El percusionista Fidel Morales presenta su nueva grbación en Cuba (vertical-x1)
El destacado percusionista tiene a su cargo la cátedra de Batería Jazz en el Conservatorio de Música de Puerto Rico. (Suministrada)

La Habana, Cuba - Convencido de que uno muchas veces no es lo que pretende ser, sino lo que es, el percusionista Fidel Morales retornó a sus raíces cubanas con su disco OMÍO, nominado en la categoría Jazz Solista de los premios Cubadisco 2017 y presentado a la prensa especializada previo a un concierto en el que compartió con excelentes músicos del género en la Isla.

El fonograma, que será distribuido en Cuba y el resto del mundo bajo la licencia de la casa discográfica Egrem, es el resultado de un extenso proceso de aprendizaje, recorrido que le llevó a incursionar desde la timba de sus orígenes hasta la música más clásica, pues durante toda una década fue miembro de la Orquesta Sinfónica de Panamá.

“Yo tuve el privilegio de participar a los 17 años en uno de los festivales de Jazz Plaza, invitado por el maestro Roberto Carcasés. Y aunque tuve una relación más cercana con otras sonoridades, durante todo ese tiempo siempre tuve el jazz dentro de mí, y llegó un momento en el que quería aprender todo lo relacionado con este género. Por eso pasé bastante tiempo estudiándolo”, explicó a los medios el músico, que desde hace muchos años está asentado en Puerto Rico.

El destacado percusionista, quien desde el año 2006 tiene a su cargo la cátedra de Batería Jazz en el Conservatorio de Música de Puerto Rico, está muy seguro de que no había mejor momento para el nacimiento de esta obra.

“Siento que es ahora que tengo algo que decir, que tengo algo que aportar en este género. Ahora es algo personal, que no sé si es bueno o es malo, aunque ojalá guste, pero es algo en lo que realmente creo y que tiene mucho de lo que son mis ancestros, mucho de mis raíces africanas, yorubas. Eso está ahí”, declaró.

Para concretar OMÍO, considerado por los especialistas como una innovadora y poderosa obra del género del jazz afrocubano, Morales contó con la colaboración de no pocos músicos reconocidos en el panorama del jazz y el jazz latino, como el bajista Eddie Gómez, el trompetista Charlie Sepúlveda, los pianistas Luis Marín y Yan Carlos Artime, y los cantantes Rubén Bulnes y Ana María Perera, por citar solo algunos de sus talentosos acompañantes en este recorrido musical.

El disco cuenta con nueve temas, siete de ellos compuestos y arreglados por Morales. Del resto, uno lleva la firma del destacado músico panameño Dino Nugent, y el otro es un arreglo original del clásico “Ausencia”, del renombrado compositor boricua Rafael Hernández. Casi toda la grabación del material realizó en San Juan, y luego se mezcló y masterizó en La Habana, bajo la supervisión del multigalardonado productor cubano Germán Velazco, uno de los que le acompañó en el escenario durante el concierto de presentación.

“Además de ser una persona que quiero y admiro desde hace mucho tiempo, Germán es un genio, y posee un oído increíble. Esta es nuestra segunda colaboración, y estoy muy agradecido de haber podido contar con todo su talento para que el disco contara con un sonido sólido como el que yo quería”, remarcó Morales.

Y fue ese sonido el disfrutado por los presentes en el Delirio Habanero del Teatro Nacional durante el concierto, en el que la pieza que da nombre al disco justificó su prominencia. Tenía mucha razón el autor cuando expresó que en ella se resumía toda la fuerza de esta obra.

“En ella está mi herencia, es lo mío. Creo en el poder del mar, creo en el poder de esas energías de la religión afrocaribeña, pero OMÍO no es un disco religioso. Toca historias diversas, desde el desamor, la rabia, la ansiedad, la belleza, los colores, y todo eso está en el tema, que está pensado como una fiesta”.

Con cada una de las canciones, los presentes –entre los que se encontraba la gran Omara Portuondo- pudieron constatar esa diversidad sonora de esta obra que marca un retorno muy bien planeado.

“Estoy feliz. Yo no soy puertorriqueño, pero ha sido un honor que el disco esté seleccionado entre las 20 mejores producciones dentro de la Fundación Nacional para la Cultura de Puerto Rico y luego estar entre los nominados al Cubadisco. Para mí, hoy tengo todos los premios del mundo”, sentenció Morales.


💬Ver 0 comentarios