Top de la pagina

Internacionales

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
26 de noviembre de 2012
Internacionales
 

Con John F. Kennedy nació el voto hispano

Un discurso, horas antes de su muerte, fue determinante

 

Por RUSSELL CONTRERAS / The Associated Press

Nueva York – Se suponía que el presidente John F. Kennedy se detuviera solo por un instante y saludara de lejos con la mano.

En cambio, un grupo de hispanos lo convenció de que entrase en un hotel de Houston para hablar ante numerosos defensores de los derechos de los mexicano-estadounidenses. Y allí, él convenció a su esposa, la primera dama Jacqueline Kennedy, de que hablase al público en español.

Era el 21 de noviembre de 1963. Horas después, el presidente había muerto y su asesinato hizo olvidar el significado de un discurso que podría considerarse como el nacimiento del voto latino en Estados Unidos, que en el 2012 resultaría decisivo para ayudar a reelegir a Barack Obama, el primer presidente de raza negra.

Para los historiadores, la presentación de Kennedy en el Salón de Baile del Hotel Rice en Houston fue probablemente la primera vez que un presidente reconocía oficialmente a los hispanos como un bloque importante de votantes.

Aunque no hay ninguna placa que conmemore la histórica ocasión, se trata de un jalón memorable para los activistas, aunque el lugar mismo donde Kennedy se sentó y oyó a una banda entonar baladas mexicanas y donde el público lo aclamó es hoy un salón remodelado en un edificio de departamentos donde se efectúan recepciones de bodas.

“Esa tarde... fue cuando empezó”, afirmó Ignacio García, autor de "Viva Kennedy: Mexican Americans in Search of Camelot (Viva Kennedy: Los mexicano-estadounidenses en busca de Camelot) y profesor de historia en la Universidad Brigham Young. “Pero, como muy poca gente supo sobre la reunión, es como si nunca hubiera ocurrido”.

La visita sorpresiva sobrevino después de que los mexicano-estadounidenses en Texas, Nuevo México, California, Arizona, Illinois e Indiana ayudaran a Kennedy a ganar en los estados reñidos en 1960, gracias a una campaña sin precedente de registro de votantes en comunidades hispanas. Surgieron clubes independientes “¡Viva Kennedy!”. Los legisladores Dennis Chávez, de Nuevo México, y Henry González, de San Antonio, empezaron a hablar en vecindarios hispanos y se erigieron en las primeras figuras políticas hispanas reconocibles a nivel nacional.

Al igual que en el 2012, los republicanos en 1960 hicieron pocos esfuerzos por conquistar el voto hispano para su candidato presidencial, Richard Nixon. Los hispanos también se identificaron con Kennedy, que era católico y de ascendencia irlandesa, miembro de un grupo étnico que había combatido la discriminación similar a la que sentían los hispanos en el sudoeste segregado.

En las elecciones de 1960, Kennedy obtuvo el 85% de los votos mexicano-estadounidenses.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: