Top de la pagina

Editorial

El Nuevo Dia Editorial de El Nuevo Día
    Facebook Twitter Digg Google Buzz
23 de noviembre de 2012

RESCATE ECONÓMICO CON PRUDENCIA FISCAL

La exigua actividad económica y el funesto cuadro fiscal que heredará la nueva administración, ponen de manifiesto una realidad sobre la cual llevamos advirtiendo a lo largo de este cuatrienio: que nuestra recuperación económica y fiscal es solo factible si es sostenida sobre una sólida base de iniciativas generadoras de empleo e inversión.

Han sido muchas las ronchas creadas por estas páginas editoriales por las posturas asumidas en materia fiscal y económica a lo largo de este cuatrienio, como nuestra advertencia de que la acumulación de un astronómico déficit de $33,678 millones advierte la eventual limitación en la inversión gubernamental en medulares aspectos sociales y económicos.

Nuestro consejo sobre la necesidad de balancear la estabilización de la situación fiscal del Gobierno con una agresiva ejecución a corto, mediano y largo plazos de un plan nacional de desarrollo socioeconómico sostenible, tampoco halló simpatía en las altas esferas gubernamentales.

Así que no nos sorprende que la data financiera y económica discutida en las vistas de transición presente un cuadro que dista mucho del reclamo oficial de que la fragilidad económica del País ha sido superada y ahora la economía está “fuerte, saludable, estable”.

Es inaudito hacer ese reclamo cuando el déficit presupuestario que recibirá el gobernador electo ronda los $1,104 millones, cuando la Junta de Planificación redujo sus proyecciones de crecimiento a 0.6%, cuando los ingresos del primer trimestre de este año fiscal reflejan una reducción de 5% comparado con el mismo periodo en el año anterior; y cuando las finanzas públicas están respaldadas en una exagerada proyección de recaudos del Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU). De igual forma, cuando el Banco Gubernamental de Fomento (BGF) refinanció $771 millones del servicio a la deuda porque no había dinero suficiente con qué pagar a los bonistas; cuando las exportaciones han bajado 13.7% en el año fiscal 2012, y cuando el futuro de la Reforma Contributiva es incierto porque los criterios para que la misma entre en vigor no se están logrando.

Todo esto derroca el mito de que Puerto Rico es un modelo para Estados Unidos y mundial de sanas políticas fiscales como reclama el gobernador Fortuño, y más cuando su comité de transición recomienda aguantar los pagos a los suplidores para cuadrar el presupuesto, un artificio que supuestamente se había eliminado del Gobierno.

En su defensa el gobernador Fortuño dice que el panorama fiscal que entrega a la nueva administración es menos grave que el que heredó en el 2009. Lo que no acaba de entender es que el resultado de la apuesta en la disciplina fiscal -que trajo la cruel Ley 7-, con ínfima actividad económica, -a pesar de los millones recibidos de ARRA y el impuesto a las corporaciones foráneas-, la Isla terminará este año fiscal en negativo por 13 año consecutivo con los mismos males estructurales que impiden nuestro crecimiento.

El cuadro sigue siendo crítico, pero es factible subsanar nuestra realidad fiscal y económica si el gobernador electo, y el equipo de trabajo, impulsan con igual sentido de urgencia estrategias para promover la actividad económica con medidas socialmente justas y de prudencia fiscal.

Este proceso requiere también unión de propósitos, esfuerzos y la colaboración de ciudadanos de todos los sectores participando activamente en la formulación e implementaciones de soluciones, con el Estado como gran facilitador.

Hoy, nos vemos llamados nuevamente a precisar que la reactivación económica no puede ser un apéndice secundario de la gestión gubernamental, sino el norte de la agenda, particularmente en lo que concierne a la creación de empleos e inversión.

  • 8Comentarios
  • Enviar
  •                       
  •                       
Cargando..
Jueves 31 de julio de 2014
80ºF El Clima El Clima
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: