Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
8 de mayo de 2013
Baloncesto
 

Despreocupado el Heat

El equipo floridano ha estado abajo en la postemporada

 

Por TIM REYNOLDS / The Associated Press

MIAMI - El Heat de Miami ya ha estado antes en esta situación no ideal.

En la pasada temporada estuvieron abajo en la semifinal de la Conferencia Oriental que jugaron contra Indiana, en la final de la conferencia se vieron en la apremiante necesitad de tener que ganar dos partidos de eliminación ante Boston y en la final perdieron el primer partido ante Oklahoma City. Al final el Heat ganó el campeonato de la NBA.

Esa puede ser la razón por la cual ayer no había pánico en la tierra del Heat y menos sentimiento de frustración o furia. El perder el primer partido de la semifinal ante los Bulls de Chicago era, a duras penas, lo que esperaba el Heat para que el equipo que ganó 66 juegos en la temporada regular despertara.

“Llevábamos tiempo sin perder, así que es un poco diferente venir aquí y trabajar ante eso, trabajar ante la derrota en casa en la postemporada”, dijo Dwyane Wade, después de una práctica y una sesión de revisión de vídeo. “Fue diferente desde ese punto de vista por lo que hemos hecho últimamente, pero por nada diferente a lo que estamos acostumbrados a enfrentar como equipo. Hemos pasado por momentos difíciles. Anteriormente hemos perdido juegos”.

La victoria 93-86 que logró Chicago estuvo llena de anomalías estadísticas, como por ejemplo que Miami tirara para menos del 40% de campo (su segunda peor demostración ofensiva en los 87 partidos que ha celebrado en esta temporada) y que los Bulls anotaran 35 puntos en el cuarto parcial –con lo que empataron el mayor total de puntos que el Heat ha permitido– en los últimos 12 minutos de acción este año.

El Heat, no obstante, sabe que hay ciertas cosas que debe de cambiar, de inmediato, o corre el riesgo de que su reinado enfrente muchos problemas.

“La postemporada tiene la virtud de revelar quién eres”, dijo Erik Spoelstra, dirigente del Heat. “Es ganar o perder y nosotros perdimos el primer juego. Ahora tenemos que encontrar la manera de ganar nuestro próximo encuentro. De eso se trata”.

“Simplemente tenemos que salir a pelear nuestra supervivencia en la postemporada, así que mañana (esta noche) tenemos que salir a jugar más fuerte y mucho más comprometidos como equipo”, agregó.

La misma línea de pensamientos, casualmente, era transmitida varias millas al sur de donde se encontraba Spoelstra y donde los Bulls analizaban el partido.

No se espera que Chicago cambie su alineación para el segundo partido. Luol Deng, quien necesitó realizarse la semana pasada una prueba en su espina dorsal para descartar que sufriera de meningitis, aún no se ha integrado al equipo y el dirigente Tom Thibodeau dijo que una decisión de traerlo a Miami se tomará hoy por la mañana.

A menos que ocurra un trascendental cambio en la línea de pensamiento no hay forma de que Deng pueda jugar esta noche. Además, el defensa Kirk Hinrich estaba cojeando cuando el equipo salió del salón de conferencia, lo que sugiere que la lesión que sufrió en su pantorrilla no ha mejorado lo suficiente y que lo mantendrá fuera de acción por un quinto partido consecutivo.

Pero una vez más los Bulls demostraron el lunes –nuevamente– que aún con un equipo disminuido por lesiones son lo suficientemente buenos para ganar. Nate Robinson encestó 27 puntos en el partido inaugural aún después de requerir 10 puntos de sutura durante el partido para cerrar una fea cortadura en su mandíbula. En 25 partidos ante Miami promediaba 9.6 puntos por juego.

Así de bien le están saliendo las cosas a Chicago.

“No estamos satisfechos”, indicó Joakim Noah, centro de los Bulls. “En los últimos juegos hemos obtenido victorias importantes, pero no estamos satisfechos. Nos vamos a mantener con hambre, hacer nuestros ajustes e intentar mejorar nuestro juego”.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: