Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
12 de diciembre de 2012
Béisbol
 

Con cadera nueva Carlos Delgado

Hace dos semanas el extoletero fue sometido a su tercera cirugía en la pierna derecha desde el 2010

Por Carlos Rosa Rosa / crosa@elnuevodia.com

Dorado - Carlos Delgado tomó asiento en un mueble de la terraza de su residencia. Y a los pocos minutos pidió permiso: “Perdona es que tengo que recostarme”.

Acto seguido, el exjugador de Grandes Ligas acomodó ambas piernas en el mueble y continuó la entrevista con El Nuevo Día.

El cambio de posición en el mueble no fue un mero capricho del exinicialista. Era una necesidad como parte de una rehabilitación física.


Hace dos semanas, Delgado se sometió a su tercera cirugía en la cadera derecha. Esta vez se trató de un reemplazo de cadera, buscando darle fin a una condición de artritis que lo afectó en los últimos cuatro años de su vida y que lo sacó del béisbol en el 2010 después de múltiples intentos para regresar. “No puedo estar sentado ni doblarme en lo que me curo”, continuó.

A sus 40 años, el aguadillano entendió que era el momento de hacerlo. El dolor era constante en la cadera, afectando su vida cotidiana. Le afectaba en cosas tan sencillas como amarrarse los cordones de los zapatos, hasta en aspectos más vitales como jugar a plenitud con sus dos hijos, Carlos Antonio, de cinco años, y Mariana Isabel, de tres.

“Llegó un momento en mi vida que estaba teniendo algunas complicaciones. Estaba de mal humor con el dolor y las restricciones en los movimientos. Tengo dos hijos y me gusta jugar con ellos. A veces, estaba en la piscina con ellos y sentía que no podía hacer algunos movimientos. Me estaba limitando a hacer unas cosas y me decía ‘¿hasta cuándo va a durar esto?’. Así que tomé una decisión”, compartió.

Y después de un periodo de evaluación, el reemplazo de cadera lucía como la mejor alternativa en su único objetivo de mejorar su calidad de vida.

“Intenté varias cosas; acupuntura, cambié la rutina de ejercicios y hasta bajé de peso. Pero hay pocas cosas que paran una artritis. No quería perder los años más productivos si dejaba la operación para luego. Tenía que decidir si continuaba con el dolor o si mejoraba grandemente mi estilo de vida. Y realmente quería estar lo más saludable posible”, apuntó Delgado ante la mirada de su esposa Betzaida García.

Los problemas de cadera comenzaron para Delgado en el 2009. Ese año fue operado para repararle el labrum, actuando en apenas 26 partidos con los Mets de Nueva York, en lo que, eventualmente, fue su última campaña en las Mayores.

La condición no mejoró y Delgado fue intervenido nuevamente en el 2010 para una reconstrucción en el labrum, a la vez que se le practicó una microfractura en la cavidad del acetábulo.

El ex primera base retornó al terreno en las Ligas Menores con los Medias Rojas de Boston, pero sufrió otro traspié: necesitó otra cirugía de cadera, esta vez, en la izquierda para repararle el labrum.

Fue su último intento. En el 2011, Delgado anunció su retiro tras 17 temporadas, quedando a tan solo 27 jonrones de la mítica cifra de los 500.

MÁS SENCILLa

La cirugía de reemplazo de cadera fue más sencilla que la anterior, dijo Delgado.

Fue realizada en Nueva York en la última semana de noviembre y tuvo una duración de una hora y media, precisó.

Delgado explicó que el procedimiento consistió de cortarle la cabeza del fémur y colocarle una bola de cerámica; de colocarle una varilla que va adherida al fémur; y de limpiarle el área del acetábulo para ponerle una copa de plástico.

“Fue un reemplazo total... uno clásico. Me siento superbién. Fue una operación menos dolorosa que las otras”, dijo al estimar que el reemplazo podría tener una duración de 20 años.

“Es como si hubieras comprado una cadera nueva”, abundó.

Próximamente, Delgado espera retomar su rutina de vida: manejar el auto, correr bicicleta, joggear, bucear, manejar el auto, y jugar con sus vástagos.

“En enero tengo otra evaluación con el médico y va a estar eliminando ciertas restricciones. Cuando haya bajado la inflamación, voy a poder hacer de todo”, aseguró.

AL CAJÓN DE NUEVO

Pero hay algo más que el exjugador desea hacer. Una vez sienta que esté recuperado totalmente de la cirugía y haya fortalecido el área de la cadera, Delgado desea retornar a la caja de bateadores.

Le mata la curiosidad por saber cómo va a reaccionar con el madero con su nueva cadera.

“Antes de la operación soñé que volvía a jugar. Y en algún momento quiero coger par de swings. No practico desde que me retiré, pero tengo la curiosidad de ver cuán diferente es a cómo me sentía antes”, dijo Delgado, de 40 años.

¿Y si te sientes bien, considerarías un retorno?, se le preguntó. “No sé”, respondió al soltar una carcajada. “Llevo tres años sin jugar y no es una ambición hacerlo. No estoy diciendo que vuelva a jugar. Es una decisión más difícil porque no sería sentirte bien 2 o 3 días, sino ocho meses. Pero si llega el momento y le tendría que preguntar al médico, lo haría”, prosiguió Delgado.

“ESTÁ NUEVO”

La contestación de Delgado también provocó la risa de su esposa Betzaida.

“Conociéndolo bien, él le va a preguntar al doctor. Él está como nuevo. Lo veo feliz. Era algo que quería hacer para mejorar su calidad de vida”, expresó Betzaida.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: