Top de la pagina

Estilos de vida

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
24 de marzo de 2013
Mi bienestar
 

Enfrentando retos

Para educar sobre daño cerebral y sus facetas, la Fundación Luis Salazar Geigel brindará una conferencia educativa

 

Por Ileana Delgado Castro / ileana.delgado@gfrmedia.com

Hace cuatro años, cuando Luis Salazar Geigel estaba postrado en una cama en el Centro Médico, luego de un aparatoso accidente que le causó daño al tallo cerebral, anhelaba que entrara alguien a su habitación y le dijera: “Yo estuve como tú pero mira que bien estoy ahora”.

Eso nunca pasó. En contraste, lo único que escuchaba del neurólogo que lo atendía era que estaba mejorando y que no se preocupara.

“Pero eso no me ayudaba. Yo estaba allí acostado sin poder moverme y lo que quería era saber si alguien había podido salir adelante; quería saber si lo que tenía iba a ser permanente o no”, rememora Salazar de 38 años, hijo menor de Alfredo Salazar, el excandidato a la Comisaría Residente por el Partido Popular Democrático en las elecciones de 2008.

Así que tan pronto pudo, el joven creó un grupo de apoyo para compartir experiencias y para que los que están pasando por lo mismo “vean que se puede mejorar”.

“Ahora voy al Centro Médico a ver pacientes que han salido del coma y les digo lo que yo quería oír en aquel momento”, agrega, mientras resalta que no es una falsa esperanza, que se puede lograr y que él es un ejemplo de eso.

Después de su accidente, Salazar estuvo en estado de coma por 15 días. Además de múltiples fracturas, también fue diagnosticado con una lesión cerebral que amenazaba con dejarlo postrado en cama por el resto de su vida. Afortunadamente no fue así. Pero el daño a un área del cerebro, el tallo cerebral, le ha dejado algunas secuelas en el habla y en el la parte derecha de su cuerpo.

“Tengo una lesión en el tallo del cerebro, un área muy sensitiva y tengo problemas con el tragado y el habla. Si ves una radiografía de mi cerebro, hay un pequeño hilito blanco; fueron las neuronas que murieron con el accidente y es lo que me causa espasticidad (músculos tensos y rígidos, afección puede interferir con la actividad de caminar, el movimiento o el habla)”, explica Salazar.

Sin embargo, eso no lo ha detenido. Tras múltiples cirugías y tratamientos, logró ponerse en pie, caminar y conversar sin problemas, aunque se nota cierta dificultad en algunos momentos. Pero la energía y el entusiasmo con que se comunica hacen olvidar cualquier contratiempo cuando conversa.

“No podemos cambiar nuestro pasado pero podemos hacer algo en el presente para construir un nuevo futuro”, afirma convencido Salazar, quien cree firmemente que con el apoyo de necesario y motivación, todo se puede logar.

Apoyo a los pacientes

En ese sentido, acepta que la vida le ha cambiado. Pero la forma en que lo dice, con una gran sonrisa, denota que le gusta el giro que ha tomado.

“Ahora estoy ayudando a personas que han pasado por lo mismo. Ahora soy consciente del sufrimiento del otro y de sus preocupaciones. Por eso creo que lo que muchos pacientes necesitan es un poco de ayuda y de apoyo”, afirma Salazar.

Precisamente, con eso en mente hace dos años creó la Fundación Luis Salazar Geigel (LSG), una organización sin fines de lucro que apoya a las personas que requieren un cambio de vida después de sufrir un daño cerebral.

“Ahora estoy concentrado en la Fundación y en los grupos de apoyo. Me encanta lo que hago y ni siquiera me planteo en volver a hacer lo que hacía antes. Ahora lo que es necesario es seguir ayudando”, afirma convencido, mientras resalta la importancia de también apoyar a los cuidadores debido a todo el estrés y tensiones por el que pasan mientras atienden a sus seres queridos.

Para él es evidente que hay una enorme falta de información cuando se trata de lesiones en el cerebro. Por esa razón fue que decidió organizar la conferencia “Daño cerebral: de la prevención a la rehabilitación”, que se llevará a cabo el 13 de abril en el hotel Courtyard Marriott de Isla Verde, donde neurólogos, fisiatras y terapeutas ofrecerán un día completo de seminarios.

“Es que si uno no entiende cómo funciona el cerebro imagínate cómo te afecta desde el punto de vista de la incertidumbre y la ansiedad”, agrega.

De hecho, en los últimos dos años se ha dedicado a llevar profesionales de la salud a las reuniones del grupo de apoyo que también organizó, como una forma de educar, apoyar y motivar a las personas que han sufrido algún tipo de daño cerebral.

“El desconocimiento causa mucha tensión. Por eso quise hacer esta conferencia, para que los profesionales que participan expliquen de forma sencilla que si tienes afectada esta área es debido a esto, pero puedes hacer esto otro, que tienes estas alternativas. El propósito es orientar para que las personas bajen el nivel de ansiedad y conozcan las opciones para mejorar”, insiste Salazar.

A él, por ejemplo, le ha ayudado mucho hacer ejercicios de rehabilitación. Pero asegura que se deben hacer todos los días y, si es posible, ocho horas al día.

“Cuando tienes una lesión cerebral, lo único que te va a ayudar a mejorar es eso, el ejercicio y el movimiento. Si lo dejas de hacer, se chavó la cosa”, dice en tono jocoso.

Sin embargo, resalta que una de las dificultades es conseguir a un terapista que te ayude durante ese tiempo. Además del costo que supone, las aseguradoras solo cubren una hora al día, tres veces en semana y el resto del tiempo lo tiene que hacer el paciente por su cuenta. Algo que para muchos es difícil. Aun así, él insiste en la importancia de hacerlo para tener una mejor calidad de vida.

“Al principio es difícil y complicado, pero no se debe tirar la toalla, hay que seguir porque si no lo haces te vas a chavar. Es lo que hago diariamente desde hace cuatro años”, afirma Salazar, mientras resalta que espera que en un futuro su Fundación sea la que represente a todas las personas con algún tipo de daño cerebral y que todos puedan tener terapias efectivas.

Lesión cerebral

Una lesión cerebral adquirida ocurre cuando un trauma repentino causa daño al cerebro. Este puede ser focal, limitado a un lugar específico del cerebro o involucrar a más de un área.

Ese traumatismo puede resultar a causa de accidentes cerebrovasculares (ACV) o traumatismos craneoencefálicos (TCE).

Los ACV son también conocidos como ictus. Se tratan de cuadros clínicos generados por la interrupción, más o menos repentina, del flujo sanguíneo en una región del cerebro. Ello da lugar a una isquemia y a una pérdida de la función de la que es responsable esa área del cerebro.

Mientras que las lesiones más comunes de los TCE son causadas por contusiones por golpe y contragolpe. Este conjunto de lesiones suele verse acompañado en las fases iniciales por la formación de importante edema cerebral y la consecuente pérdida de conciencia o “coma”. La profundidad de la pérdida de conciencia y la duración de la misma son dos de los marcadores principales para establecer la severidad del daño cerebral.

Normalmente, la lesión causa un cambio de la actividad neuronal y afecta a una o más áreas, incluida la cognición, comunicación verbal, memoria, atención y concentración, razonamiento, pensamiento abstracto, funciones físicas, comportamiento psicosocial y procesamiento de la información.

Fuente: Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS por sus siglas en ingles -www.ninds.nih.gov)

Conferencia educativa

Con el propósito de educar sobre daño cerebral y sus diversas facetas, la Fundación Luis Salazar Geigel (LSG) ofrecerá a la “Primera Conferencia Anual de Daño Cerebral”, el sábado 13 de abril, de 8:00 a. m. a 4:00 p. m. en el Courtyard Marriott Isla Verde Beach Resort. La actividad tiene un costo de $29.50 e incluye desayuno y almuerzo.

Durante el evento se ofrecerán seis seminario educativos dirigido a personas que han sufrido daño cerebral así como para cuidadores y familiares. Entre los temas, se discutirá sobre la neuroplasticidad y las complejidades del cerebro; la rigidez muscular y lo que se puede hacer; rehabilitación neurocognitiva; rehabilitación en el agua; deficiencias motoras; y del silencio a la comunicación.

Grupo de apoyo

Según Luis Salazar, está dirigido a pacientes y sus cuidadores de traumas cerebrales, accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales, enfermedades infecciosas, anoxia cerebral, esclerosis múltiples. El grupo se reune el último sábado de cada mes a las 3:00 p. m. en la Parroquia Stella Maris, calle Cervantes # 69, en Condado. Más información en el 77-723-2240 y 787-723-3559

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: