Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
10 de septiembre de 2013
Mi bienestar
 

Con el agua al cuello

pacientes de esclerosis múltiple, fibromialgia y variedad de lesiones corporales encuentran alivio a través de terapias y ejercicios de rehabilitación acuática

 

Por Ileana Delgado Castro / ileana.delgado@gfrmedia.com

Están con el agua al cuello, literalmente. Y se sienten más que felices por eso. Especialmente, porque ese preciado líquido se ha convertido en el aliado que necesitaban para mejorar su salud y disminuir el dolor.

Es lo que le ha permitido a Wilfredo Santana, a sus 60 años -y después de meses en una silla de ruedas- volver a caminar y poder tener una vida más independiente.

A Edny Arroyo le ha mejorado considerablemente los incapacitantes dolores que tiene debido a la fibromialgia, osteoartritis y otros problemas de salud que padece.

Mientras que Carmen Merced Rivera dice que ha adquirido más fortaleza muscular y puede caminar sin sentir tantas molestias.

Beneficios de la terapia acuática

Son solo tres ejemplos de personas, con múltiples dolencias y lesiones que han mejorado significativamente con terapias y ejercicios de rehabilitación en el agua, en AquAtic Rehab and Fitness, en Santurce.

A don Wilfredo, por ejemplo, en noviembre del año pasado le dio un derrame cerebral que le paralizó el lado izquierdo de su cuerpo. Además del problema físico, cuenta su esposa Elizabeth Sosa, también se deprimió mucho debido a la incapacidad.

“Llegó aquí en una silla de ruedas. No podía hacer nada y yo lo tenía que ayudar en todo. Pero poco a poco ha ido fortaleciendo los músculos y ya puede caminar. Le ha cambiado el ánimo grandemente y ahora está más positivo”, agrega Elizabeth, quien dice que la terapia ha tenido doble propósito porque además de mejorar la parte física, también lo ha ayudado a mejorar su depresión.

Es un testimonio que se repite varias veces entre los pacientes que asisten a este centro, donde el doctor Carlos Canales y su hermano, el terapista acuático, Mario Canales, el doctor Juan Ramírez, así como los terapistas Linda Santiago y Armando Alers, atienden a pacientes con múltiples afecciones de salud. Desde derrame cerebral, paraplejia y cuadraplejia, hasta dolores crónicos de espalda, de rodillas y escoliosis, entre muchas otras dolencias.

“El hecho de que no está el factor de gravedad, automáticamente el paciente que llega con un derrame o con algún desorden neurológico, se le quita el miedo de que se van a caer. Así que el agua nos asiste con los movimientos que va a hacer la persona. También nos da lo que se conoce como la presión hidrostática, que es el efecto de la fuerza del agua hacia el cuerpo, lo que ayuda a disminuir los edemas o hinchazones”, explica el doctor Carlos Canales, quien destaca que lo primero que se hace con el paciente es evaluarlo para determinar el protocolo a seguir.

Consulta acuática

Precisamente, el médico dice que es muy gratificante tener esta especie de oficina médica en el agua. Más que nada, porque ve de primera mano, el progreso de sus pacientes.

“Llegan en silla de ruedas, con andador o necesitan algún tipo de asistencia para el movimiento. Pero luego de las terapias los ves que pueden valerse por sí mismo y eso da mucha satisfacción”, asegura Canales.

De hecho, explica que con llevar al paciente a que tenga el agua a nivel de pecho, se le quita hasta un 75% del peso corporal. Eso permite que pueda tener mejor rango de movimiento, hacer el ejercicio y ganar fuerza muscular.

Otro aspecto importante, agrega el médico, es que como son terapias individuales, se habla mucho con el paciente lo que ayuda a dar un poco de terapia psicológica.

“A veces la visita a la piscina es la única salida que tiene ese paciente de su casa y venir aquí es salir de la rutina, y eso los motiva más. Además, uno tiene oportunidad de hablar con ellos, auscultar cómo se sienten de ánimo y ayudarlos en ese aspecto”, indica Canales.

En términos de la evaluación, la terapista Linda Santiago, destaca que se toma en cuenta la escala de dolor, fuerza muscular, arco de movimiento y se verifica cual es la función del paciente.

“En base a eso tenemos suficiente información para colocar al paciente en porcentaje de limitación funcional, establecemos unas metas y el tratamiento para alcanzar esas metas funcionales. Una vez el paciente recibe su tratamiento dentro del agua, vuelve a revaluarse y hacemos la misma serie de pruebas”.

“Así podemos evidenciar si se alcanzan las metas y si no es así, regresa de nuevo al agua con plan de tratamiento modificado”, explica Santiago, mientras destaca que el propósito de la terapia acuática es que el paciente sea funcional en su vida cotidiana.

Precisamente, Santiago dice que comenzó a ejercer la terapia física en tierra y hace dos años empezó con la terapia acuática. “Es un poco diferente porque dentro del agua, puedo ver cómo el paciente se ejercita con menos dolor y a medida que va pasando la terapia -que se da por media hora o 45 minutos-, podemos notar que el paciente va sintiendo alivio del dolor, eso le permite hacer más ejercicios dentro del agua y alcanzar las metas”, agrega. Y aunque es consciente que no puede curar la enfermedad como tal, sí puede evidenciar el mejoramiento en las actividades del diario vivir de los pacientes después de las terapias.

Otro aspecto que resalta el terapista acuático Mario Canales es que en el agua, el paciente tiene una resistencia constante, lo que le ayuda a fortalecer músculos.

“No es lo mismo trabajar afuera (del agua) con el dolor y hacerlo dentro del agua sin dolor. El paciente va a aumentar el arco de movimiento y va ayudar también a que ellos mismos sienten que se están ejercitando”, abunda Mario, mientras indica que la cantidad de terapias que va a coger una persona va a depender del diagnóstico.

Por ejemplo, si es un paciente de reemplazo de rodilla se empieza con entre ocho y diez terapias. Pero destaca que desde la primera, se nota un cambio dramático, tanto emocional como en fuerza.

“Ven que pueden hacer ejercicios, que el dolor disminuye y ya con eso, automáticamente, el semblante cambia. Los pacientes con derrame cerebral se benefician grandemente; hay que recordar que tienen una parte del cuerpo que está afectada y al estar dentro del agua, tienen más seguridad y pierden el medio de caerse. Nosotros les ponemos pesas en las piernas y flotadores. Así puede caminar, algo que afuera no puede realizar a menos que lo haga con asistencia”, explica Mario.

Otros problemas comunes que se tratan allí son los de espalda baja. Y, según explica el terapista, cuando eso sucede, se afectan los glúteos, los abductores, cuádriceps y abdomen, lo que le dificulta caminar a la persona. “Uno de los protocolos que tenemos es empezar a fortalecer las piernas; luego se trabaja en el área del core (tronco) como tal, lo que los ayuda grandemente”, agrega.

“Después de la evaluación para conocer el estado de salud del paciente, se desarrolla un protocolo de ejercicios especializado, según su condición. Aquí tratamos todo tipo de afecciones y situaciones. Desde neurológicas y músculoesqueletales, hasta pacientes de Parkinson, artritis, problemas de espalda, ortopedia, pacientes geriátricos, pediátricos”, explica el terapista, quien destaca que una de las ventajas de la terapia en el agua es que la articulación se libera y por ende, el dolor disminuye.

Terapias alternativas

Una experiencia similar vive diariamente la terapista Debbie Torrellas en Float Aqua Wellness Center, un centro de bienestar acuático, que según dice, es único en su clase en Puerto Rico. Especialmente, por la gama de servicios multidisciplinarios que ofrece.

“Utilizamos disciplinas como la natación, yoga y nado sincronizado como un proceso terapéutico y con el que, además, trabajamos la oxigenación”, indica Torrellas, creadora del “acua yogui”, un sistema de ejercicios que combina movimientos de nado sincronizado, yoga, polo acuático y psicomotricidad (movimiento coordinado y consciente).

Según explica, todo esto va acompañado de movimientos que ella denomina como inteligentes y donde se utiliza la respiración, con inhalación y exhalación, para activar los músculos.

“Por ejemplo, una persona operada de los discos puede hacer unos movimientos inteligentes dentro del agua, combinado con la respiración, lo que le va a ayudar a utilizar el abdomen y fortalecer esa área”, explica Torrellas, tras destacar también el estímulo que recibe la persona en su circulación y en la producción de serotonina, un neurotransmisor que se encuentra en varias regiones del sistema nervioso central y que tienen mucho que ver con el estado de ánimo.

“Estamos mirando el movimiento y el ejercicio dentro del agua desde una perspectiva holística, no solamente para tratar la parte del dolor si no también la depresión que ocasiona ese dolor, a la vez que el paciente adquiere seguridad”, sostiene la terapista, mientras enfatiza en la importancia de trabajar todos esos factores.

De hecho, dice que cuenta con los servicios de una psicóloga deportiva, para lidiar con el aspecto psicológico de los pacientes con dolor crónico.

Precisamente, explica que AcuaYogi es un programa de ejercicio coordinado, movimiento inteligente, oxigenación y movimiento constante.

“La persona no tiene que saber nadar, se trabaja a un ritmo individual y personalizado y pueden participar tanto niños como adultos. Es una disciplina progresiva que, además de los beneficios corporales, ofrece enfoque, concentración, salud cardiovascular y se complementa de forma natural. La disciplina ayuda a desarrollar músculos y tonificación gradual. Por otro lado la oxigenación constante facilita el movimiento de vísceras promoviendo la eliminación de toxinas”, explica Torrellas, tras destacar que el proceso meditativo ayuda a su vez a conectar con el propio cuerpo.

En ese sentido, dice que AcuaYogi es un programa terapéutico que permite la recuperación post cirugía, trauma o preventivamente. “Con el programa muchos pacientes han podido disminuir medicamentos y rehabilitarse de forma rápida y sin dolor”, asegura Torrellas.

Entre los nuevos servicios que se ofrecen en Float, la terapista menciona la modalidad de KinAqua Flow, ReiKi, servicios de entrenador personal en agua y en tierra, terapia recreativa para niños y adultos, natación adaptada, kinesiologia y masaje terapéutico.

“Todos los servicios de manera integrativa y multidisciplinaria logran resultados excelentes probando la efectividad y el poder sanador del agua de forma rápida y costo efectiva”, asegura Torrellas, mientras destaca que una persona con dolor crónico necesita trabajar con todos esos factores para lograr un bienestar completo.

Algunos beneficios

• Debido a que el agua reduce el peso del cuerpo humano, la movilidad se facilita y los pacientes con falta de fuerza o tono muscular, logran moverse.

• Se reduce el tiempo de recuperación y se logran resultados que el paciente nota rápidamente.

• Entrar al agua y lograr hacer movimientos sin sentir mucho dolor ayuda al bienestar psicológico. lo que contribuye a lograr más rápidos y mejores resultados.

• Se logra mayor rango de movimiento articular.

• Promueve patrones de movimiento normal, disminución del Fuente: Recopilado por El Nuevo Día

Dolencias que mejoran

Algunas condiciones de salud que mejoran significativamente, según lo ha comprobado se han comprobado Debbie Torruellas en Float Aqua Wellness Center:

• Artritis reumatiodea

• Condiciones neurológicas

• Fibromialgia

• Perlesía

• Todo tipo de problemas de espalda

• Nervio ciático

• Esclerosis múltiple

• Derrame cerebral

• Hiperactividad y déficit de atención

• Desordenes sensoriales y del desarrollo

• Autismo

• Escoliosis

• Distrofia muscular

• Operados de espalda, caderas, rodillas y traumas físicos y emocionales.

Fuente: Float Aqua Wellness Center

Más información

• AquAtic Rehab and Fitness

(787) 787-3637 / (787 787-3939

www.aquaticpr.com

correo electrónico: aquaticpr@gmail.com

• Float Aqua Wellness Center

787-246-8261/ 787-764-4091

www.experiencewatsu.org; www.terapiasfloa.com

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: