Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
18 de septiembre de 2009
Política
 

Detrás del dólar boricua

El gobierno boricua es el rey del cabildeo en Washington D.C.

 

por José A. Delgado / jdelgado@elnuevodía.com

WASHINGTON - La recesión económica ha obligado a reducir gastos, pero Puerto Rico ha sido coronado este año como el ‘rey del cabildeo’ entre los gobiernos que hacen presión continua en Washington.

Ninguna otra jurisdicción gubernamental estatal o local destinó más dinero a “cabilderos registrados” ante el Gobierno estadounidense que Puerto Rico durante los primeros seis meses de 2009, según un análisis del grupo “OpenSecrets”.

Entre enero y junio de 2009, cabilderos de las autoridades de Puerto Rico -del Ejecutivo y el Senado- registraron contratos que ascendieron a $610,000.

Esos datos no incluyen a otros consultores del gobierno de Luis Fortuño que trabajan asuntos de política pública en Washington y consideran que no tienen que inscribirse en el registro oficial. Por ejemplo, los consultores de la empresa The Oliver Group, Jeffrey Farrow y Álvaro Cifuentes, no están registrados oficialmente como cabilderos de Puerto Rico.

Si se suma ese tipo de consultores, el total -como había adelantado El Nuevo Día hace unas semanas- se acerca al millón de dólares en el primer semestre de 2009, un total que rondará los $2 millones este año fiscal

La otra jurisdicción que invirtió casi tanto como Puerto Rico en “cabilderos registrados” durante los primeros seis meses de 2009 fue el gobierno estatal de Pensilvania, con $540,000.

Es la primera vez en una década que OpenSecrets -con oficinas en Washington D.C. y brazo investigativo del grupo de estudio Center for Responsive Politcs- organiza gobierno por gobierno los gastos de cabildeo. En los últimos años los análisis se habían hecho separando cada dependencia del gobierno.

“Puerto Rico siempre ha estado entre los primeros del listado”, dijo ayer David Levinthal, portavoz de OpenSecrets, quien reconoce que las autoridades de la Isla suelen aludir a su falta de representación con derecho al voto en el Congreso para explicar la necesidad de destinar más dinero que otros gobiernos al área de cabildeo.

Eduardo Bhatia, senador del Partido Popular Democrático (PPD) y quien fue director de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico (PRFAA, por sus siglas en inglés), piensa que la situación política de la Isla obliga siempre a tener un desembolso más alto, en comparación con otras jurisdicciones, en cabildeo gubernamental.

“Eso es inevitable”, dijo Bhatia, quien ha cuestionado las estrategias del gobierno de Fortuño en la capital estadounidense.

“Aunque ganara el Partido Independentista Puertorriqueño una elección local, tendría que gastar en cabildeo en Washington. Eso cuesta la inferioridad política”, indicó el abogado estadista Antonio Monroig, quien ha representado a sectores de Puerto Rico en la capital federal y fue secretario adjunto de Vivienda federal (HUD).

De enero a junio pasado, los gobiernos estatales y locales invirtieron $41.5 millones en cabildeo en Washington, lo que coloca a las dependencias de gobierno en el puesto número 12, por debajo de empresas y otros sectores de presión, como los sindicatos.

“En general los gobiernos han optado por reducir gastos, debido a que tienen presupuestos más pequeños. Pero, no siempre es el caso”, sostuvo Levinthal.

En el caso de Puerto Rico, el plan de gastos de 2009-2010 puede reducir de $3.5 millones a $2 millones el gasto promedio anual en cabildeo. Durante el gobierno de Pedro Rosselló la cifra llegó a superar los $5 millones.

Pero, los bufetes de cabildeo conocen que no importa los malos tiempos el Gobierno de Puerto Rico siempre invertirá para acercarse a los sectores de poder de la Casa Blanca y el Congreso. “Son cuentas bien deseadas” -dijo Monroig-, “pues suelen ser grandes”.

Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: