Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
Salud al Día
 

¿Cómo mejorar la calidad de vida?

Si el cuerpo no está funcionando a su mayor capacidad, tampoco lo va a hacer la mente, y si la mente no está funcionando en óptimas condiciones, tampoco lo hará el cuerpo.

 

Una buena calidad de vida se puede definir como aquello que buscamos incansablemente para sentirnos completos, llenos por dentro y felices. Pero, muchos se preguntan cómo lograr y mantenerse ese estado. Cada individuo tiene sus propias metas e ideas que le hacen feliz y ninguna de esas serán las mismas que las de otra persona. Sin embargo, hay una cosa que todos tenemos en común y es esencial para maximizar nuestra calidad de vida: el funcionamiento del cuerpo y de la mente. Es imprescindible entender que si el cuerpo no está funcionando a su mayor capacidad, tampoco lo va a hacer la mente, y si la mente no está funcionando en óptimas condiciones, tampoco lo hará el cuerpo. Por lo tanto, sería imposible maximizar nuestra calidad de vida con esa escasez de vitalidad. Pero, ¿cómo nos aseguramos de que la mente y el cuerpo estén trabajando a su mayor potencial? Lo más importante es cerciorarnos de que el sistema nervioso, el cual es el encargado de integrar la mente con el cuerpo, esté funcionando a un 100 %.


La importancia del sistema nervioso para optimizar la calidad de vida

El sistema nervioso es un extenso sistema de comunicación por el cual fluye una corriente constante de millones de mensajes para mantener el cuerpo trabajando apropiadamente. Estos mensajes llenan el cerebro, el cordón espinal y los nervios, enviando energía e información a los músculos, el corazón, el hígado, los vasos sanguíneos, los pulmones, el estómago y todos los demás órganos y tejidos en el organismo. Si esta comunicación se detuviera, el cuerpo y la mente morirían al instante. Si estos mensajes fueran parcialmente bloqueados o comprometidos, el cuerpo y la mente no funcionarían apropiadamente y el resultado sería una alteración en el organismo, provocando sufrimiento, enfermedad, desorganización progresiva y una gradual declinación hasta la muerte. El cuerpo humano es capaz de estar por varias semanas sin alimento, por alrededor de una semana sin agua, durante pocos minutos sin aire, pero ni un segundo sin la energía vital que fluye a través de los nervios.


La relación vital entre la columna vertebral y el sistema nervioso

Entre las diversas funciones de la columna vertebral se encuentra el proteger al cordón espinal y parte esencial del sistema nervioso. A su vez, proveen un espacio entre cada vértebra (huesos de la columna) para la salida de los nervios espinales que viajan a los millones de destinos en el cuerpo. Por ende, existe una relación íntima y vital entre el funcionamiento de la columna vertebral y el del sistema nervioso. Si hay una vértebra en la columna que pierde su posición normal causando que no articule adecuadamente puede obstruir e interferir las importantes señales nerviosas que se transmiten a través de los nervios. En la quiropráctica se conoce esta interferencia como una subluxación vertebral.


¿Cómo afectan las subluxaciones vertebrales la calidad de vida y qué las causa?

Para estar plenamente vivo y funcional hay que estar totalmente conectado. Las subluxaciones se pueden describir como pequeñas distorsiones internas que crean desconexiones en el cuerpo e interfieren con la comunicación del sistema nervioso. Esto, a su vez, afecta la capacidad adaptativa del cuerpo y de la mente, y no permite que logremos esa homeostasis (balance) imprescindible en todo organismo viviente.  

Estas subluxaciones son causadas por tres tipos de estrés: físico, químico y emocional. El estrés físico se refiere a fallas en posturas, caídas y accidentes, entre otros. El estrés químico son las toxinas en el medioambiente, los preservativos en los alimentos, las drogas legales y no legales (incluyendo los medicamentos) y el resto de los químicos a los que nos exponemos hoy en día. Por último, el estrés emocional se puede describir como el estilo de vida acelerado, las presiones, las ansiedades y todas esas situaciones que crean inestabilidad emocional. Al entender que estos son los causantes determinantes de alteraciones en la columna y, a su vez, del sistema nervioso, no es difícil entender porqué se debería hacer lo posible para reducir la exposición a ellos. Igualmente importante es la respuesta a la pregunta: ¿cómo se corrigen las subluxaciones vertebrales?


La importancia del ajuste quiropráctico para optimizar el funcionamiento del cuerpo y la mente

Las subluxaciones se van acumulando a través de los años, afectando cada vez más nuestra vitalidad. Los quiroprácticos son los únicos profesionales de la salud capacitados para corregir esta alteración en la columna. El enfoque completo de la quiropráctica, desde hace más de 100 años, está basado en la localización y la corrección de las subluxaciones vertebrales. La única forma de corregir una subluxación es a través de un ajuste quiropráctico. Existen diferentes técnicas para lograr estas correcciones, las cuales pueden variar de acuerdo al doctor, la edad, el tamaño y la condición del paciente. Todas, correctamente aplicadas, son sumamente efectivas para lograr el fin. Los ajustes quiroprácticos son constantemente transformadores y optimizan la calidad de vida de todas las personas. Al liberar la obstrucción en el sistema nervioso, los ajustes permiten lograr una integración efectiva entre la mente y el cuerpo para maximizar el desempeño del organismo, permitiendo así el disfrute de una vida a plenitud.


Para información, comunícate con la Coalición Quiropráctica de Puerto Rico, llamando al 787-969-6556. También puedes acceder a su página de Facebook en www.facebook.com/CoalicionQuiropracticaPR.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: