Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Gianni Infantino resaltó la importancia de la expansión de la Copa Mundial para que las federaciones puertorriqueñas tengan opciones reales de invertir en una futura participación (horizontal-x3)
Infantino (derecha), junto al presidente de la Federación Puertorriqueña de Fútbol, Eric Labrador. (Alex Román para El Nuevo Día)

En una visita histórica, el presidente de la FIFA, el suizo Gianni Infantino, llegó hoy a Puerto Rico para una estadía relámpago donde reforzará los lazos con la Federación Puertorriqueña de Fútbol (FPF).

“A partir de hoy el fútbol es el deporte número uno de Puerto Rico”, bromeó Infantino, en perfecto en español, antes de entrar de lleno a los detalles de su agenda en la Isla.

Acompañado del presidente de la FPF, Eric Labrador; y el vicepresidente de la FIFA y presidente de la Concacaf, Víctor Montagliani, Infantino se mostró entusiasmado de colaborar con el fútbol boricua para que pueda soñar con una posibilidad real de participar en la Copa Mundial.

“Con 3.5 millones de habitantes, con una cultura deportiva muy fuerte que ya existe, con una mentalidad de decir lo que quiere. En la sangre boricua está en el futbol, y con la seriedad de la Federación (puertorriqueña), la pasión, es absurdamente realista soñar e invertir en el fútbol”, expresó.

Infantino se encuentra en un viaje por el Caribe para promocionar la expansión de 32 a 48 equipos para la Copa Mundial del 2026.

En Puerto Rico, Infantino salió con su delegación del Aeropuerto Luis Muñoz Marín hacia La Fortaleza en el Viejo San Juan para un saludo protocolar con el gobernador, Ricardo Rosselló, después de una intervención de 20 minutos con la prensa local en la sala María Luisa de la Base Área Muñiz.

Después, visitará la sede de la FPF en las instalaciones del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), y en la noche tendrá una cena privada con el Comité Ejecutivo de la FPF y otros miembros de la familia del fútbol en Puerto Rico.

Infantino partirá el sábado a las 6:00 a.m. a Puerto Príncipe, Haití, para terminar su gira en La Habana, Cuba.

Desde su entrada a la presidencia de la FIFA en febrero del 2016, Infantino se comprometió con darle un lavado de cara a la entidad principal del fútbol luego de un escándalo de corrupción que implicó a varios de sus altos ejecutivos, incluyendo al expresidente Sepp Blatter.

Sobre los cambios en el nuevo mandato, mencionó  la aportación de $1.2 millones de la FIFA  a cada una de  las federaciones, un aumento llamativo comparado a  los $250,000 que otorgaba la administración pasada.


💬Ver 0 comentarios