Top de la pagina

Deportes

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
14 de junio de 2013
Boxeo
 

Duele aún la herida de Zárate

No olvida su derrota ante Wilfredo Gómez

 

Por Salvador Rodríguez / ESPNDeportes.com

Nota del editor: Quinto artículo sobre una serie especial de boxeo profesional de ESPNDeportes sobre la rivalidad histórica entre México y Puerto Rico.

MÉXICO - Pasan los años y cada uno recuerda esos capítulos de su carrera como si fuera ayer, ellos, como mexicanos, saben lo que significa la rivalidad ante los puertorriqueños, saben del dolor, pero también de la alegría.

ESPN entrevistó a tres grandes pugilistas mexicanos, Carlos Zárate, Lupe Pintor y Pipino Cuevas, tres que cuentan sus días en la Isla del Encanto en esta semana dedicada a la rivalidad más enconada en el boxeo latinoamericano.

“Los boricuas se mueren en la raya. A Ángel Espada lo noqueé en Mexicali para quitarle el campeonato mundial welter, luego peleamos en Puerto Rico y también lo noqueé, peleamos en Los Ángeles y lo volví a noquear. Disfruté mucho pelear en la Isla, recordó Cuevas, protagonista de estos duelos en 1976, 1977 y 1979.

Pero quizá la pelea que catapultó esta gran rivalidad fue el 28 de octubre de 1978, cuando en duelo de invictos y noqueadores, Wilfredo Gómez dio la bienvenida a Carlos Zárate en el coliseo Roberto Clemente. Al final, ‘El Niño de Las Monjas’ salió con el triunfo por nocaut en cinco capítulos.

“Yo era el mejor peso gallo y él era el mejor supergallo. Yo llegué un lunes a Puerto Rico y ese mismo día salí a correr mientras llovía; para el miércoles estaba yo muy enfermo, mi manager, don Arturo ‘Cuyo’ Hernández, nunca me llevó al doctor porque me decía que la medicina me iba a matar los glóbulos rojos; me dio puros jugos”, dijo Zárate.

“Yo no iba a pelear, pero me amenazaron con quitarme hasta tres partes más de lo que iba a ganar; me espantaron, me dijo don Arturo que cómo me sentía; le dije que mal, pero que yo iba a pelear porque me iban a descontar eso. A la hora del peso me fui todo derrotado, subí a la báscula en (peso) pluma por tantos jugos, porque no había entrenado, y me metí al sauna para bajar kilo y medio, y me quitó más todavía”.

“Regresé a la báscula y no quisieron perdonarme 50 gramos. Me metieron a un carro con cobertores, con calefacción, los puertorriqueños moviendo el carro, diciendo que me iban a matar... todo fue muy horrible”.

Pero recuerda Carlos que años después le llegó la revancha. “Ese día perdí y el público se enardeció de coraje, fue una gran decepción. Ellos (los mexicanos) querían que alguien le ganara, y cuando Salvador Sánchez le ganó a Wilfredo, la gente se volvió loca, fue un ídolo nato y neto. Recuerdo que cuando Salvador lo golpeó en el primer round y ya lo iba a noquear, yo gritaba, no lo noquees todavía, déjalo otro ratito, y como fue, porque le puso una zapatería como nadie se la dio”, agregó el ‘Cañas’.

Quien tiene un recuerdo más vívido y terrible de su incursión a Puerto Rico fue Lupe Pintor, quien fue noqueado en 1982 por Wilfredo, quien un año antes había sido noqueado por Sal Sánchez.

“Los puertorriqueños indiscutiblemente son grandes peleadores. Hay más en juego que un título; los puertorriqueños son gente de mucho valor, como los mexicanos, reconocidos por su entrega y pasión por este deporte. Y eso es lo que hacía interesante esto”, opinó don Lupe. “Wilfredo hizo el favor de noquearme'; fue el único que me noqueó efectivo en 14 asaltos. Pero no fue muy clara esa victoria, porque me tumbó con un golpe de foul, a él (Wilfredo) nada más le faltaba tirar patadas y eso al réferi le valía”.

“Wilfredo siempre fue un hombre muy protegido por su apoderado, Don King. Siempre manejaba bien a los jueces, en este caso al réferi. Y el réferi le dio la oportunidad de que me pegara en la nuca, me tumbó, me levanté aturdido y no puedo discutir, me noqueó”, finalizó.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: