Top de la pagina

Noticias

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
10 de septiembre de 2013
7:09 p.m. Modificado: 7:28 p.m. Seguridad
 

Enseñan en sala fotos de sangre encontrada en guagua de Roberto Quiñones

Policía testifica en caso por la desaparición y presunta muerte de Yexeira Torres

 

Por Melisa Ortega Marrero / melisa.ortega@gfrmedia.com

Un análisis químico dejó al descubierto “aparentes manchas de sangre” en varias áreas de la guagua Ford Econoline, del expolicía Roberto Quiñones Rivera, explicó la agente Lorimel Aquino, quien declaró este martes en la continuación de la vista de supresión de evidencia en el caso por la desaparición y presunta muerte de la bailarina Yexeira Torres Pacheco.

La policía Aquino, adscrita al Cuerpo de Investigaciones Criminales (CIC), precisó que en la tarde del 10 de noviembre de 2011, se presentaron a la Comandancia de Carolina, varios oficiales de la academia de la Policía y de la División de Vehículos Hurtados para efectuar análisis en el vehículo de Quiñones Rivera.

Relató que la oficial Marjorie Ortiz, de Servicios Técnicos, tomó fotografías del interior y exterior de la guagua. Posteriormente, los agentes comenzaron a sacar los artículos que había en el interior.

Según Aquino, en la cabina encontraron, entre otras cosas, una maleta rosa con ropa de hombre y un reloj de mujer en su interior, un nivel amarillo con una inscripción que leía “Robert”, un envase de gasolina y un toldo, una identificación de Yexeira, el pasaporte de Quiñones Rivera, unos boletos de la línea Copa Airlines, la cartera del acusado, el certificado de nacimiento del expolicía, y dos contratos de arrendamiento de los almacenes Caribbean Self-Storage.

La testigo de cargo explicó que agentes de Vehículos Hurtados también estaban presentes, pues “yo solicité que pasaran por el lugar porque me había percatado de un marbete que parecía ser falso”. Sostuvo que le parecieron sospechosos los colores y la imagen distorsionada del sello.

El marbete fue ocupado por el agente Dennis Rivera, quien lo llevó al Departamento de Transportación y Obras Públicas, donde se certificó su ilegitimidad, señaló la oficial.

Imágenes de la sangre

Durante el testimonio de Aquino se presentaron fotografías de las supuestas manchas de sangre que se observaban a simple vista en el asiento del pasajero y en el nivel color amarillo.

Aquino declaró que los técnicos de la academia policial analizaron las manchas con un químico, lo cual arrojó que se trataba de sangre. También efectuaron un segundo análisis con el químico “Bluestar”, el cual reflejó presencia de rastros de sangre no percibidos a simple vista.

Este último análisis con “Bluestar” provocó una “químico-luminiscencia” en ciertas áreas ensangrentadas, como el cabezal y espaldar del asiento del pasajero y la cabina, lo cual quedó capturado en fotografías que también fueron presentadas durante la vista de supresión de evidencia.

Una de las fotos mostraba una mancha que, según estimó la agente, medía unos 2 pies de ancho y 3 de largo en la cabina de la guagua.

Aquino explicó que durante ese registro, el agente Noel Colón levantó 12 piezas de evidencia, entre ellas muestras de cabello, las que fueron entregadas posteriormente al Instituto de Ciencias Forenses (ICF) para los análisis serológicos y de DNA pertinentes.

“Ante el hallazgo de las aparentes manchas de sangre en la guagua, decidí que necesitaba cualquier material de ADN de Yexeira”, expresó Aquino, por lo que se comunicó en la noche Víctor Torres, padre de la joven desaparecida, para que “estuviera con nosotros y nos autorizara a entrar a la residencia” en Villa Carolina, la que compartía con Quiñones Rivera.

Durante ese segundo registro en la vivienda –el primero fue el 7 de noviembre de 2011- , ocuparon dos cepillos de cabello, el cepillo de dientes y una navaja de Yexeira en busca de material genético.

Indicó que mientras hacía esa búsqueda observó la cartera de Yexeira en una de las habitaciones. En su interior, precisó, encontraron sus tarjetas de crédito, su licencia de conducir, su pasaporte y varios recibos.

“Una persona que desaparece voluntariamente no deja esos documentos”, sostuvo Aquino.

El 11 de noviembre de 2011, narró la agente, solicitó dos órdenes de registro y allanamiento para los almacenes de Caribbean Self-Storage, en Carolina, las cuales fueron concedidas.

Ambas órdenes fueron diligenciadas en el espacio “4814” -donde se encontraron ropa zapatos, una lavadora-secadora, una colcha y varias figuras de santos- y en el “2225”, donde hallaron instrumentos de tapicería, ropa, abanicos, un microondas, una silla y una escalera, precisó la agente investigadora.

El descubrimiento, a juicio de la testigo, “corrobora que Roberto Quiñones mudó sus cosas desde el 26 de octubre de 2011”. Fue en esa fecha cuando el acusado suscribió el primer contrato de arrendamiento en los almacenes.

La defensa del acusado, integrada por Jorge Gordon Menéndez y Orlando Cameron Gordon, busca suprimir la evidencia ocupada en la residencia que compartían Yexeira y el acusado en Villa Carolina y la guagua, pues no medió una orden judicial.

Según Aquino, el 14 de noviembre de 2011, se llevó la evidencia ocupada en la guagua al ICF y al día siguiente, se sometieron los cargos en ausencia contra Quiñones Rivera por apropiación ilegal y falsificación de documentos con relación al marbete falso y a un chaleco de la Policía encontrado en uno de los almacenes.

El testimonio de la agente Aquino continuará este jueves a la 1:30 p.m.

Tags
Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: