Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
25 de febrero de 2013
Mi bienestar
 

Cuando el corazón es levemente invadido

Nueva técnica permite una intervención con heridas más pequeñas y menos dolorosa

 

Por Eileen Rivera Esquilín / eileen.rivera@gfrmedia.com

Ya hemos escuchado hablar de las operaciones de válvulas cardiacas, que de igual manera se consideran “cirugías de corazón abierto”. Esto, porque requieren entrar al interior del corazón para reparar o reemplazar una válvula que no funcione bien.

Sin embargo, pocos conocen que en lugar de realizarse la incisión tradicional -conocida como esternotomía- que consiste en dividir el hueso que se encuentra en el medio del pecho, puede utilizar una técnica “mínimamente invasiva”.

“Desde principios de 2012 establecimos un programa de cirugía valvular utilizando esta técnica. A diferencia de los métodos tradicionales, abordamos el corazón a través de una pequeña herida de 2 a 3 pulgadas entre las costillas. Se utilizan instrumentos especialmente diseñados para este propósito, y que nos permiten hacer la misma operación, pero por una herida más pequeña, menos dolorosa, y estéticamente más aceptable”, explica el cirujano cardiovascular del Hospital Pavía, Rolando Colón Pérez.

De más está decir que, el resultado de la cirugía es más tolerado, la movilización es más rápida, las heridas sanan mejor y los pacientes retornan a sus actividades rutinarias en menos tiempo.

“Los pacientes operados están muy contentos de poder recuperarse más rápido de su operación de corazón”, agrega.

Siendo el primer cirujano que utiliza esta técnica, su experiencia -y la de sus pacientes- ha sido satisfactoria.

Cuenta que los pacientes que son candidatos y necesitan una operación de reparación o reemplazo de una válvula cardiaca sufren de condiciones que limitan su funcionamiento adecuadamente. Muchos tienen limitaciones al realizar ejercicios, otros tienen limitaciones al menor esfuerzo. En casos más avanzados, los pacientes pueden sufrir de fallo cardiaco, requiriendo hospitalizaciones frecuentes.

“La gran mayoría de los pacientes operados de condiciones valvulares experimentan una mejoría significativa en sus síntomas y su capacidad de llevar a cabo actividades del diario vivir”, dice.

¿Cuándo es necesaria esta intervención?

“El cardiólogo decide cuándo es el momento indicado para recomendar a un paciente que se someta a una operación de reparación o reemplazo de una válvula cardiaca. Esto va a depender de la severidad de la condición y de los síntomas que esté experimentando el paciente. Es de suma importancia que personas que padecen de condiciones valvulares tengan un cardiólogo que los examinen y evalúen periódicamente”, agrega Colón.

Según explica, los riesgos principales de una operación valvular cardiaca son similares a los de otras cirugías de corazón. Estos consisten en infecciones, pulmonía, embolias y trombosis venosa. Mientras, inherentes a la cirugía se encuentran los riesgos de arritmias, sangrado, bloqueos de conducción cardiaca, infartos cerebrales y la muerte.

“Sin embargo, la incidencia de lo antes mencionado es muy baja y los riesgos o consecuencias de no operarse cuando está indicado son mucho más altos. En la Isla se practican operaciones de reparación y reemplazo de válvulas por métodos tradicionales en todos los hospitales con programas de cirugía cardiovascular. Pero pocos saben que ya está disponible esta nueva técnica”, dice Colón, quien atiende en el Hospital Pavía.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: