El niño, que no fue identificado, dijo a la policía que cree que su padre lo maltrató porque "estaba drogado".

Según medios de Estados Unidos, Camacho quedó en libertad tras pagar una fianza de $5,000.