pagina

Internacionales

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
9 de diciembre de 2012
Internacionales
 

Cinco escalones hacia el precipicio fiscal

Varias medidas económicas -como impuestos y recortes- se combinarán para afectar la economía de EE.UU., si no hay acuerdo entre el Presidente y el Congreso

 

Por William Márquez / BBC Mundo

Washington - El precipicio fiscal es como comúnmente se ha denominado una mezcla de medidas que incluyen alza de impuestos y recortes presupuestarios que entrarán en efecto al mismo tiempo -enero de 2013- si el presidente Barack Obama y el Congreso de Estados Unidos no llegan a un acuerdo antes sobre cómo balancear el presupuesto.

El origen de cada una de estas medidas es variado pero, activadas simultáneamente, sería como elevar la altura de ese virtual precipicio al que se acerca el país con cada día que pasa.

Aunque muchos analistas consideran que sería un deslizamiento más que una caída libre, ninguno duda que Estados Unidos enfrentaría una segunda recesión por el impacto acumulado.

Ethan Pollack, analista del Economic Policy Institute, un centro de investigación económica en Washington, llevó a BBC Mundo por las cinco principales medidas que serán activadas en el año nuevo.

Entérese de qué se tratan y cuáles serían los grupos más afectados.

Impuestos de la era de Bush

Entraron en efecto en 2001 y refrendados en 2003. Son el principal legado en política interna de George W. Bush. Su vencimiento estaba programado para 2011 pero fueron extendidos por acuerdo entre Barack Obama y el Congreso por otros dos años hasta 2013.

Son cortes a la tasa impositiva marginal que para la mayoría representa un 3% menos aunque a mayor ingreso, mayor la reducción de la tasa. Si se gana más de $350,000 al año la tasa baja de 39.6% a 35% -casi cinco puntos porcentuales.

Bush también extendió una serie de créditos impositivos para los trabajadores de menores ingresos que reembolsan más dinero retenido en la fuente al final del año. Además se expandió otro crédito por el número de hijos en una familia para asistir a los hogares de bajo y mediano nivel con menores.

Los afectados: Depende de cómo se mide. Los que ganan más verán un mayor aumento de impuestos de acuerdo al porcentaje de sus ingresos. En términos de dinero, es una gran suma. Sin embargo, por definición, los de mayores ingresos tienen mayores opciones para amortiguar el impacto. Las familias de bajos recursos con hijos se verán afectadas porque el salario neto se reduce como también el reembolso al final del año.

El presidente Obama busca prorrogar estos cortes impositivos para tres cuartas partes de la población. Se vencerían para los que ganan más de $200,000.

Impuesto alternativo mínimo

El impuesto alternativo mínimo (AMT, por sus siglas en inglés) fue establecido en los años 80 para evitar mucho de lo que está sucediendo actualmente. Por ejemplo, que un millonario -como Warren Buffet- pague una tasa menor de impuestos que su secretaria. Lo que establece es que un contribuyente puede ampararse en créditos fiscales existentes pero hasta cierto límite. Llega un momento en que tiene que pagar un impuesto mínimo.

Fue diseñado para afectar los niveles más altos de ingresos pero el umbral de este impuesto alternativo mínimo nunca estuvo calibrado para fluctuar con la inflación, así que cada año empieza a afectar a un sector más amplio de contribuyentes. Para corregir, se hace un ajuste anual pero este año no se aplicó.

Los afectados: Si se queda así, hogares de clase media y media alta sentirán el efecto de un impuesto que nunca estuvo destinado para ellos. Sería como un impuesto más para estos grupos.

Retención en la fuente

Son las retenciones que se efectúan todos los meses sobre el salario de los contribuyentes que van a financiar los programas de asistencia como el Seguro Social y los de salud como Medicare y Medicaid.

La retención del Seguro Social es de 7.5% de salario -el empleador aporta una suma equivalente. A finales de 2010, al mismo tiempo que se prorrogaron los cortes impositivos del Bush, el presidente Obama y el Congreso acordaron reducir esta contribución en 2%.

Para una familia de ingresos medios, unos $50,000 anuales, eso representa unos $1,000 de liquidez adicional en sus bolsillos. Este impuesto reemplaza un programa que Obama había instituido para reducir impuestos en general pero que no encontró el favor de los legisladores pues temían que se volviera permanente.

No hay mucho apoyo para prorrogar el recorte de la retención en la fuente, teniendo en cuenta que es un impuesto que financia los programas sociales apoyados por los demócratas.

Los afectados: Los que proporcionalmente aportan más al Seguro Social son los de la clase media. Ese 7.5% -más el equivalente del empleador- solo es sobre los primeros $100.000 anuales. A medida que suben los ingresos, la tasa efectiva se va reduciendo.

Es un impuesto regresivo y su aumento -si se permite la caducidad de los recortes- significa más carga sobre el ciudadano medio.

Extensión de beneficios empresariales

Son provisiones en el código impositivo que benefician a las empresas y corporaciones. Algunos sectores se ven más beneficiados que otros. Entre los amparados por estos créditos impositivos pueden estar empresas tan dispares como los productores de energía eólica o las corporaciones que tienen capitales en el exterior.

Los beneficios tienden a entrar en caducidad todos los años pero son refrendados igualmente con la misma frecuencia.

Los ajustes se hacen al final del año y las empresas tienen el proceso asimilado a su línea de ingresos así que algunos no consideran esto como parte del precipicio fiscal.

Muy pocos prevén que no se extiendan estos créditos pues hay empresas del interés de parte y parte de los partidos políticos que se benefician de estos. Aunque se estima que las empresas no tienen problemas de liquidez, la caducidad de los créditos podría tener efecto sobre los márgenes de ganancias.

Cortes automáticos del gasto

Aproximadamente $130,000 millones se recortarán de varios programas en 2013 automáticamente tras la falta de acuerdo entre el presidente Obama y el Congreso sobre el límite de la deuda nacional, en 2011.

A este proceso se le ha llamado secuestro de fondos.

Los recortes se enfocan primordialmente en dos sectores del presupuesto: la defensa y un grupo de programas de inversión pública en educación, infraestructura, investigación, desarrollo y protección ambiental.

Son recortes del llamado gasto discrecional que afectan tanto los intereses de los republicanos como de los demócratas. Los primeros se inclinan por financiar los programas de defensa y los últimos en apoyar los otros programas mencionados.

El efecto del secuestro de fondos implica menos demanda de bienes y servicios y pérdida de empleos.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: