(horizontal-x3)
Los campeones Mets de Guaynabo son uno de pocos equipos que operan sin ayuda municipal. En la foto, su hogar, el coliseo Mario ‘Quijote’ Morales. (Archivo/GFR Media)

NOTA DEL EDITOR: Segunda parte de una serie sobre el efecto del recorte del subsidio en las principales ligas profesionales de Puerto Rico.

La eliminación del subsidio para los municipios de Puerto Rico podría resultar catastrófico para los equipos profesionales que participan en las ligas superiores de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV).

Al tomar en consideración los recortes escalonados de $350 millones a los presupuestos municipales entre el 2017 y el 2018, al 50% de las franquicias activas en ambos torneos se les haría sumamente difícil, o imposible, operar sus equipos si los alcaldes optan por realizar recortes substanciales.

Miguel Orlando González, apoderado de los subcampeones Caribes de San Sebastián en el Voleibol Superior Masculino (LVSM), se convirtió en la primera ‘víctima’ al ser notificado por alcalde Javier Jiménez Pérez de que, con toda probabilidad, no aportará dinero para la campaña 2018 que comenzará en agosto. González ahora busca un comprador, y de no conseguir uno, solicitará dispensa.

Mientras, Javier Díaz, apoderado de los Plataneros de Corozal, todavía aguarda por el desembolso de la segunda partida de la aportación municipal de $100,000 para cuadrar las deudas de la temporada 2016-2017. “Pero sin la aportación municipal no podríamos participar en la liga”, dijo Díaz.

En la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF), las gerencias de las Leonas de Ponce, las Valencianas de Juncos y las Polluelas de Aibonito indicaron a El Nuevo Día que podrían operar con una reducción o eliminación de aportaciones municipales. En el caso de las Leonas, el equipo operó sin ayuda municipal porque no recibió aportación alguna de la alcaldesa María ‘Mayita’ Meléndez Altieri.

Entretanto, en la liga masculina, la gerencia de los campeones Mets de Guaynabo indicó que podrían jugar porque, al igual que las Leonas, tampoco recibieron aportación municipal en el pasado torneo.

Por su parte, los Patriotas y las Capitalinas de San Juan, al igual que los Indios de Mayagüez, podrían operar dependiendo de cuán drástico sean los posibles recortes.

Accionistas principales

La LVSM recibió $930,000 en aportaciones municipales para siete de las ocho franquicias, siendo San Juan el que más aportó al otorgar $250,000 a los Patriotas. Mayagüez aportó $200,000 a los Indios, quienes también recibieron un donativo legislativo de $21,000 para promover el deporte.

Carolina le dio $160,000 a los Gigantes, Fajardo y Corozal aportaron $100,000 cada uno para los Cariduros y los Plataneros, respectivamente, y Naranjito y San Sebastián recibieron $50,000.

Entretanto, los municipios repartieron $1,180,050 entre ocho de las nueve franquicias del torneo femenino: $200,000 (Municipio) más $50,000 del DRD de Caguas para las Criollas, $150,000 para Juncos más $50,000 adicionales si llegan a la final, $250,000 para San Juan, $170,000 paralas Gigantes, $200,000 para Mayagüez, $10,000 para Aibonito, $150,000 para Humacao y $50,000 para Naranjito.

Pero entre nóminas altas y la situación económica de Puerto Rico, Francisco Ramos, apoderado de Caguas, expresó que sin la ayuda monetaria municipal muchos equipos podrían desaparecer.

“No creo que ese vaya a ser el escenario en Caguas porque el Alcalde (William Miranda Torres) está bien comprometido con el equipo. Pero operar sin fondos municipales podría significar la desaparición del voleibol en Puerto Rico; sería bien cuesta arriba operar sin fondos municipales", dijo Ramos, quien indicó que la nómina de Caguas este año ronda los $500,000.

"El Municipio siempre ha hecho todo lo posible para el equipo y, hasta ahora, todo sigue normal, pero si ocurriese tendríamos que recortar gastos y, quizás, no tendríamos el equipo que tenemos ahora, por lo que el espectáculo se afectaría”, agregó Ramos.

Fernando Toledo, coapoderado de las Orientales, también indicó que sería difícil operar en el 2018 sin la aportación económica del alcalde Marcelo Trujillo Panisse.

“Estos equipos corren, más o menos, con un presupuesto de $200,000 a $230,000 y sería fuerte que te quiten toda la ayuda municipal”, dijo Toledo.

Mayagüez es uno de los municipios con más equipos y, por ende, uno de los que más aporta en el aspecto económico. El alcalde José Guillermo Rodríguez, quien decretó en semanas recientes una crisis fiscal ante un déficit de casi $12 millones, ya le recortó la ayuda económica a las Indias en el Baloncesto Superior Nacional Femenino (BSNF) pero, hasta la fecha, ese no ha sido el caso con los Indios de la LVSM.

“El alcalde siempre nos ha ayudado, por lo cual estamos agradecidos, y por lo general, lo que no tenemos en auspiciadores, él lo cubre. Desde que entramos en el 2006 hemos recibido su ayuda, pero si ocurriese el peor de los casos tendríamos que ver qué jugadores podemos retener para mantener un equipo competitivo, porque no vamos a tirar un equipo más que por jugar si no es bueno. No vislumbramos cambios (en la aportación) pero de ocurrir no pensamos que sea tan drástico como para no permitirnos operar”, dijo la apoderada de las Indias, Karimar Guilloty Brown.

Hay que reinventarse

Un aspecto en el que todos los apoderados entrevistados coincidieron es que los equipos necesitan cambiar la manera en la que operan en busca de minimizar o, inclusive, eliminar su dependencia en las aportaciones municipales.

El caso de las Leonas es particularmente notable por el hecho de que, este año, el nuevo apoderado Marcos Martínez Pérez pagó para arreglar el sistema de aire acondicionado de la cancha Salvador Dijols y para reacondicionar la superficie de juego. Como si fuera poco, Meléndez Altieri también le cobró a la franquicia por el uso de la cancha.

“Para nosotros lo que se avecina no es nada nuevo pues, por lo general, no recibimos ayuda del Municipio en dinero. Y,por primera vez, tuvimos que pagar por el uso de la cancha, a diferencia de torneos anteriores. Pero estamos conscientes de que va a ser un tiempo difícil, sobre todo para los equipos que han dependido de aportaciones municipales. Pero siempre hemos tenido la bendición de que los apoderados en propiedad son personas dispuestos a financiar con sus recursos personales”, resaltó el coapoderado de las Leonas, Jaime Rivera.

“Claro, es muy probable que tengamos que realizar unos recortes, incluyendo la compensación a las jugadoras, porque para sobrevivir cada año va a ser más difícil. Los planes son mantenernos, pero con una reducción en los costos”, añadió Rivera.

Samuel Concepción, apoderado de las Valencianas, dijo que los apoderados tienen que ser más creativos al momento de capturar fondos para la operación de sus franquicias.

“Hay que realizar más actividades para recaudar fondos, ser más agresivos en la búsqueda de auspicios y en el mercadeo. No hay duda de que la situación está difícil, pero tenemos que movernos. Pero, todo el mundo del voleibol, incluyendo a las atletas, tienen que entender que el País está viviendo un momento histórico distinto y que su profesionalismo se respeta. Pero, al mismo tiempo, hay que respetar los topes para mantener los nueve equipos. Todo el mundo tiene que aportar”, resaltó Concepción.

César Trabanco, presidente de la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV), sostuvo que todos los componentes del voleibol tienen que hacer sus ajustes y analizar la situación de Puerto Rico.

“Y cuando digo ‘todos los componentes’ me refiero a árbitros, dirigentes, atletas y apoderados porque, posiblemente, no estemos viendo aportaciones significativas en los próximos años, ni en el voleibol ni en ningún deporte en Puerto Rico. Como Federación tenemos problemas económicos serios; ahora mismo estamos trabajando con la organización de la parada del Grand Prix que nos toca y te digo que es bastante cuesta arriba realizar un evento en Puerto Rico al igual que operar los programas nacionales", enfatizó Trabanco.

"Y eso pasa hacia los equipos, y si no nos alineamos todos hacia la realidad el deporte en general va a sufrir… y todavía no se ha visto la realidad porque es en el próximo año fiscal que, posiblemente, se vean cambios significativos en la economía nacional”, dijo.

“Se va a confeccionar un comité para que trabaje y evalúe los topes salariales (en busca de aliviar un poco la carga económica a los equipos) pero, más importante que eso, de nada nos vale implementar topes si no se van a respetar. Hay que cumplirlos y es por el bien de los jugadores porque entonces vienen las deudas y los problemas", explicó.

"Lo ideal sería que los equipos no dependieran, o dependiera poco, de las aportaciones municipales, pero es sumamente difícil; son pocos los que corren con poca o ninguna aportación. Tenemos que ser realistas con los salarios que se van a pagar y con los costos operacionales de las franquicias”, añadió el galeno de profesión.


💬Ver 0 comentarios