Ángel Pagán buscará otra oportunidad en Grandes Ligas (horizontal-x3)
El veterano jardinero de 35 años no juega en el béisbol invernal desde 2005, cuando militó con los desaparecidos Leones de Ponce. (Archivo/GFR Media)

El veterano jardinero puertorriqueño Ángel Pagán dejó abierta la posibilidad de jugar béisbol invernal la próxima temporada 2017-2018, algo que no ocurre desde que se puso un uniforme en la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente con los desaparecidos Leones de Ponce en el 2005.

Esa es una de las posibles rutas que tomaría en busca de retornar a las Grandes Ligas en el 2018, en vista de que para esta temporada se quedó esperando por un contrato razonable antes de que empezara la campaña el 2 de abril.

Pagán, quien aún no descarta incluso firmar en algún momento de esta temporada si algún equipo necesitara sus servicios, no está decidido a anunciar su retiro e incluso habló en todo momento en términos de regresar en 2018 al béisbol organizado si es que definitivamente este año no llega un buen ofrecimiento.

“Yo creo que estas cosas pasan por un propósito y lo veo porque soy bien familiar. La familia es número uno. Lo veo desde el punto de vista de que Dios quiere que esté con la familia, dándole la atención que ellos merecen y necesitan”, dijo Pagán en entrevista con El Nuevo Día, refiriéndose al hecho de que aún no se ha puesto un uniforme esta temporada, por primera vez después de 11 años jugando ininterrumpidamente desde que debutó en 2006 con los Cachorros de Chicago.

“Creo que debo esperar a que venga la liga invernal, a ver si todavía… si quiero jugar, si me da animo y digo voy a jugar, o hago un tryout para que los equipos vean. Los equipos saben lo que yo puedo dar”, dijo el veloz jardinero, que demostró durante el Clásico Mundial de Béisbol estar en plenitud de forma, al punto de ser uno de los bateadores más productivos de la novena boricua que llegó por segunda edición consecutiva hasta un subcampeonato.

Pagán fue el que más turnos al bate consumió en el equipo, con 35, y fue el colíder con 10 hits, empatado con el también veterano Carlos Beltrán y el estelar campocorto Francisco Lindor. 

También se codeó en otras estadísticas con los jugadores más noveles del ‘Team Rubio’, pues fue el líder en dobletes conectados, con tres, y concluyó como el tercer mayor anotador de carreras con seis, superado solo por Carlos Correa (10) y por Lindor (7).

Pagán aclaró que sí hubo ofertas de alrededor de 10 equipos de las Mayores, pero ninguna como para convencerlo de estar lejos de la familia un año más.

“Lo que pasa es que como pelotero tengo un resumé. Si aparece algo que realmente respete ese resumé, pues lo hago (firmar). De lo contrario prefiero terminar mi carrera de una forma digna”, añadió en referencia a la actuación que tuvo en el Clásico, en el que bateó para promedio de .286.

El primer bate está convencido de que es posible lograr el llamado ‘comeback’ en 2018 y convencer a algún equipo a darle una oportunidad, aun cuando en 2017 las ofertas que recibió ninguna le garantizaba comenzar en el equipo grande.

“Claro que sí. ¿Por qué no? Ha pasado anteriormente. Yo no he colgado los spikes. Ahora mismo estoy enfocado en la familia. Quiero estar con las nenas, llevarlas a sus clases, a todas las cosas que yo pueda asistir. Me he mantenido entrenando. Ahora mismo estoy listo para irme a ‘extended spring training’ y ponerme listo tal vez en dos o tres semanas, y comenzar a jugar". 

"Yo no he parado de entrenar. Ni aunque estuviera retirado voy a dejar de entrenar, porque este ha sido un régimen de 20 años que debería seguir por mi salud, para poder tener longevidad”.

“Quiero darle otra oportunidad al béisbol, y la única plataforma que tendría sería jugando aquí en la (liga) invernal. Y no quiero hablar solamente por mí, por recibir algo. Puedo jugar para aportar algo al País, para que los fanáticos vayan al parque, para ayudar a los jóvenes que están subiendo. Son muchas cosas que uno puede hacer, no solo para recibir una oportunidad”.

Para todos los efectos, el veterano jardinero de 35 años pertenece como reserva a los Tiburones de Aguadilla, luego de que un grupo de ese municipio comprara en 2016 la franquicia de los Leones de Ponce, que venían de recesar por dos temporadas. Sobre el particular, Pagán señaló que sería prematuro decir si pediría un cambio o con quién jugaría.


💬Ver 0 comentarios