Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Shirley Ferrer disipó sus dudas (vertical-x1)
Las semillas de la duda estaban en su mente al momento de montarse en el avión que la llevaría a Francia, sobre todo si lograría estar alejada de su familia por ocho meses. (Archivo / GFR Media)

La opuesto carolinense Shirley Ferrer probó su valor en repetidas ocasiones tanto en la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI), en la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) y como integrante de los distintos equipos nacionales de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB).

Pero pese a todos los éxitos conquistados, todavía había un sector del voleibol que decía que no podría dar la talla en una liga extranjera. Ferrer sabía sobre esas dudas.

Y una vez concluyó su participación con el club Pays D’Aix Venelles en la liga ProA de Francia, Ferrer demostró que sí pertenece en los más altos niveles del voleibol internacional. Para todos los efectos, Ferrer le propinó un “tapabocas” a todos sus críticos.

“El problema de que te digan que ‘no puedes’ o que ‘eres muy bajita’ es que llegas a creértelo. Pero definitivamente no fue solamente ‘callarles la boca’, como dice la expresión, a esas personas, sino que también ‘callé’ a mi voz interna y mis dudas de que ‘no puedes, no puedes, no puedes’”, dijo Ferrer a El Nuevo Día.

Las semillas de la duda estaban en su mente al momento de montarse en el avión que la llevaría a Francia, sobre todo si lograría estar alejada de su familia por ocho meses.

“Rápido le viene eso a la mente y no sabía si duraría los ocho meses por allá porque soy bien familiar. Lo segundo fue que en los primeros fogueos estaba nerviosa porque en la liga de Puerto Rico son bien exigentes, y si un refuerzo no da la talla en las primeras semanas está fuera”, sostuvo Ferrer.

“Por eso digo que no es coincidencia que atletas como Jordan Larson, Destinee Hooker, han dado sus primeros pasos profesionales en Puerto Rico, pues demuestran que tienen el nivel para permanecer en clubes importantes”, añadió la rematadora y también atleta de pista y campo.

No conforme con un bachillerato en Gerencia y un grado en Mercadeo, Ferrer recién completó su maestría en Administración de Servicios Recreativos y Deportivos. Ese es el tipo de empuje que lleva a Ferrer a no conformarse y llegar hasta el límite, tal y como lo demostró en Francia al ser la sexta mejor anotadora en la liga francesa, su primera experiencia como refuerzo internacional.

La voleibolista totalizó 356 puntos con el Venelles y fue pieza clave en la Copa de Francia capturada por el sexteto al vencer al club Béziers Volley en cinco mangas, la primera vez que el Venelles conquistaba el trofeo. Del mismo modo, Ferrer fue la cuarta mejor atacante y ayudó al equipo a clasificar a la postemporada. No obstante, el Venelles fue superado en cuartos de final por el eventual sub campeón, Le Cannet.

Pese a esa gran actuación, Ferrer dijo que no fue “su mejor temporada”.

“Definitivamente pienso que puedo mejorar en muchas cosas. Por eso es que lo digo. No puedo decir que fue mi mejor temporada, pero tampoco fue un mal torneo; siempre puede ser mejor y hay espacio para mejorar detalles. Y entre más detalles mejores puedes llegar al nivel de una Aury Cruz o como lo que hizo Stephanie Enright en Italia. Son muchas las cosas que puedo mejorar y que me pueden llevar a otro nivel”, recalcó.

En cuanto a su experiencia en la liga francesa, Ferrer, quien entrenará este verano con la Preselección adulta, dijo que fue enriquecedora.

“La liga superior me dio una buena base y uno no se da cuenta de que lo que tenemos en Puerto Rico es bueno hasta que sales (al exterior). Además de ayudarme en el voleibol, me ayudó en mi confianza como persona y jugadora, fue un país nuevo y una cultura nueva”, puntualizó Ferrer, quien añadió que el Venelles ya mostró interés en contratarla nuevamente para la próxima temporada.


💬Ver 0 comentarios