Top de la pagina

Negocios

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
6 de abril de 2012
Negocios
 

En peligro la pesca en Puerto Rico

Imponen límites de pesca para aumentar la reproducción de varias especies

 
 (El Nuevo Día / Ángel M. Rivera)

Por Andrea Martínez / amartinez@elnuevodia.com

Aunque el 90% del pescado que se consume en Puerto Rico es importado, la sobrepesca de especies como el chillo, la langosta y ciertas clases de mero llevaron al Gobierno federal a limitar la cantidad de peces que se pueden capturar cada año en las aguas bajo su jurisdicción.

Estas restricciones del Registro Federal (Federal Register) entraron en vigor el pasado 30 de enero y es la primera vez que son establecidas en la Isla.

Según el doctor Miguel García, director del Negociado de Pesca y Vida Silvestre del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), en Puerto Rico hay 1,183 pescadores registrados, con licencia de pescador comercial, y la mitad de estos se verán afectados por los nuevos límites ya que pescan en aguas bajo jurisdicción federal.

El Servicio Nacional de Pesca Marina concluyó, en una publicación del Registro federal, que en Puerto Rico se afectarían con estas normas 644 pequeños negocios de pescadores.

Los pescadores comerciales en Puerto Rico informaron que atraparon dos millones de libras de pescado el año pasado, por lo que, según García, el impacto a la economía de la venta directa de esta industria es de unos $6 millones, sin considerar la reventa de los pescados en restaurantes o establecimientos.

Según el DRNA, en Puerto Rico tan solo el 10% del pescado que se consume es de pesca local.

Critican la limitación

Cirilo Tirado, senador por acumulación por el Partido Popular Democrático (PPD), criticó los nuevos límites de pesca, con el argumento de que en Puerto Rico no existe un inventario real del recurso pesca que permita imponer límites apoyados con datos científicos.

Con los nuevos límites de captura, sostuvo el legislador, se siguen cerrando las opciones de negocio de los pescadores.

“A los pescadores los han dejado solos sobre dónde moverse, les siguen cerrando el terreno y siguen trayendo pescado importado, cerrando así la capacidad de los pescadores de hacer negocios”, añadió Tirado.

Las nuevas cuotas

Según Graciela García Moliner, del organismo federal Caribbean Fishery Management Control (CFMC), las vedas y prohibiciones de pesca (como la que inició en enero) se basan en los reportes de pesca que dan los pescadores al DRNA.

“Es la primera vez que se usa este tipo de cuota”, indicó la funcionaria.

A modo de ejemplo, García Moliner mencionó que los límites anuales de pesca impuestos a la langosta, el chillo y el mero serán de 327,920, 284,685 y 177,513 libras al año, respectivamente.

Para al grupo que contiene al sama, pargo y perro cubero, se estableció un límite total de 373,295 libras anuales.

Indicó que una vez se alcance el límite de pesca se emitirán boletines para avisar a los pescadores que en lo sucesivo no se podrá capturar la referida especie hasta el siguiente año.

Adicional a los límites totales de pesca, la científica de CFMC manifestó que ya existen vedas, tanto estatales como federales, dirigidas a la protección de las épocas reproductivas de las especies. “Si se cumple con eso, debe haber más juveniles y se aumenta la población”, dijo.

Reaccionan pescadores

Aunque la funcionaria federal atribuyó la baja poblacional de peces a la sobrepesca, pescadores indicaron que hay factores de mayor peso como la sedimentación y la contaminación.

Carlos Velázquez, de la Asociación de Pescadores Unidos de Playa Húcares en Naguabo, dijo que “no se puede echar la culpa a los pescadores o a la sobrepesca de que los peces hayan emigrado de la costa”.

Aseguró que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados, la sedimentación, las barcazas petroleras que arrasan el fondo marino y los contaminantes son la razón principal de la baja en el número de peces en la zona.

Mientras, Félix Laboy, de la Asociación de Pescadores Coral Marine en Arroyo, opinó que “se toman las decisiones desde un escritorio. ¿Quién se zumbó a las profundidades para sacar un chillo y luego decidir ponerle una veda? Me gustaría que los que ponen las reglamentaciones y las vedas vengan acá cuando el mar está malo”.

La pesca recreacional

Además de los pescadores comerciales, el licenciado Juan Manuel Cordero, portavoz del DRNA , dijo al Senado hace un año que existen en la Isla entre 150,000 y 200,000 pescadores recreativos marinos, que operan sin ninguna reglamentación.

Para algunos pescadores entrevistados y para el senador Tirado, este sector abona al problema de sobrepesca en la Isla sin que las autoridades tomen ación.

“La pesca deportiva o recreativa agota los recursos (peces), pero los Vigilantes no se meten con ellos porque tienen lanchas grandes y muchos recursos económicos”.

A fines de 2012 se implementarán en Puerto Rico las primeras reglas que aplicarán a la pesca recreativa en aguas estatales, indicó el doctor García.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: