Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
31 de marzo de 2012
Música
 

Diversidad caribeña en el Puerto Rico Heineken JazzFest

El banquete de estrellas continúa hoy y mañana en el Anfiteatro Tito Puente

 
Michel Camilo y Giovanni Hidalgo en la primera noche del festival. (Especial / Dennis M. Rivera Pichardo)

Por Luis Enrique Juliá / Especial El Nuevo Día

El Puerto Rico Heineken JazzFest 2012 abrió el jueves ofreciendo la primicia del trabajo musical del saxofonista puertorriqueño José Heredia y su proyecto IQ, una combinación de géneros de la cultura caribeña con el vocabulario del jazz.

Heredia y sus colaboradores supieron combinar con buen gusto arreglos de un estándar de jazz, como “So What” de Miles Davis con el “Libertango” de Piazzolla -en el que brillaron el trombonista Gamalier González y el pianista Ángel David Mattos- y temas originales de inspiración religiosa como “Jabez Prayer”.

Fundamentado en un discurso armónico sencillo, esta propuesta sonora -más allegada al mercado internacional del “World Music” que al jazz tradicional-, fue recibida con agrado por el numeroso público que se dio cita en el anfiteatro Tito Puente. Los números “Nuevo despertar” de Heredia y “De veras melancólico” del guitarrista Gabriel Figueroa se acercan en su expresión a la sentida tradición baladística, de profundas raíces expresivas en todo el continente americano.

Para el tema “Graceful”, del bajista Esteban Santiago, arreglado en ritmo de bomba puertorriqueña, tuvieron como invitados especiales dos excelentes percusionistas, Charlie Pizarro y Rafi Falú en los barriles, en coordinación con una batería manejada con una elegante combinación de delicadeza y fuerza por Javier Aponte, y el güiro en manos de Figueroa.

Cerraron su concierto con un título apropiado para resumir esta presentación, “Hermosura plena”, con la sincopada cadencia de este género tan isleño, para el deleite de todos.

Michel Camilo fue otro cantar. Acompañado de dos probados maestros de los escenarios internacionales, el bajista Lincoln Goines y el legendario percusionista Giovanni Hidalgo, el pianista dominicano no pareció conectar con el público ni con sus colaboradores. Para muestra, el “blues” que interpretaron como segundo número del programa. Nunca sabremos si por motivo de la lluvia que arreciaba o el desajuste en afinación del piano de cola en el escenario, Camilo tocó lo más fuerte y rápido que pudo, sin tan siquiera tomarse el tiempo para explicar a su atento auditorio los títulos de las piezas.

Los grandes artistas que, por suerte, también son seres humanos, también pueden tener días extraños.

A juzgar por el alineamiento de estrellas internacionales de una amplia gama de estilos de la música contemporánea, quizás sería más apropiado rebautizar este magno evento musical del Caribe e Iberoamérica, para así insertarlo en las organizaciones de festivales y casas disqueras del llamado “World Music” en Europa, Asia y el continente americano.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: