Top de la pagina

Un solo Puerto Rico

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
9 de abril de 2013
Puerto Rico solidario
 

Del ocio al mar

Este surfista impulsa a los jóvenes con el deporte y la autosuficiencia

 

Por Jessica Ríos Viner / jessica.rios@elnuevodia.com

Cuando Osvaldo Rodríguez tenía 9 años se llevó la tabla de planchar de madera que su mamá tenía en su casa y por primera vez corrió a las olas, con las que la hizo añicos.

Desde ese momento fue autodidacta en el deporte del surf y en la artesanía. A los 14 años cambió un reloj de oro que su hermano le regaló por tres tablas de surf y con estas comenzó a dar clases informales a los niños del barrio La Perla en el Viejo San Juan, donde nació y se crió.

“Aprendí por instinto. Las tablas se rompían y había que arreglarlas para poder surfear. Los muchachos empezaron a acercase poco a poco y como también las rompían querían ayudarme a arreglarlas para poder usarlas”, explicó quien a sus 55 años se mantiene activo en el deporte.

Asomando su mirada sin timidez entre sus rizos largos y canosos, Osvaldo recuerda que cuando se dio cuenta de que los jóvenes que trabajaban en el punto de drogas comenzaron a cambiar las conductas delictivas por el mar de El Escambrón no tuvo duda de a qué dedicaría su vida.

“Los mismos vendedores del punto se iban cuando las olas estaban buenas”, comenta el atleta, padre de tres hijas de 16, 25 y 28 años, respectivamente.

Fue así como hace trece años surgió la idea de la fundación sin fines de lucro Perla 2000, mediante la cual Osvaldo intenta sacar a los jóvenes del ocio, los malos pasos y la deserción escolar a través de la autosuficiencia y el deporte.

Por esto, hace cuatro años renunció a su trabajo como gerente de joyerías para dedicarse a tiempo completo a dar talleres en los que enseña a jóvenes de 12 a 22 años a fabricar tablas de surf de diferentes estilos y patinetas, desde cero. Sabe que el negocio puede funcionar, ya que, desde que se retiró mantiene a su familia con la reparación y venta de tablas.

“Se enseña desde la cera hasta la pintura”, explicó el surfista, quien se instruyó en el arte de moldear y dar forma a las tablas en Hawaii mientras participaba en competencias. “El objetivo es mostrar a estos jóvenes su valor y potencial de productividad que al final son el combustible que mueve a cada ser humano a establecer presencia en la sociedad y perseguir grandes proyectos de vida”.

Además de explotar ese instinto creativo en los adolescentes, Osvaldo espera ayudar a prevenir la delincuencia juvenil, “crear empleos, despertar el espíritu empresarial y fortalecer la autoestima de jóvenes en alto riesgo”.

Añadió que varios jóvenes a los que enseñó cuando era más joven ahora tienen sus propios negocios en la Isla, lo que ayuda a mover la economía local. Mientras, cuenta, algunos “se enfocaron y volvieron a la escuela” y continuaron estudios universitarios.

Lo que resulta difícil es mantener un local en el que pueda seguir ofreciendo los talleres. Lo hacía en uno que ubicaba en Puerta de Tierra, pero por falta de fondos tuvo que dejarlo ya que no podía costear la renta. Lleva cerca de seis meses con las máquinas y materiales en dos camiones de carga estacionados frente a su residencia en Trujillo Alto.

Es la segunda vez que cierran el taller. La primera fue en el 2005, cuando tuvo que cerrar las instalaciones que tenía en Condado porque tampoco pudo pagar el alquiler.

“Somos personas que estamos metiendo mano, pero necesitamos las herramientas para seguir trabajando y que los niños no vuelvan atrás. Yo no tengo el dinero, pongo lo que puedo de mi bolsillo pero no puedo seguir sin los recursos necesarios”, lamentó. “Nos han visitado alcaldes y políticos y todos dicen que les gusta el proyecto y que nos van a ayudar, pero ninguno aparece con los fondos”, enfatizó el atleta, quien asegura que constantemente recibe llamadas de jóvenes preguntando cuándo empezará a impartir los talleres de nuevo.

Osvaldo explica que más allá de los materiales, los cuales él costea, con un local puede continuar con el proyecto. Mientras, participa de seminarios y cursos donde se instruye para conseguir el dinero necesario y continuar con su “pasión de servir”.

Si desea más información acerca de la Fundación Perla 2000, Inc. y sus necesidades, llame al (787) 200-8832; (787) 450-8587 o escriba a fundaciónperla2000@gmail.com  o a perla2000.p2k@gmail.com.

También puede visitar: www.perla2000.org o www.facebook.com/fundacionperla2000.

Cargando..
Jueves 23 de octubre de 2014
81ºF El Clima El Clima
Top
Fin
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: