Top de la pagina

Negocios

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
15 de noviembre de 2012
Negocios
 

Encaminada la APP aérea

La alianza público-privada del aeropuerto Luis Muñoz Marín podría ser un hecho el 12 de enero

 

Por Joanisabel González / joanisabel.gonzalez@elnuevodia

Ejecutivos del consorcio Aerostar Holdings se encuentran en la capital federal para continuar con los trámites regulatorios que les convertirían en operadores del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín.

La sesión de trabajo, de unos dos días de duración, con la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) supone la etapa final del proceso de evaluación de la dependencia federal y se produce al tiempo en que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos aprobó el lunes un pedido voluntario de la mexicana Aeropuertos del Sureste (ASUR) de examinar su sociedad con la firma estadounidense Highstar Capital, habida cuenta de que se trata de una empresa foránea que gestionará un activo público.

Asimismo, coincide con el respaldo público que dio el gobernador electo Alejandro García Padilla a la transacción, hecho que, de acuerdo con Agustín Arellano, principal oficial ejecutivo de Aerostar, abona favorablemente a la concreción de la transacción.

Según Arellano, si la FAA aprueba la transacción, esta se concretaría no más tarde del 12 de enero de 2013.

Y ahora, ello sucedería aun cuando “el entusiasmo” de la administración actual, que empujó la transacción, se ha desvanecido, supo este diario.

“La noticia de que el gobernador electo dijera que la transacción va para adelante es un gran impulso para la concreción adecuada del proyecto”, dijo Arellano, quien a preguntas de este diario prefirió elogiar tanto a la presente como a la entrante administración de gobierno.

“Trabajaremos con él (García Padilla) y su equipo. Es una decisión que da mucho crédito a la administración porque es un paso firme hacia la recuperación económica”, agregó el ingeniero.

El martes, García Padilla aseguró a El Nuevo Día que daría continuidad a la alianza público-privada (APP) del aeropuerto, ya que la anulación del contrato afectaría la credibilidad de Puerto Rico en la comunidad inversora.

Durante la pasada campaña eleccionaria, el también líder del Partido Popular Democrático (PPD), criticó severamente el modelo de APP, uno de los portaestandartes de la administración de Luis Fortuño, señalando que tales iniciativas solo debían utilizarse para el desarrollo de nueva infraestructura.

Las expresiones de García Padilla esta semana parecieron despejar las dudas en torno a la continuidad de la transacción que allegaría en principio unos $615 millones a las arcas públicas.

Opositores en las sombras

Empero, fuentes de este diario aseguraron a El Nuevo Día que diversos empresarios con intereses particulares en el aeropuerto internacional, cabilderos y políticos han tocado puertas tras bastidores en Washington D. C. para descarrilar la transacción.

En la lista de opositores figura la Asociación de Economistas de Puerto Rico, la concesionaria International Meal Company, la Hermandad de Empleados de Puertos, la Federación Americana de Empleados del Gobierno y el perito en aviación Harry Narváez Munet, pero también se han opuesto el próximo presidente de la Cámara baja, Jaime Perelló, y el representante Charlie Hernández.

Arellano dijo conocer de tales movidas, pero insistió en que estas responden a intereses particulares, y agregó que en el caso de la delegación popular, esperan aclarar todas las dudas vinculadas a la transacción.

“Ningún interés personal, comercial o político puede estar por encima del interés de Puerto Rico. Estamos conscientes de lo que está pasando, pero estamos dispuestos a contrarrestar ese interés particular”, indicó Arellano.

Si la FAA no aprueba la transacción, Puerto Rico no vendría obligado a compensar a Aerostar. En cambio, si la transacción fuera cancelada o revertida por el Gobierno, Puerto Rico estaría obligado a pagar al menos $8 millones en indemnización, según el contrato entre las partes.

Arellano, al igual que Emmett D. McCann, representante de Highstar ante el consorcio, parecieron no prestar mucha atención a dicha cláusula, pues insistieron en que la transacción continúa ganando el favor de diversas entidades, incluyendo la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés).

Dudas sobre la seguridad

En ese sentido, Arellano explicó que las reuniones con la TSA y con la FAA servirán para mejorar la seguridad en el aeropuerto Luis Muñoz Marín, y recordó que esas tareas continuarán en manos del Gobierno federal y local.

A preguntas de este diario en torno a las críticas que ha recibido ASUR en la prensa mexicana por la vulnerabilidad del aeropuerto internacional de Cancún a la actividad del narcotráfico, Arellano sostuvo que las tareas de seguridad y de combatir actividades ilícitas en México son responsabilidad del Gobierno. Y agregó que las intervenciones que se han hecho públicas en tiempo reciente en ese aeropuerto mexicano son fruto de un sistema de seguridad para combatir el crimen que están funcionando.

Entrevistas el mes entrante

De otra parte, Aerostar comenzará a entrevistar a empleados de la Autoridad de los Puertos en las próximas semanas. Agregó que esperan entrevistar a empleados desplazados familiarizados con el aeropuerto, como sería el caso de los empleados de American Eagle, quienes dejarán de laborar para la aerolínea el año entrante.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: