Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El receptor doradeño entró a la acción de anoche con promedio de .262, un cuadrangular y 11 carreras empujadas. (horizontal-x3)
El receptor doradeño entró a la acción de anoche con promedio de .262, un cuadrangular y 11 carreras empujadas. (AP)

Florida - Poco más de un mes después de sellar su futuro con los Cardenales de San Luis, Yadier Molina, se siente complacido de poder concentrarse al 100 por ciento en su pasión dentro del terreno.

El pasado día inaugural Molina firmó una extensión de tres años y $60 millones para seguir hasta el 2020 con el equipo en que ha jugado toda su carrera, y con ello llegó tranquilidad para el receptor ya que no tendrá que contemplar la posibilidad de convertirse en agente libre.

“Estoy más tranquilo. El firmar el contrato por tres años más hace sentir bien a uno y también a la familia”, indicó el receptor puertorriqueño a El Nuevo Día durante la visita de los Cardenales barrieron a los Marlins de Miami. 

“Ahora puedo concentrarme totalmente en el juego y buscar mantenerme saludable toda la campaña”, agregó. “Estamos jugando buena pelota y físicamente me siento muy bien”.

Si bien la campaña se encuentra en apenas su segundo mes, Molina indicó que espera encontrar su ritmo ofensivo con miras a batear sobre los .300 por sexta vez en su carrera, aunque su prioridad es la actuación colectiva de los “Pájaros Rojos”.

“Obviamente uno quiere batear .300, pero no he llegado a esos números. Pero sigo trabajando fuerte. Todavía faltan muchos meses en esta temporada y mucha pelota por jugarse”, explicó Molina, quien sin contar la acción de ayer bateaba para .262, con un jonrón, seis dobles, 11 carreras impulsadas y 11 anotadas.

“Hemos tenido nuestras altas y bajas empezando la temporada, pero en las últimas semanas hemos estado jugando mucho mejor a pesar de tener a varios jugadores lesionados. Esperamos que cuando regresen podamos seguir con el mismo nivel de juego que tenemos ahora mismo”, añadió el ocho veces ganador del Guante de Oro.

Los Cardenales iniciaron la campaña con récord de 3-9, pero hasta el pasado jueves habían ganado 16 de sus próximos 21 encuentros, incluyendo seis consecutivos, para colocarse en la primera posición en la División Central de la Liga Nacional, siendo como de costumbre, el cuerpo monticular pieza fundamental en el repunte.

Hasta el jueves, los abridores de los Cardenales se habían combinado para efectividad de 3.77, segundos en la Liga Nacional detrás de los Dodgers (3.26) y séptimos en las Mayores.

“Llevamos dos semanas pitcheando muy bien y eso es importante para mantenernos en la pelea todo el año”, dijo Molina, quien augura una fuerte lucha por el banderín de la División Central donde actualmente cuatro de los cinco equipos están jugando sobre los .500.

“Pienso que va a ser una batalla hasta lo último, obviamente Chicago tiene un equipazo, pero Cincinnati está jugando muy bien y Milwaukee también. Pero nada vamos a ver qué pasa, nosotros tenemos un buen equipo también, es cuestión de salir y hacer nuestro trabajo”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios