Agustín Díaz (a la izquierda) junto a Toñito Colón, quien fue figura estelar en cinco campeonatos de los Leones de Ponce, tres de ellos con Díaz como apoderado. (horizontal-x3)
Agustín Díaz (a la izquierda) junto a Toñito Colón, quien fue figura estelar en cinco campeonatos de los Leones de Ponce, tres de ellos con Díaz como apoderado. (Archivo/GFR Media)

Ponce - El exdelantero de la Selección Nacional, dirigente y comentarista Rolando Hourruitiner recordó, como si hubiese ocurrido ayer, el momento en que el licenciado Agustín Díaz habló con sus padres y lo reclutó, con tan solo 15 años, para formar parte de los Leones de Ponce del Baloncesto Superior Nacional (BSN).

“Fue una situación sorprendente, muy halagador. Me honró mucho que contara conmigo, pues solamente me había visto jugar una o dos veces con las categorías juveniles. Recuerdo ese día en mi casa en Caguas cuando le dijo a mis padres que la recomendación de Julio (Toro, veterano entrenador) era más que suficiente y que quería ayudarme a convertirme en el jugador que podía lograr ser y de verdad que, en gran parte, la oportunidad que me dio me ayudó a lograr lo que tuve en el baloncesto“, dijo Hourruitiner a El Nuevo Día.

Hourruitiner fue apenas uno de muchas personas ligadas al deporte que llegaron hasta la funeraria Jackie Oliver en la Perla del Sur para rendir su respeto a la vida de Díaz, exapoderado de los Leones y exgerente general de la Selección masculina que falleció repentinamente el domingo, un día después de cumplir 73 años.

“Inclusive cuando me cambió a Fajardo en el 1996 por Edgar León no lo entendía al ser mi primer cambio como jugador profesional, pero luego entendí que fue algo que me ayudó a exigirme más, me dio más responsabilidad en otros sitios y me ayudó a crecer y a florecer un poco más con Santurce (Cangrejeros) más adelante”, agregó Hourrutiner, quien dijo haber tenido una relación familiar con Díaz.

“Agustín fue una persona muy importante en mi vida, me aconsejó mucho en mis años formativos como adolescente jugando en Ponce, junto con mis padres, y me aceptó como parte de su familia; comí en su casa, dormí en su casa y me siento como un hijo adicional que deja Agustín”, añadió.

Amor por su pueblo

Y es que, para todo el que lo conoció, Díaz dedicó su vida al deporte, en especial el baloncesto y, sobre todo, al desarrollo y crecimiento en su natal Ponce. Después de todo Juan Carlos Díaz, hijo del letrado, señaló que su crianza estuvo ligada al deporte desde temprana edad.

“Su vida era el baloncesto, yo me crié en el baloncesto desde el 1985, cuando se convirtió en apoderado de los Leones en un momento difícil para el pueblo y para el equipo. Dio ese paso al frente y lo hizo con mucho orgullo corriendo la franquicia y haciendo la parte como si fuese su familia“, dijo Díaz.

“Así trataba a los Leones, como parte de su familia. Ese cariño que le puso al deporte y al baloncesto fue lo que lo impulsó a lograr las metas que alcanzó. Yo tenía apenas siete años cuando se convirtió en apoderado y desde que tengo uso de la razón he estado en canchas de baloncesto. Era la vida de él y también es la vida para nosotros, pues el baloncesto nos ha dado muchas cosas; unos amigos que se han convertido en hermanos que te demuestran, como ahora,lo mucho que la gente lo apreció. El baloncesto fue clave para él llegarle a las personas y exponer la humanidad que tenía, pues le gustaba ayudar y siempre respetaba a todos“, recalcó Díaz.

Su hijo resaltó que, aunque estuvo ligado al baloncesto, su papá apoyó el deporte en general: Díaz ayudó a la licenciada Milagros Martínez Mercado durante el proceso que desembocó en la descalificación de las Leonas en el Voleibol Superior Femenino (LVSF) por confiscación, pues iba a todos los partidos del sexteto en la cancha Salvador Dijols.

“Él también iba a los juegos de sóftbol… mami (Maybeth) y él iban a todos los deportes y no estaban solamente concentrados en el baloncesto, sino que apoyaban al deporte en general. Era la vida de ellos. Por lo que hablan los doctores tuvo que haber sido un infarto. Murió durmiendo y no había ningún rasgo de dolor. Por lo menos no sufrió y eso nos satisface, que cuando yo lo vi lo vi dormido y sin ningún rasgo de dolor”, indicó Díaz.

La plantilla de los Leones asistió a la funeraria a la 1:00 de la tarde y realizó una guardia de honor para el exapoderado que corrió la franquicia del 1985 al 1999. Durante su labor como apoderado los Leones conquistaron tres campeonatos (1990, 1992 y 1993), al igual que cuatro subcampeonatos (1989, 1995, 1996 y 1998). Del mismo modo, Díaz fue asesor de su yerno Oscar Santiago en los cetros de 2014 y 2015, además de ser gerente general de la Selección del 2009 al 2010.


💬Ver 0 comentarios