Top de la pagina

Entretenimiento

    Facebook Twitter Digg Google Buzz
5 de febrero de 2013
Cultura
 

Entre aniversarios

Este año el Festival Casals se inserta en las festividades mundiales en honor a los compositores Wagner y Verdi

 

Por Tatiana Pérez Rivera / tperez@elnuevodia.com

Ambos fueron agentes de cambio en el entorno musical. Y el calendario, que todo lo consigna, anuncia que se cumplen 200 años de sus respectivos natalicios. Por eso el mundo musical afina repertorios de Richard Wagner y Giuseppe Verdi para sazonar sus puestas musicales en los siguientes doce meses.

El Festival Casals se insertó en la ola. Su edición 2013 cuenta con repertorio que celebra el legado musical de ambos personajes.

“Creo que tenemos un festival mucho más completo, con una oferta mayor y más variada”, indica su organizador Maximiano Valdés, que a su vez es director titular de la Orquesta Sinfónica de Puerto Rico.

El maestro Valdés destaca que el mundo musical aplaude a ambos artistas, cuyas ejecutorias marcaron “un fin y un comienzo en la historia de la música”.

“No de forma voluntaria, pero Verdi se convirtió en un referente político libertario en su época en Italia. Recordemos que ese país estaba invadido por los austriacos, así que sus primeras óperas fueron símbolos nacionales porque reivindicaban la italianidad en el discurso musical. Su música acabó cien años de tradición musical”, puntualizó.

De Wagner señala que vivió en un ambiente “más culto, más complejo y elaborado” que el que vivió Verdi.

“Llegó a ser el súmmum de la expresión musical”, subraya sobre Wagner, compositor alemán que además fue director de orquesta, poeta y teórico musical. “Era considerado un personaje revolucionario. Representa la culminación de todo un proceso en el campo teórico musical que se expande con el romanticismo y concluye con él”.

“Son dos figuras demasiado grandes como para no dedicarles dos obras importantes”, insiste el titular de nuestra Sinfónica.

Y serán atendidos con cariño.

Doce eventos

El concierto que estrena la docena de eventos que conforman el programa de este año del Festival Casals incluirá el acto 2 de la ópera Tristán e Isolda, que para muchos es el hito que marca el inicio de la música académica contemporánea.

“Esta es una de las piezas más queridas por los músicos y más perfecta desde el punto de vista de la armonía”, señala.

El fin de fiesta prestará atención a otro de los homenajeados. La afamada soprano Ana María Martínez pondrá su voz al Réquiem de Verdi.

“Es la gran pieza religiosa por excelencia”, opina Valdés, “posee toda la belleza del repertorio verdiano. El Réquiem aborda el pánico por la muerte y este hilo finísimo de esperanza de que no sea el fin definitivo, por tanto se escucha la oración fervorosa de la orquesta y el coro de hacer posible la esperanza”.

Traer a la Isla artistas que aporten algo dentro de la tradición musical es una de sus metas. La visita del pianista Rudolf Buchbinder para tocar Beethoven “fue un desafío” por su complicada agenda.

Valdés resalta los opuestos en el programa: desde el Ballet Austin y su versión de La consagración de la primavera hasta el “flamenco crudo” de la Fundación Cristina Heeren de Arte Flamenco, desde el Cuarteto Takacs hasta el joven Elements Piano.

Una Sinfonieta nace –con músicos de la Sinfónica y alumnos del Conservatorio para atraer nuevas audiencias– y dos piezas de autores boricuas, La garita del diablo, de Ernesto Cordero, y Cuentos de Guamaní, de Rafael Aponte Ledée, serán estrenadas en sendos conciertos.

Además, dos directores nos visitarán, Yaron Traub y John Neschling, para explorar el sonido de nuestra Orquesta.

La fiesta musical está en su punto.

Cargando..
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Conectar con Facebook
Primer paso:
Primer paso:
Primer paso: