Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

“Uno es feliz cuando se da cuenta de que todo lo positivo y negativo depende de uno”

Félix Cordero

Todos aquellos a quienes su lente captó y los que le conocieron en vida están de luto tras el deceso ayer del fotógrafo puertorriqueño Félix Cordero.

Cordero fue diagnosticado con cáncer y desde agosto estuvo hospitalizado en el Centro Médico. Ayer en la mañana, acompañado de sus familiares, falleció en la residencia de su hija Dálix Cordero, en Bayamón.

“Fue un gran fotógrafo, tanto en el fotoperiodismo como en la fotografía comercial y artística. Pero para muchos fue además un excelente amigo. Perdemos a uno de los grandes en este mundo”, expresó ayer el presidente de la Asociación de Fotoperiodistas de Puerto Rico (AFPR), Luis Rolón.

La actividad de recaudación de fondos, pautada para el 8 de octubre en el Taller de Fotoperiodismo en Puerta de Tierra, continúa en agenda. “Habíamos preparado esa actividad y se va a llevar a cabo, porque a Cordero le sobreviven tres hijos adolescentes y para ellos lo estamos celebrando”, dijo Rolón.

Durante el evento, “Unidos por Félix”, habrá una venta y exhibición de trabajos realizados por el fotógrafo cuya carrera profesional abarca más de dos décadas. El costo del boleto, que además formará parte de la rifa de una obra de Cordero, será de $15. La cita será a las 6:30 p.m.

Las múltiples muestras de cariño hacia el fotógrafo fueron evidentes a través del grupo Amigos de Félix Cordero que se abrió en la red social cibernética Facebook. “Félix... colega, amigo, mentor y miles de fotos más. Me quedaré esperando el ‘portrait’ de Papa Dios... Envíalo cuando tengas ‘break’...”, escribió su colega Salvi Colom.

Cordero nació en Cayey el 27 de noviembre de 1958 y obtuvo un grado asociado en Tecnología Educativa en la Interamericana de Bayamón.

“Fue uno de los fotógrafos más completos que tuvo el país. Dominaba todas las áreas”, destacó su amigo, el fotógrafo Miguel Maldonado.

Según relató Maldonado, fueron muchos los logros que su compadre alcanzó a lo largo de su carrera. Entre otras cosas, realizó una serie de exposiciones y, en el 2001, fundó el grupo de trabajo Taller Cangriman, “un espacio dedicado al diálogo y a la expresión creativa de jóvenes y adultos interesados en la comunicación artística”.

Los detalles sobre su funeral se darán a conocer más adelante. Para más información sobre la actividad de la AFPR, llame al (787) 725-7196.


💬Ver 0 comentarios