Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
27 de enero de 2013
Puerto Rico Hoy
 

En el aire el futuro de los concesionarios del LMM

Manifiestan sus temores ante la privatización

 

/ yrivas@elnuevodia.com

Por Yaritza Rivas

“Aquí no hubo navidades. Fueron flojísimas”.

Así describió ayer un vendedor de uno de los concesionarios de souvenires del aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín (LMM) la merma en ventas en uno de los carretones en el terminal C.

Edgardo Torres, vendedor en The Souvenir Place, expresó que el carretón, que lleva unos 15 años operando en el aeropuerto, se ha ido afectando desde la mudanza de Jet Blue.

Según él, “a duras penas” logran sacar la renta del mes, que son $1,500. Además, tiene muchas interrogantes sobre qué pasará con los negocios como en los que él trabaja.

“Antes éramos seis; ya solo quedamos dos”, dijo sobre las consecuencias de la salida de Jet Blue de esa área del aeropuerto.

Torres alegó que las ventas del puesto han bajado en un 80%.

Como él, muchos pequeños y medianos comerciantes han mostrado preocupación.

Víctor Ruiz, portavoz de los pequeños y medianos comerciantes en el aeropuerto, alegó que se mantienen en la incertidumbre luego de que se reunieran con Agustín Arellano, presidente de Aerostar Holdings, compañía que negocia con el Gobierno para operar el LMM.

Ruiz expresó que los comerciantes buscan un acuerdo para asegurar que con la privatización sus negocios no se afecten.

El portavoz indicó que de unos 40 negocios de este tipo –como carretones con souvenires y otros artículos– más de una docena están operando sin contrato.

“Estamos mes a mes”, dijo el portavoz, quien tiene un negocio de pizza en el terminal C.

Al comerciante le preocupan los términos de una renovación de contrato con Aerostar e instó al Gobierno a ser activo en salvar los empleos de los pequeños y medianos comerciantes.

Enid Monge, presidenta del Centro Unido de Detallistas (CUD), especificó que la reunión con el presidente de Aerostar se concentró en exponer tres puntos.

El primero fue que los contratos sean de más de tres años y bajo condiciones adecuadas para los pequeños comerciantes.

El segundo expone que los comerciantes se ubiquen en lugares donde no se vean lastimados por los cambios que puedan surgir.

“Hay que garantizarles que tengan tráfico y flujo de personas para sostener los comercios que llevan operando muchos años”, dijo Monge.

La presidenta del CUD dijo que el último punto que se expuso al presidente de Aerostar se enfocó en que no hubiese un alza en los cánones de arrendamiento, o al menos que se haga de forma escalonada, de haber un aumento.

En el tintero

El presidente de Aerostar expresó por su parte que estas peticiones serán evaluadas.

“Me pareció una reunión buena. Tenía la intención de que yo platicara con la presidenta y algunos miembros del CUD, a quienes expresé la mejor voluntad para continuar trabajando en favor de los pequeños y medianos comerciantes”, dijo Arellano en entrevista con El Nuevo Día.

Según él, Aerostar tiene varias prioridades, y la primera es lograr las negociaciones con la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés).

Arellano mencionó que va a tener una semana de negociaciones y que espera reunirse con los comerciantes en dos semanas.

“No hay que temer”, dijo. “Si no se tuviera la intención de renovar los contratos, se les hubiera notificado”.

Aseguró que todas las peticiones serán evaluadas.

“Prometí que las vamos a ver cada una de ellas y a responder cuidadosamente, dando apoyo a los medianos y pequeños comerciantes”, dijo Arellano.

Expuso que no han hecho acuerdos porque quieren llegar primero a un buen término antes de comprometerse con los comerciantes. Por eso espera reunirse el próximo lunes o martes con la presidenta del CUD.

Niega que se pierdan plazas

Por otra parte, Arellano negó que centralizar los puntos de cotejo como parte de la remodelación que planean para el aeropuerto signifique que se perderán empleos.

El líder de la Federación Americana de Empleados de Gobierno expresó esta semana que la privatización del aeropuerto ponía en riesgo el empleo de unos 200 empleados.

Pero Arellano especificó que, aunque el plan reduciría los puestos de cotejo –de cinco que hay actualmente a dos al final de la remodelación– habría más líneas de inspección. Estima que podrían ser hasta 18 las líneas de inspección por puesto de cotejo.

“No hay intención de reducir el número de puestos. Al contrario, se trata de concentrar los recursos humanos en dos áreas para ser más eficientes en el paso de las personas a través de los sitios de seguridad”, dijo Arellano.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: