Top de la pagina

Columnas

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
22 de octubre de 2013

Agáchese, cúbrase y agárrese

SILVERIO PÉREZ





























La mayoría de la gente lo tomó a relajo. Es más, algunos confundieron el “Puerto Rico Shakeout” con el “Harlem Shake” y se pusieron a bailar, se sacaron vídeos con sus celulares y lo subieron a las redes sociales. Vivimos en negación. Ya ni creemos que un huracán pueda azotarnos.

Claro, las autoridades pertinentes han contribuido montando espectáculos mediáticos ante la más débil tormenta, pero lo cierto es que estamos en zona de huracanes y de terremotos y que en algún momento nos va a pasar.

¿O será que ante el azote económico, una especie de huracán combinado con terremoto que nos viene afectando desde varias décadas, ya nada nos asusta?

Es bueno ser positivos, pero el positivismo que no se afinca en la realidad es fantasía y raya en la irresponsabilidad. Se los dice alguien que ha vivido de ser profesional de la motivación por los pasados veinte años.

Ese positivismo irresponsable lo hemos aprendido de una administración tras otra que eluden decirle la verdad al pueblo, sin tapujos.

Por eso, para encubrir esa verdad dolorosa, de que somos un pueblo pobre, nos fuimos embrollando hasta que desde la ciudad de los rascacielos un funcionario de una casa acreditadora nos dijo lo que los gobernantes no se atrevieron.

Ese positivismo irresponsable lo comparten en partes iguales azules y rojos. Tanto así que la deuda pública, esa cortina adornada con lentejuelas que escondía la realidad, se reparte en $34,000 millones de los rojos y $32,000 millones de los azules.

¿Alguien necesitaba un dato adicional para certificar que en política económica son similares? Por si alguien lo duda, he aquí los detalles que el mismo gobierno nos ofrece: en los dos periodos de la gobernación de Rafael Hernández Colón la deuda sumó, lo equivalente al día de hoy de $26,242 millones. Mientras se tomaba prestado, el gallo cantaba y se alegaba que no se huía. El caballo, Carlos Romero Barceló, relinchó a paso brioso mientras tomaba el equivalente de $8,780 millones. Entonces, Pedro “Navaja” Rosselló no sólo se disfrazó del famoso personaje de Rubén Blades, sino que disfrazó la isla con obras monumentales que nos endeudaron por $25,284 millones adicionales. Y no detallemos aquí los millones que se fueron por el chorro de la corrupción bajo la consigna de “roban, pero hacen obra”. “Mira que linda” parece haber sido la consigna positivista de Sila María Calderón que, sin dejar de reconocer que hizo la obra social más importante de las últimas décadas con el proyecto de Comunidades Especiales, tomó prestado el equivalente de $13,302 millones. Aníbal, en su competencia férrea con Sila, la superó y tomó el equivalente a $17,266 millones.

Entonces llegó Fortuño, a enderezar la casa y a sanear nuestras finanzas, pero tomó prestado el equivalente a $17,685 millones en un solo periodo, estableciendo un nuevo récord nacional y superando con creces a todos sus predecesores. Con la tarjeta en casi cero, en menos de un año, el pobre Alejandro sólo ha podido tomar $1,450 millones.

Sumemos y veremos lo que nos ha costado no atender las señales de la red sísmica económica y política que ha clamado desde hace décadas que nos agachemos, nos protejamos y nos agarremos ante el tsunami que se acercaba. La única forma de contrarrestar esa irresponsabilidad es que a nivel personal seamos responsables y vivamos de acuerdo a nuestra verdad. Yo tuve que caminar siete días por el Camino de Santiago para internalizarlo.

¿Llegará el momento en que los gobernantes se darán cuenta que hemos madurado lo suficiente como para que no nos tengan que dorar la píldora para ser reelectos?

¡Que la verdad sea la mejor consigna de campaña!

Por eso no es raro que poca gente practicara el agáchese, protéjase y agárrese de nuestro simulacro “Shakeout Puerto Rico”. Salgamos del positivismo irresponsable. Que no nos pase con la Naturaleza lo que hemos vivido con los políticos.

  • 5Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: