Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
11 de febrero de 2014
Béisbol
 

Convertido en una máquina Carlos Correa

El principal prospecto de los Astros de Houston llegará a los campos primaverales con mayor masa muscular y explosividad. Vídeo y fotos

Por Carlos Rosa Rosa / crosa@elnuevodia.com

En la comodidad de su residencia, Carlos Correa trabaja el aspecto físico seis días a la semana, luego de que la organización no le permitiera jugar en la pelota invernal con Carolina. (angel.rivera@gfrmedia.com)

Santa Isabel -   El 'campamento' de Carlos Correa ya está por concluir. Inició en octubre pasado y finalizará el próximo viernes antes de reportarse a los campos primaverales de los Astros de Houston.

La palabra 'campamento' es la que el joven santaisabelino utiliza para describir todo el trabajo  realizado durante este tiempo muerto, luego que Houston le prohibió jugar en la pelota invernal con Carolina para dedicárselo a su físico.

Y el 'campamento', al parecer, ha sido intenso. Incluyó sesiones de trabajo en la playa; en las montañas de Coamo; en la pista de atletismo; en el gimnasio de su residencia; y en diversos parques de Santa Isabel. Trabajó seis días a la semana, descansando solo los domingos. 

Recientemente, El Nuevo Día fue testigo de una sesión del 'campamento'. Correa montó un pequeño gimnasio en su propio cuarto. Literalmente, sale de la cama y se tropieza con las máquinas. Allí, ha pasado gran parte del tiempo con la ayuda de su trainer Ulises Rosario. 

“Fue una decisión que tomé junto a mi padre para tener más comodidad. Es algo pequeño, pero tiene todo lo necesario para hacer un buen trabajo”, dijo.

Arduo entrenamiento de Carlos Correa

Correa hasta utilizó unos guantes de boxeo para comenzar la sesión de entrenamiento. Golpeó las guanteletas con coordinación y, por un instante, creía ser un verdadero boxeador:  “Viene (Floyd) Mayweather... el próximo será (Félix) Verdejo”, gritó.

“El boxeo siempre me ha gustado y como Ulises es maestro de taekwondo me ha enseñado un poco”, indicó Correa, al tiempo que Rosario explica que el boxeo “le ayuda en su resistencia muscular y estamina”.

La sesión duró más de una hora y el jugador, de 19 años, ejecutó cada rutina con gran disciplina. Y el fruto del trabajo es evidente. El físico de Correa ha evolucionado desde que se convirtió en el primer boricua en ser seleccionado en el primer turno del sorteo de novatos de las Mayores hace dos años. 

 Dijo que comenzó el 'campamento' con 205 libras y un 16% de grasa en el cuerpo, y va encaminado a terminarlo con 208 libras y un 8% de grasa.

“He aumentado la masa muscular y bajado el porciento de grasa. He podido fortalecer todo el cuerpo sin perder agilidad. Me siento en mi mejor momento físicamente; más rápido y explosivo”, aseguró.

Por su estatura de 6'4”  y su fortaleza física, la proyección de Correa es que, eventualmente, deberá cambiar de posición. Expertos entienden que perderá movilidad y se verá en la obligación de moverse a la tercera base.

Correa no tiene intenciones de hacerlo. Y en el 'campamento' enfatizó los ejercicios de velocidad. Fue a la playa, a las montañas y a la pista, buscando mayor agilidad. “Me catalogan como un corredor promedio y nosotros siempre pensamos en grande, por lo que trabajamos fuerte con la velocidad. Queremos estar en todas las herramientas sobre el promedio”, comentó.

Quiere el siore...

Y su trainer puede asegurar que Correa se mantendrá en el campocorto. “Van a ver a un Carlos totalmente diferente. Su alcance en el siore es mucho mayor ahora mismo. Trabajamos bien su tono muscular y con su explosividad. Se ha convertido en una máquina”, dijo Rosario.

El 'campamento', en las noches, se trasladaba al parque de Doble A de Santa Isabel. Y allí, Correa y sus instructores perfeccionan  las mecánicas de bateo y fildeo. Víctor Rivera es su instructor de bateo y Yamil Rivera el de fildeo, al tiempo que otros ayudantes Efraín Maldonado y Álex Colón colaboraban con las prácticas de bateo.

“Puede hacer 300 swings todos los días sin agotarse. Hemos trabajado con la velocidad en el bate y en todas las áreas del plato. Está bateando con mayor fuerza”, afirmó Rivera.

Correa cubrió todas las bases, ya que sabe que va camino a un momento importante en su carrera: a los campos primaverales. Y él quiere lucir bien ante los ojos de los gerenciales y del dirigente Bo Porter, aunque conoce que la organización desea llevarlo con calma y probablemente iniciará en la filial Clase A (fuerte) o Doble A.

“Hemos estado trabajando para este momento. Me siento preparado para la temporada. Voy a dar el máximo en los campos. Mi meta es tratar de hacer el equipo, sino empezar en Doble A y luego en septiembre ser reclamado por el equipo grande. Pienso que el que trabaja duro tiene derecho a triunfar. Gracias a Dios he tenido un buen campamento y espero tener una buena temporada”.

  Correa viene de una temporada en que promedió .320 con nueve jonrones, 86 remolcadas y 73 anotadas en 117 partidos en Clase A. Su desempeño le mereció ser ubicado en la quinta posición entre todos los mejores prospectos de las Menores, y el número uno de los Astros.

 Correa, recientemente, viajó a Houston para participar en un evento y, allí compartió con el dirigente Porter. “Se sentó al lado mío y me dijo unas cosas que me inspiraron. Fueron unas palabras que me alentaron a seguir trabajando duro”.

Tags
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: