(horizontal-x3)
Saúl ‘Canelo’ Álvarez y Gennady ‘GGG’ Golovkin. (AP)

La manera en la que Oscar De La Hoya presentó oficialmente la pelea de Saúl ‘Canelo’ Álvarez ante Gennady ‘GGG’ Golovkin fue una movida genial que consiguió mayor exposición para el evento y lo que muchos consideran la fecha más favorable para el púgil mexicano.

El duelo está pactado para celebrarse el 16 de septiembre próximo, fin de semana en que se festeja la Independencia de México. 

Las partes llevan casi dos años de debate y negociaciones, pero el día acordado se alinea idealmente con el plan del promotor del peleador de 26 años (49-1-1, 34 KO’s) quien se encuentra en su mejor momento promocional y boxístico tras superar el pasado sábado a Julio Cesar Chávez, hijo. 

Mientras, su invicto oponente viene de dos emocionantes peleas -ante el campeón welter Kell Brook y el titular mediano Danny Jacobs- en las que lució vulnerable. Pero Golovkin (37-0, 33 KO’s), de 35 años, sigue siendo el campeón unificado del peso medio y uno de los mejores peleadores del planeta libra por libra.

El escenario obliga las siguientes preguntas: ¿Es este el mejor momento para celebrar el combate? ¿Cuántas posibilidades reales tiene Canelo de vencer al temido GGG, que nunca ha perdido?

“Yo creo que Oscar se las jugó magistralmente. Esperó el momento cuando Golovkin parece que está comenzando a coger golpes. Canelo viene subiendo y se coronó como la estrella mexicana con la victoria sobre Julio César Chávez, hijo”, dijo Francisco Valcárcel Mulero, presidente de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

El combate Golovkin-Álvarez será por los títulos de las 160 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), la Federación Internacional de Boxeo (FIB) y el Consejo Mundial de Boxeo (CMB). Fue anunciado de manera melodramática en directo por la telecadena HBO, luego que Álvarez venciera abrumadoramente a Chávez, hijo, el sábado.

“Golovkin, tú eres el próximo”, dijo Canelo en la entrevista post pelea. Acto seguido, el kazajo, quien estaba en primera fila, subió al ring, le dio la mano a su rival y anunciaron el choque que se escenificará en Las Vegas.

“Es el momento ideal boxístico y el momento ideal económico para la pelea”, opinó Valcárcel. “Yo creo que De La Hoya aprendió mucho con (su expromotor, Bob) Arum y Arum es un maestro en eso, el aspecto económico y boxístico”.

Valcárcel sostuvo que con su desempeño el sábado, Álvarez dejó claro que tiene posibilidades reales de vencer al hasta ahora invencible GGG.

El veterano entrenador argentino Miguel Díaz, sin embargo, difirió parcialmente de la opinión de Valcárcel.

“Entre Canelo y Golovkin favorezco a Golovkin a pesar de que no lució muy bien finalizando su última pelea, con Daniel Jacobs”, opinó Díaz. “Gennady es un peleador completo y muy fuerte. Pero no veo nocaut. Lo veo ganando por decisión”.

Sobre la manera en la que anunciaron la pelea, Díaz dijo que, “funcionó para preparar la escena. Pero quizás Oscar nunca pensó que la pelea (ante Chávez, hijo) sería tan mala. Eso puede hacer daño a las ventas del pague por ver de la pelea con Golovkin, porque después del triste espectáculo que dio Chávez, hijo, la gente no va a estar muy dispuesta a comprar el próximo pay per view. Aunque pongan a King Kong contra Godzilla”.

El retirado entrenador y manejador Félix Trinidad Rodríguez expresó una opinión similar a la del argentino Díaz.

“Yo siempre la he visto bien a favor de que debe ganar Gennady Golvkin. En esa categoría (160 libras) es un peleador más completo que Canelo. Boxea, pega, es técnico. Ganó oro en aficionado. Es un peleador completo en todo el sentido de la palabra”, dijo Trinidad Rodríguez. “Lo que uno no sabe mirando desde afuera es si tiene problemas de peso. Pero no luce como que está bajando el rendimiento”.

“Lo que Canelo demostró (ante Chávez, hijo) es que en esa categoría está fuerte, pero no pega. Y eso va muy en su contra ante Golovkin”, explicó.

Más que un gancho promocional, Trinidad Rodríguez vio en la manera en que se hizo el anuncio un intento para que Álvarez ganara confianza en sí mismo.

“Esa pelea (con Golovkin) está vendida ya hace tiempo. La de Chávez quizás fue una pelea para convencerse a ellos mismos de que podían (pelear) con un 160. Pero hay una diferencia abismal entre Golovkin y Chávez, hijo, como para usarlo de barómetro”, indicó Trinidad Rodríguez.

“Yo creo que lo que ellos pueden estar haciendo es tratando de fortalecer una mentalidad positiva en Canelo. Lo vi hablando allí sobre el ring con confianza. Él mismo dijo que la próxima pelea era con Golovkin. Lo que estaban buscndo era eso, el momento perfecto para que fuera Canelo el que la pidiera, la anunciara diciendo: ‘La quiero ahora porque el que manda soy yo’”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios