El laureado cineasta Oliver Stone tuvo hoy su primer encuentro público en Puerto Rico y confesó que para los años 50 estuvo fascinado con los encantos de las mujeres boricuas.

También admitió que "las palabras malas me parecen interesantes" en el español.

Esta tarde, el millonario director y productor participó de un conversatorio frente a alumnos en el Teatro del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico. Estuvo acompañado por el actor Benicio del Toro como parte de la serie CineMAPR, que el boricua organiza junto al Museo de Arte de Puerto Rico.

Stone reflexionó sobre su experiencia en la Guerra de Vietnam, la violencia gráfica de sus películas y su trabajo de inclinación documental.

"Mi carrera fílmica es sobre descubrimiento", dijo quien subrayó que la televisión "muestra mucha basura" para vender.

Sobre Benicio, Stone enfatizó que es una de las pocas personas interesantes con las que se puede sentar a conversar en Hollywood.