“Yaaaaaa! Por fin, mujer soltera”, dijo Maripily Rivera hoy en su cuenta de Twitter, al salir del tercer circuito judicial del condado de Hillsborough en Tampa, Florida, divorciada y millonaria. 

Hoy fue disuelto, finalmente, el matrimonio entre la modelo y el pelotero de grandes ligas Roberto Alomar, cuya demanda de divorcio que fue radicada el pasado mes de agosto, luego de una denuncia por malos tratos que provocó innumerables escándalos. En adelante, todo fue una pugna entre las partes que parecería no tener fin.

El abogado de la empresaria, Ricardo Calzada, adelantó que no se ofrecerían detalles del acuerdo del divorcio, pero una fuente de entero crédito dijo a este diario que sobrepasa los $5 millones.

El caso se vió a las 8:30 a.m. y terminó en menos de una hora como los abogados habían previsto.