Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
19 de septiembre de 2010
Puerto Rico Hoy
 

Dengue: entre la preocupación y la dejadez

Algunos se preparan, otros consideran que 22 muertes "no es mucho". Vídeo e infografía

Por Marga Parés Arroyo

Siete meses  después de que el Departamento de Salud declarara una epidemia de dengue que, hasta esta semana, ha provocado 13,990 casos sospechosos, con 22 muertes confirmadas y 28 personas contagiadas con dengue hemorrágico, la opinión de la gente se debate entre la preocupación y la dejadez por el posible contagio de este virus.

“No me preocupa. En otros años han habido más casos”, comentó Hilda Velázquez, un ama de casa de Guaynabo, mientras acudía a una farmacia  a buscar una receta.

Aún así, Velázquez reconoció que como en Puerto Rico hay dengue “todo el año” para ella es normal dar una ronda por su patio todas las tardes para virar cualquier envase que haya acumulado agua en vías de evitar la formación de criaderos de mosquitos.

“Si todo el mundo fuera así, no hubiera nada... Pero, el que vive en urbanizaciones, vive solo”, opinó.

Aunque al ser endémico es común que se reporten casos durante todo el año, las  fatalidades  confirmadas por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), ya superan las de otras epidemias, incluso la  del 1998, cuando se reportaron 19 muertes y 16,683 presuntos casos. Los números de este año también exceden los de la epidemia de dengue del 2007, cuando se registraron 10,964 casos, así como  la epidemia de 1992, cuando se acumularon 13,654 casos.

En la epidemia del 1998, durante el punto más alto del contagio para los meses de septiembre a noviembre, se llegaron a reportar de 800 a 900 casos semanales. Esta semana el Programa de Prevención de Dengue del Departamento de Salud, que dirige la doctora Martha Patricia Cano, recopiló 884 casos. 

Estos números, sin embargo, parecen no causarle preocupación a algunos ciudadanos.

“No sé cuál es el ‘show’. ¿Veinte muertes? ¿No mueren más todos los días en asesinatos?”, sostuvo, por su parte, Carmen Vázquez, de 33 años.

Hasta el viernes de esta semana se habían reportado 685 asesinatos en el País, la mayoría de los cuales son objeto de investigaciones  aún pendientes de completarse. 

Alto el contagio en Guaynabo

A mitad de semana, en la Farmacia Ivette, en Guaynabo, los productos para combatir la picada del mosquito que transmite este virus aparentaban no tener mucha salida.

 “Esta semana es que se ha visto  movimiento. Es que, por costumbre, la gente viene a lo último, cuando las cosas están difíciles, a pesar de que tenemos mosquitos todo el año”, dijo Francisco Ortiz, gerente de la farmacia.

Manuel Ferrer, licenciado en farmacia, comentó que diariamente se entera de unos tres a cuatro casos sospechosos de dengue en el área de Guaynabo, donde esta semana oficialmente se reportaron 18 casos.

“Entiendo que la gente está consciente, especialmente las madres con niños, pero sin histeria”, sostuvo.

Además de exhortar a que la gente utilice repelente, Ferrer sugirió el uso de velas citronela para espantar los mosquitos en exteriores, además de prender los aires acondicionados y abanicos y usar ropa de manga larga, si es posible. Indicó, además, que algunos suelen aplicarle “baby oil” a los infantes para protegerlos de picadas.

Hueco el mensaje de prevención

Víctor Pérez, padre de dos menores, dijo que ha tomado medidas en su hogar para proteger a su familia de un posible contagio de dengue, como el uso de repelentes.

El administrador de dos laboratorios en Caguas y Juncos comentó que ha notado un aumento de órdenes de laboratorio para descartar posibles diagnósticos de dengue. Sin embargo, opinó  que el mensaje de prevención no está llegando a la población. “Como que no hay acción del gobierno”, dijo.

Tras declarar la epidemia  en febrero, lo que no es usual comparado con otros años, Salud ha llevado un bajo perfil en lo que respecta a medidas de educación y prevención  a nivel masivo.

La propia agencia reconoció que el mensaje no estaba resultando efectivo, por lo cual, en julio, relanzó una campaña de medios con una inversión de $1.5 millones.

En otras epidemias, como en la del 2007, se contrató personal temporero para fortalecer las medidas de prevención, como las campañas de asperjación y de recogidos de neumáticos y escombros. Además, según anunció entonces la epidemióloga de Salud, Enid García, las alianzas con municipios, grupos comunitarios y otras agencias de gobierno ayudaron a atajar la epidemia de ese año.

Cierta preocupación en la ciudadanía

Los esfuerzos del gobierno, que se diluyen con la próxima puesta en marcha de los nuevos contratos del Plan de Salud del Gobierno, aparentan contrastar con las iniciativas individuales.

En la Farmacia Alimar, en Guaynabo, se ha notado un auge de ventas en los productos para prevenir el contagio, comparado, por ejemplo, con el año anterior, según informó Jamie Thomas, gerente de la farmacia.
“A mí  me preocupa porque donde vivo, en el barrio Cerro Gordo, sector Las Piedras, hubo un brote grande”, dijo la ama de casa Jennie Cruz, quien revisa semanalmente los alrededores de su vivienda para detectar  criaderos.

Jéssica Estrada, del sector Jurutungo, en Bayamón, también está consternada. “Donde vivo no han fumigado. Mi suegra llamó al programa para que pasaran, pero yo que  estoy casi todo el tiempo allí, no he visto que pasaran”, lamentó.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: