Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
2 de julio de 2011
Puerto Rico Hoy
 

Derrota política desató su derrumbe personal

Exlegislador afirma que no consiguió asimilar el golpe

 
Piculín Ortiz (izq.) corrió para senador por el PPD, en la fallida campaña del 2008 que incluyó a Aníbal Acevedo Vilá (centro) y Ferdinand Pérez (der.). (Archivo / El Nuevo Día / J. Ismael Fernández Reyes )

Por Yaritza Santiago Caraballo / puertoricohoy@elnuevodia.com

El exbaloncelista José “Piculín” Ortiz comenzó a encerrarse en su mundo al perder la candidatura como senador por San Juan por el Partido Popular Democrático (PPD) en el 2008.

Ese evento lo distanció de muchas personas, incluyendo su amigo el exlegislador Ferdinand Pérez. “Perder le dio un golpe fuerte”, relató Pérez, quien conoce a Piculín hace más de una década.

Primero, dijo, lo conoció cuando era fanático de los Cangrejeros. Pero su amistad floreció cuando fue legislador.

“Nos hicimos amigos cuando me convierto en vicepresidente de la Cámara de Representantes en el año 2000. Empecé a legislar sobre temas de deportes, artísticos, y Piculín tenía buenas ideas con el deporte. Tuvimos una buena relación de trabajo que se convirtió en una amistad”, dijo el también excandidato a alcalde de San Juan.

Pérez sembró en Piculín el anhelo de entrar en la política cuando lo invitó a ser parte de una coalición que él quería formar en San Juan. Piculín no aceptó la primera vez, pues no le gustaba la política y menos la idea de ser senador.

“Trataba la política de lejitos. Era bien celoso con su nombre y su figura. No quería que usaran su nombre para otros beneficiarse. Tampoco dominaba el tema y temía tener el rechazo de la gente”.

Reunión tras reunión, Piculín cedió. “En la última reunión me dijo: díganme lo que tengo que hacer, cómo arrancamos”, dijo Pérez. El lanzamiento de Piculín en la política fue en una abarrotada Placita de Santurce. En las caminatas por San Juan recibió el apoyo de mucha gente que hasta lo paraba para que autografiara las bolas de baloncesto y las camisetas, según Pérez.

Pero ni Pérez ni Piculín fueron electos. Desde ahí, el exbaloncelista no quiso saber de la política.

“Los que estamos relacionados con la política sabíamos que tenemos dos sacos. Pero él, quien estuvo en la gloria, no visualizaba perder una elección”, dijo Pérez, quien mantuvo comunicación con Piculín. Pero cuatro meses después de las elecciones, Piculín dejó de contestar llamadas y cambio el número telefónico.

Con el tiempo, Pérez supo que Piculín tenía problemas económicos, aunque él no se lo demostraba. Pérez vio a su amigo la semana pasada sin imaginar que días después sería arrestado. “Ese día lo llamé, pero salió la grabadora. Es terrible. Me reuniré este fin de semana con la familia para verlo y darle la mano al amigo que se cayó en el camino”, dijo.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: