Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

La incredulidad se apoderó de ellos el 25 de junio de 2009, al igual que la mayoría de los fanáticos de Michael Jackson, que se resistían a creer que su ídolo había muerto.

Pero en el caso de Francisco Jackson e Iván Ortiz Mampuele era distinto, pues ambos han dedicado muchos años de su vida a imitar a la estrella estadounidense.

Jackson recuerda que estaba ofreciendo un show en Benidorm, España, cuando se enteró de la noticia. En ese momento pensó que se trataba de una broma de mal gusto y siguió con su show. No fue hasta un receso que su asistente le dijo en el camerino que era cierto, el Rey del Pop había muerto.

“Volví al escenario, estaba la música y los bailarines y no pude ni bailar, pararon todo. Tardé en creerlo y estuve dos meses sin hacer shows. Me cambió toda la perspectiva, tuve que organizar mi cosmos, porque la persona a la que dedicaba mi carrera artística ya no estaba, así que ya no tenía sentido seguir haciéndolo”, afirmó Jackson.

Sin embargo, el tiempo le confirmó al valenciano que era todo lo contrario, después de la muerte del astro era cuando más que nunca la gente apreciaba sus habilidades para mantener vivo su recuerdo.

Tiempo después se concretó Forever King of Pop, musical que le rinde tributo a Jackson y se presenta este fin de semana en el Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré en Santurce.

Tanto Jackson, quien lleva 17 años imitando a Jackson e incluso fue el imitador oficial en España, y Mampuele que comenzó a hacer del cantante a los seis años y profesionalmente a los 14, representan al artista en distintas etapas de su vida.

De madre española y padre congolés, Mampuele recrea la época del artista cuando tenía la tez más oscura. El joven canta, pues su voz tiene un gran parecido a la de Jackson. El repertorio que cubre se enfoca mucho en las melodías de los 80, como por ejemplo “Human Nature”.

“De pequeño mi mamá me llevaba a los espectáculos del colegio, a programas de televisión, pero a los 12 años notaba que mi voz cada vez se parecía más a la de él. Así que tomé clases y empecé a dedicarme de manera profesional”, destacó Mampuele.

Gestos y maquillaje

Jackson, por su parte, tiene los números más dinámicos, siendo algunos de ellos “Beat it”, “Thriller” y “Jam”.

Tiene un gran parecido con el cantante, pero asegura que es por medio del uso de maquillaje y de los gestos, ya que no se ha hecho ninguna cirugía estética.

El artista destaca la calidad del montaje del show, pues además de todos los recursos básicos de un concierto de una gran estrella, también se integra la pirotecnia y otros efectos especiales que eran tan populares en las giras que hacía Jackson por el mundo.

Sin embargo, más allá de su atractivo estético, el imitador hace énfasis en que el musical resalta la filosofía de vida de la estrella.

“Creo que la misión de Michael a través de su música y de los mensajes que ha dado ha sido muy influyente en la humanidad. Adaptándose a los cambios, a las razas, a los idiomas, a las edades. Eso es algo que proyectamos en el espectáculo, no hay diferencia de edades, ni sociales, ni de raza. El público termina unánime en pie, emocionando, llorando”, afirmó Jackson.

El artista tiene muy claro que representa a Jackson y su intención jamás es hacerse pasar por él.

La magia del teatro y la manera en que “Forever King of Pop” revive toda la genialidad que hizo a Jackson uno de los mejores “performers” de todos los tiempos, es algo que asegura dejará complacido al público local.

Sin embargo, confiesa que lo más difícil que se le hace es responderles a los niños que piensan que él es Jackson.

“Jamás me he creído Michael Jackson ni mucho menos, tan solo pretendo transmitir lo que él hacía en unas pinceladas, luego se crea la magia. Con esa sugestión del arte teatral uno llega a ver una pincelada de Michael Jackson, pues me siento complacido. Cuando los niños pequeños me saludan, no tienen claro que él ha muerto y me dicen que me han visto en la tele y no sé si dejarlos creyendo esa magia”, relata.


💬Ver 0 comentarios