Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Para el programa de vela del Club Náutico de San Juan (CNSJ) el yatismo no es un deporte exclusivamente veraniego. La escuela, originalmente fundada en los años setenta como una alternativa de educación y entretenimiento para los hijos de los miembros del CNSJ durante sus vacaciones de verano, ahora cuenta con un currículo que cubre los 12 meses del año.

Actualmente el programa tiene una flota completa, que incluye desde 16 pequeños Optimist hasta un velero IC-24, de 24 pies de eslora, en los que se pueden aprender todas las destrezas necesarias para capitanear un navío de vela.

Desde su fundación hace cinco décadas, el Programa de Vela del CNSJ ha adiestrado a cientos de jóvenes veleristas, muchos que han competido en el exterior y que se han graduado a embarcaciones de mayor tamaño.

Entre estos se encuentra José ‘Yoyo’ Berríos, quien hoy día dirige el programa.

“Yo también salí del programa. Cogí clases en el 1988, cuando tenía como nueve años. Para entonces eran clases de verano”, recordó Berríos, quien lleva varios años al mando del programa.

“Ahora tenemos clases todo el año. Son cursos por trimestre”, explicó Berríos. Arrancamos en enero y seguimos corrido hasta marzo, cuando abrimos una nueva sesión. Allí pueden entrar estudiantes nuevos y seguir los que ya están matriculados”.

Berríos agregó que ofrecen sesiones bisemanales en verano y otro currículo trimestral de agosto a diciembre.

Las instalaciones del programa, en el CNSJ son ideales para los principiantes, ya que la marea es calmada, hay buen viento y poco tránsito de naves comerciales. La flota del programa recientemente adquirió un IC-24, un velero de gran tamaño ideal para regatas o instrucción avanzada.

“Usamos todas las categorías de botes en (los niveles) principiante, intermedio y avanzado”, dijo Berríos. “Hasta a los nenes chiquitos de la categoría Optimist les damos la oportunidad de que se monten con sus amiguitos en el IC-24 y el 420”.

Además ofrece amplio espacio para que los padres observen a sus hijos tripulando las naves.

“Muchos padres se quedan en el muelle viendo a sus hijos, o van en carro hasta la carretera de Isla Grande y los observan desde allí”, sostuvo Berríos.

Para más información pueden visitar www.nauticodesanjuan.com, escribir a [email protected], o llamar al (787) 722-0177.


💬Ver 0 comentarios