La portera del equipo de fútbol de Estados Unidos, Hope Solo, se casó la semana pasada horas después de un presunto caso de violencia doméstica con su pareja el exjugador de NFL, Jerramy Stevens.

El exjugador fue detenido el día antes del matrimonio luego que Solo lo acusara de agredirla durante una discusión por el lugar donde vivirían.

Según el informe policiaco de Kirkland que reveló The Hollywood Gossip, la pareja se enfrascó en una pelea en una fiesta en la casa del hermano de Stevens. La futbolista recibió una herida en un codo.

La pareja se casó por lo civil al otro día de la disputa.

Stevens  ha sido detenido en cinco ocasiones anteriores por asalto sexual, agresión, conducir ebrio y posesión de marihuana con intención de venderla.