De Hannah Montana a una Madonna malograda.

Miley Cyrus sorprendió (y espantó) anoche al público con su presentación en los premios de MTV, en la que utilizó un vestuario que poco dejaba a la imaginación y movió su cuerpo de forma sugestiva con un tipo de baile conocido como “twerking”.

Todo esto, mientras cantaba su nuevo sencillo “We Can't Stop” y luego un dúo con Robin Thicke y su canción “Blurred Lines”, con las que no demostró talento como vocalista.

Las redes se inundaron con críticas y comentarios de desilución al ver a la exestrella de Disney. De hecho, usuarios y medios estadounidenses compartieron imágenes de las supuestas reacciones de los artistas ante el extraño espectáculo, siendo la de la familia Will Smith de las más compartidas.

Will Smith's Family Reacting To Miley Cyrus Is Perfect http://t.co/z9OGMdehOX pic.twitter.com/6vJjwvPmLU