Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
14 de octubre de 2013
Puerto Rico Hoy
 

Deliberará el jurado la suerte de Soto Bonilla

Se le acusa de provocar el fatal accidente que mató a cuatro niños y dos adultos

 

Por Cynthia López Cabán / cynthia.lopez@gfrmedia.com

Después de ocho semanas de juicio, hoy se retiran a deliberar los ocho hombres y cuatro mujeres que determinarán si Jonathan “787” Soto Bonilla es culpable o no de provocar el accidente que mató a cuatro niños y dos adultos frente al residencial El Prado, en Río Piedras, el 1 de febrero pasado.

El desfile de prueba culminó el jueves pasado con el testimonio del perito en velocidad y recreación de escenas Francisco Klein, quien concluyó que el vehículo que supuestamente manejaba el acusado embistió a los peatones mientras se encontraban en la isleta de la calle Julio Andino.

El jurado regresará en la mañana a la sala 1103, que preside el juez Harry Massanet Pastrana, para escuchar las argumentaciones finales del ministerio público, representado por las fiscales Jimara Gabriel Maisonet y Lisette Sánchez Vázquez, y del abogado Federico López Santiago.

En la tarde, escucharán las instrucciones del magistrado y se retirarán a ponderar sobre los cargos que pesan contra Soto Bonilla. El acusado, de 21 años, enfrenta seis cargos de homicidio negligente, dos cargos de lesión negligente, tres cargos por provocar el accidente, abandonar la escena y conducir sin licencia, así como otro cargo por poseer un vehículo hurtado.

Las autoridades acusan al joven de causar el accidente que arrancó la vida a Laura Vivas Rodríguez, de 73 años; su nieta Raiza Calderón García, de 21; y sus biznietos Laura Montalvo Calderón, de 3; Anthony Saldaña García, de 6; Génesis Saldaña García, de 9; y Amanda Calderón, de 5 meses de nacida.

En el choque también resultaron lesionadas Yaisa Montalvo Calderón, de 5 años y única sobreviviente del grupo de peatones, y Ada Lisa Rivera Rivera, de 66 años, quien viajaba de pasajera en un segundo vehículo afectado.

De acuerdo al ingeniero Klein, Soto Bonilla viajaba a 48 millas por hora en un Toyota Camry, cuando invadió la isleta de la calle Julio Andino, donde arrolló a los peatones y luego chocó contra un carro Toyota Corolla que transitaba por la carretera PR-181.

En unas admisiones que ofreció al agente de extradiciones, que lo trasladó a la Isla desde Nueva York, el acusado indicó que manejaba el vehículo, pero que se quedó dormido al volante. Señaló que no recordaba nada y que supo la magnitud del choque después de abandonar la escena.

Cuando llegó a la Isla, “787” pidió perdón a los familiares de las víctimas.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: