Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
20 de noviembre de 2012
Puerto Rico Hoy
 

Con el agua hasta el cuello...

Vecinos de Vega Baja esperan por ayuda tras las inundaciones que sufrieron varios sectores

 

Por Eileen Rivera Esquilín / eileen.rivera@gfrmedia.com

Vega Baja – Ajenos al panorama de su barriada y a la preocupación de sus padres, varios niños jugaban ayer en las sucias aguas que todavía inundan las calles de la comunidad Los Naranjos de Vega Baja. En esas condiciones viven hace poco más de una semana, como resultado de las fuertes lluvias que se registraron en ese sector.

Algunos pequeños chapoteaban descalzos en las calles, una niña trataba de correr bicicleta y otros, “pescaban” en las aguas empozadas del tapado caño Los Naranjos. Y es que, aunque cuentan que ya ha bajado un poco el nivel del agua, en un recorrido realizado ayer, vimos cómo el líquido sucio y maloliente entra todavía en las marquesinas y balcones de muchas residencias.

En las calles, se pueden ver también las alcantarillas bien tapadas. Los mismos vecinos han sacado las tapas de las mismas en espera de que el agua baje, pero no pasa nada.

“Esta agua ya lleva una semana ahí estancada y crea un problema de salubridad serio. Ya hemos escuchado de casos de dengue en la comunidad, imagínate ahora”, explica Joel Maisonet, empleado de la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias del municipio y chofer del alcalde.

Este explicó durante el recorrido que el caño se fue tapando por la gran cantidad de grama que lo rodea, así como por la basura que se ha ido acumulando en las zonas cercanas.

“Por los pasados dos años, el municipio se había encargado de pagar por el dragado del caño. El alcalde Iván Hernández ya hizo una petición el mismo día de las inundaciones para que Recursos Naturales apruebe el uso de la máquina –que se conoce como mosquito– que se encarga del dragado y lo destapa. Hasta que no ocurra el cambio de gobierno no creo que eso pase y, mientras tanto, esa agua no va a bajar. Recursos Naturales no ha dado cara en esta comunidad. Sí hay voluntarios de Manejo de Emergencias que están usando las máquinas, sin paga, para comenzar a destapar el caño desde Ojo de Agua, otra de las áreas afectadas por las inundaciones”, agrega Maisonet.

Al cierre de esta edición, no fue posible obtener una reacción de la Oficina de Recursos Naturales en la región de Arecibo, a cargo del caso.

Mientras, María E. de Jesús y Luis Donate componen una de las familias afectadas en Los Naranjos. Ayer nos hablaron desde su marquesina, hasta donde llegaba el agua estancada.

Allí contaron que el problema de las inundaciones lo han visto en ese sector por más de 20 años.

“Aquí llueve por más de 20 minutos y se pone así como lo ves. Cuando sé que va a llover, saco mi carro de la marquesina y lo estaciono allá, más arriba en la calle, donde normalmente no llega el agua, porque si no quedaríamos incomunicados. Para yo salir a trabajar, me voy en pantalones cortos y me cambio allá en una casa abandonada que hay y luego me monto en mi carro y me voy. Es la única manera de salir”, destaca Donate, mientras sus hijos escuchaban a través de la reja.

Quedan refugiados

Otras familias sí se vieron en la obligación de abandonar sus residencias y permanecen refugiadas en el Centro Comunal de la barriada Sandín de este pueblo. Son cuatro las que esperan por ayuda.

Erasto López, coordinador de la zona del Departamento de la Vivienda, explicó que mientras el nivel del agua no baje, el refugio permanecerá abierto.

“Hemos identificado a tres familias que entendemos que cualifican para recibir una vivienda pública. El martes (hoy) vamos a estar trabajando con el papeleo. Una vez sean evaluadas, según disposiciones de ley, se les entrega la llave. Hay unas residencias que están congeladas debido a la emergencia de estos sectores. Mientras tanto, ellos siguen acompañados en el centro comunal de unos representantes de los departamentos de la Familia y Vivienda. Por otro lado, el Departamento de Salud les visita todos los días por cualquier necesidad que tengan. Allí reciben también desayuno, almuerzo y comida. Tratamos, dentro de lo posible, que lo pasen lo mejor que se pueda, sabemos que perdieron sus pertenencias y nos identificamos con ellos”, apunta López.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: