Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Ética Gubernamental investiga al CBA de Santurce (horizontal-x3)
Considerado uno de los escenarios principales del país, el Centro de Bellas Artes de Santurce ha sufrido continuos recortes de presupuesto. (Archivo/GFR Media)

Una serie de acuerdos colaborativos o “intercambios” iniciados por el exgerente general del Centro de Bellas Artes en Santurce (CBA) con varios productores pudiera implicar unas violaciones a la Ley de Ética Gubernamental y a las propias Normas de Conducta y Ética de la corporación.

El primero de estos acuerdos firmados por el doctor Ricardo Cobián, con fecha del 3 de mayo de 2016, establece que el señor Lino Hernández (LHV Inc., HNC Econo Lares, Utuado, Cabo Rojo) sería el auspiciador único del Proyecto de Muebles para el vestíbulo principal del CBA.

Tales muebles fueron comisionados por el CBA a la Escuela de Artes Plásticas a un costo de $24,968.24, cantidad que Hernández pagaría en dos plazos directamente a la Escuela de Artes Plásticas.

A cambio de esta “generosa contribución” -según descrita en la carta que sella el acuerdo- el CBA se comprometió con los siguientes beneficios: reconocimiento de su nombre y patrocinio en una placa ubicada permanentemente en el vestíbulo del CBA; una producción libre de alquiler en la Sala René Marqués y dos producciones por año por dos años en la Sala Carlos Marichal, libre de costo de alquiler. Ambas por un máximo de tres funciones; uso del Red Carpet Suite (área VIP) libre de costo para dos eventos durante un año; publicidad en las 10 puertas de entrada del CBA, para una producción por un año; logo de su empresa o anuncio de su producción en la página del CBA por seis meses; y estacionamiento en área VIP por un auto para cinco eventos durante un año.

Estos beneficios tienen un valor aproximado de $30,000, es decir, cerca de $5,000 por encima de la aportación del productor.

Lee el documento del acuerdo

(Luis Alcalá del Olmo)

Un segundo acuerdo de “intercambio y colaboración” con Hernández tuvo que ver con el viaje realizado por la producción de la obra “Hay motín compañeras” al Festival de Teatro de Internacional de Santo Domingo entre el 16 y 21 de junio de 2016.

Hernández aportó $10,000 –y posteriormente cerca de $728 adicionales- para cubrir los gastos de pasajes, viáticos y honorarios del equipo de producción.

A cambio, el productor recibió “un paquete de beneficios”, cuyo valor aproximado es $18,000.

Los términos del acuerdo fueron: Una producción libre de costo de alquiler en la Sala René Marqués y una producción por año por un año en la Sala Carlos Marichal, libre de costo de alquiler, ambas por un máximo de tres funciones; uso del Red Carpet Suite libre de costo para un evento durante un año; publicidad en las 10 puertas del CBA, para una producción; logo de su empresa o anuncio de su producción en la página del CBA por tres meses, y estacionamiento en área VIP por un auto para un evento durante un año.

Mira el acuerdo

El Nuevo Día indagó con la gerente general interina, Idalia Martínez -quien fue directora de Recursos Humanos durante la incumbencia de Cobián– sobre si estas contribuciones de Hernández habían sido voluntarias o si hubo algún tipo de convocatoria para los productores y ésta respondió que los acuerdos “se hicieron bajo la dirección del pasado gerente general, el señor Ricardo Cobián, por lo que desconozco cuál fue el mecanismo utilizado”.

No obstante, Martínez dijo que este tipo de “intercambio” se realizaba y que, inclusive, ella tiene uno vigente con los productores Raymond Gerena y Ulises Rodríguez. 

Este acuerdo -similar a uno que firmó Cobián en junio de 2016- supone que Casa Productora, Teatro Caribeño y Momura PR, Inc., aportará 2,500 vasos con el logo del CBA; dos “stand banners” para promocionar los vasos y la promoción de los vasos en los medios de comunicación.

A cambio, el CBA se comprometió con lo siguiente: Concede a Momura PR, Inc.,, el uso de la Sala de Festivales Antonio Paoli, libre de costo para la presentación de “Rosana: En memoria de la piel”; concede a Teatro Caribeño, Inc., el uso de la Sala René Marqués con un 50% de descuento en el canon de arrendamiento para la presentación de “Sinvergüenza” los días 26 y 27 de mayo, y el 2 y 3 de junio de 2017; publicidad en las puertas del vestíbulo del CBA por un mes; concede a Teatro Caribeño Inc., el uso de la Sala René Marqués, libre de costo, para la presentación de “Simplemente ellas”, los días 25 al 27 de agosto, y del 1 al 3 de septiembre, más publicidad en las puertas del CBA por un mes; concede a Casa Productora, Inc., el uso de la Sala de Teatro René Marqués, libre de costo, para la presentación de “El padre de la novia”, del 6 al 8 y del 13 al 15 de octubre de 2017, y publicidad en las puertas del vestíbulo por un mes.

El valor de estos acuerdos no está detallado en las comunicaciones entre la gerencia del CBA y los productores.

Lee el documento

Ética inicia investigación

Las Normas de Conducta y Ética de los Empleados de la Corporación del Centro de Bellas Artes cita el artículo 4.2 de la Ley de Ética Gubernamental, el cual plantea que un servidor público no puede solicitar un beneficio para su agencia, directa o indirectamente, de una persona privada, negocio o entidad pública reglamentada o contratada para ésta, o que realiza actos conducentes a obtener contrato.

Igualmente bajo las Normas de Comportamiento Ético del CBA se prohíbe solicitar o aceptar retribuciones del público, de los productores, los suplidores, o de terceras personas tales como dinero en efectivo, regalos o favores a cambio de privilegios o servicios y en el uso de las facilidades.

A partir de la información sobre los acuerdos contraídos, El Nuevo Día consultó a la Oficina de Ética Gubernamental (OEG)para corroborar la legalidad de los mismos, y la respuesta por parte de la asesora ejecutiva, Jennifer Rodríguez Ayala, fue, primeramente, establecer que esa oficina tiene jurisdicción sobre los servidores públicos del CBA.

Seguido expuso que “el asunto que trae ante la consideración de la OEG ha sido evaluado y acogido por el Área de Investigaciones y Procesamiento Administrativo de nuestra oficina, por lo que se ha iniciado una investigación”.

Detalló que “el proceso que activa una investigación en la OEG comienza cuando advenimos en conocimiento de una información que potencialmente podría ser violatoria de la Ley de Ética”.

Reacciona Ricardo Cobián

El doctor Cobián explicó a El Nuevo Día que los acuerdos contraídos fueron de conocimiento de la Junta de Directores del CBA y que nunca recibió ningún comentario u observación que apuntara a alguna ilegalidad.

Detalló que el acuerdo con Gerena y Rodríguez sobre los vasos plásticos con tapa, que pueden llevarse a la sala de teatro, fue una propuesta que ellos le presentaron, la cual él acogió como una manera de incentivar las ventas de bebidas y “hubo un incremento significativo”.

Con relación al pago de los muebles por parte de Hernández indicó que se trata de “uno de los pocos mecenas” que quedan en el país y se le acercó con la necesidad de cambiar los muebles del vestíbulo.

“Yo estaba buscando una persona que estuviera en la disponibilidad y que tuviera los recursos económicos para poder cambiar los muebles del vestíbulo, que eso ya no aguantaba más, y yo no iba a invertir en muebles”, dijo vía telefónica el exgerente general del CBA.

Tras una convocatoria de diseño en la Escuela de Artes Plásticas se hizo una selección y llegó a un acuerdo de intercambio con Hernández, en el que “se le adjudicó un valor a esas cosas equivalente a la aportación que estaba haciendo en dinero”.

Reconoció que “no hice una convocatoria pública para eso, (porque) no creí que fuera necesaria persé, pero sí pudo haber habido una convocatoria pública”.

Sobre lo expuesto en la Ley de Ética Gubernamental y las Normas de Conducta Ética del CBA, Cobián reaccionó sorprendido y entendiendo que “tal como está redactada la ley, lo que va es dirigida a que esto no sirva para beneficio de una persona, y no en un intercambio legítimo de un patrocinio cultural”.

Sostuvo que “el intercambio es un valor totalmente legítimo, donde se está beneficiando el Centro, pero no hay un beneficio de lucro por parte de ningún empleado”.

COPEP al margen de los acuerdos

El director ejecutivo del Colegio de Productores de Espectáculos Públicos de Puerto Rico (COPEP), Juan Carlos Zapata, indicó que desconocía la existencia de este tipo de acuerdos.

Agregó que “aún cuando se hicieran, habría que ver bajo qué método, porque puedo estar equivocado, pero cuando se trata de sitios públicos, tiene quehaberun procedimiento estándar para todo el mundo”.

La productora Angie García, entretanto, informó que para el pasado concierto del cantante Julio Iglesias, que ella produjo en el CBA, se topó con que el Red Carpet Suite le había sido otorgado a Hernández, quien presuntamente pagó por el alquiler.

Según García, a ella “nunca” le han preguntado sobre si interesa rentar el área VIP, que fue remodelada bajo la administración de Cobián, y la cual se renta -separada de la sala- a un costo de $1,000 al productor que esté rentando o $1,200 a otro productor o público que no tenga relación con la producción en curso.

Sobre este particular, la gerente general interina señaló que la concesión del Red Carpet Suite a Hernández correspondió a los acuerdos contraídos entre Cobián y él. Pero, aseguró que primero se le ofreció a la productora “y en un momento no lo quiso y lo quiso a última hora y ya estaba alquilado, ese fue el problema”.

¿Se le alquiló a Lino Hernández?

Había un acuerdo con el señor Cobián de unos intercambios, y en esos acuerdos de intercambio estaba el Red Carpet para ese concierto.

¿Fue por un intercambio, y no por el pago de alquiler?

Fue un intercambio, pero se le ofreció primero (a García). Siempre que ventas separa fechas con un productor, se le envía la información del Red Carpet.

Martínez detalló los beneficios que recibió Hernández a cambio de los “acuerdos” por el pago de los muebles y gastos a República Dominicana, y de los cuales uno lo aprovechó durante la reciente puesta en escena de la pieza “Malas”, teniendo así un fin de semana libre de costo de alquiler.

“Ya con Lino se saldó, ya no le queda nada”, puntualizó la gerente general interina.

Cuarto acuerdo

Martínez asimismo acordó con el productor Ender Vega (Acisum Group), según una carta con fecha del 30 de enero de 2017, que a cambio de la devolución de las sumas pagadas al CBA por la cancelación por la presentación de “Pagagnini”, la firma mencionada apoyaría con entrevistas y publicidad las producciones del Programa de Residencias Artísticas y Compañías Alternativas en sus programas de televisión “Una buena tarde” y “Los seis de la tarde”, más la proyección del anuncio comercial del CBA por tres veces.


💬Ver 0 comentarios